Imprimir
¡Fortalece la prensa obrera con tu suscripción!

Es comprensible, por tanto, que no nos propongamos hacer de nuestro órgano de prensa un simple depósito de concepciones diversas. Por el contrario, lo publicaremos en el espíritu de una orientación estrictamente definida. Esta orientación puede expresarse en una sola palabra: marxismo.

Publicado en 1900 en una hoja editada por Iskra


La crisis global del capitalismo está poniendo al descubierto frente a millones de personas el verdadero rostro de un sistema injusto e irracional. Mi madre, una trabajadora que no ha seguido muy de cerca los acontecimientos mundiales, ahora presta más atención a las noticias y hasta compra El Militante. Hace poco le pregunté la razón de semejante cambio y me contestó: “Quiero saber qué pasa porque me afecta”. Multipliquemos este pequeño ejemplo y veremos el creciente interés de millones de trabajadores y jóvenes por la economía y la política. En definitiva, están haciéndose la gran pregunta: “¿qué está ocurriendo?”.

Para transformar la realidad debes luchar por comprenderla. Los capitalistas son perfectamente conscientes de esto y por ello utilizan todo lo que está a su alcance para confundir a los trabajadores y hacer que se resignen a que este sistema no tiene otra salida que no sea “apretarse el cinturón y aceptar recortes”. La prensa burguesa, y en general los medios de comunicación que ellos controlan, juega este papel fundamental. Por eso, hablar de “imparcialidad” cuando esta misma prensa la controlan grandes grupos financieros internacionales suena a chiste de mal gusto.
Los marxistas no necesitamos manipular la realidad para demostrar la necesidad de transformar la sociedad. La verdad es revolucionaria. De hecho, gran parte del papel de nuestra prensa es mostrar los hechos tal como son, rescatándolos del silencio o desenterrándolos de las toneladas de mentiras de la prensa burguesa. Debe ser una prensa viva que refleje los conflictos, huelgas, los desafíos, los obstáculos que enfrentan día a día millones de trabajadores para mejorar sus vidas. Que refleje el verdadero sentir de los que luchan. Pero los trabajadores no luchan solos contra las injusticias de este sistema, también lo hacen sus hijos (los estudiantes) y sectores que quieren conquistar más derechos como las mujeres, los trabajadores inmigrantes o los jornaleros en el campo. La tarea de la prensa obrera es poner todos estos acontecimientos en común y generalizar experiencias. Es decir, no se trata de una prensa que sólo informa, sino de un instrumento para el análisis político, para tener una visión más amplia de lo que ocurre.

‘¡Aquí hay argumentos!’


Recuerdo que en un congreso de CCOO en Asturias, un delegado me compró un periódico y agitándolo me dijo: “Aquí hay suficientes argumentos para defender la huelga general contra los que no la quieren”. Los trabajadores cuando se enfrentan al empresario, o a una dirección sindical que no está dispuesta a luchar, buscan en las experiencias anteriores las ideas más consecuentes para ganar la lucha. Los trabajadores y jóvenes se nuclean alrededor del periódico y les permite discutir, posicionarse y actuar en concreto en un conflicto o una asamblea. La batalla ideológica y los análisis más de fondo de temas de actualidad también tienen un espacio importante en el periódico, fundamental para la formación política. 

¿Por qué suscribirte  El Militante?


Cualquier obrero consciente comprende que es necesario una publicación propia, independiente de las grandes corporaciones y financiada por los trabajadores ya que “quien paga al flautista, elige la melodía”. Además de financiación, la prensa obrera debe llegar donde estén los trabajadores y en primer lugar a sus lugares de trabajo y sus organizaciones sindicales y políticas. Es decir, necesita una buena red de distribución, que tiene que depender del sacrificio militante de aquellos que apoyan nuestra prensa.
Por esta razón apelamos a todos los trabajadores y jóvenes que están de acuerdo con la necesidad de una prensa obrera, de una prensa que defienda sin tapujos los intereses de nuestra clase y las ideas del socialismo a que os suscribáis a El Militante. Con este paso se estará contribuyendo a la financiación del periódico y a aumentar su distribución.
Muchos de nuestros lectores siguen nuestros artículos a través de nuestra web o compran ocasionalmente el periódico en diferentes eventos o manifestaciones. Lo que te pedimos es que des un paso más en tu contribución para que El Militante se siga editando y distribuyendo.
Si te gusta El Militante ¿por qué no nos ayudas a difundirlo en tu empresa, en tu facultad, en tu instituto o en tu círculo de amigos? Si perteneces a un comité de empresa o una sección sindical, ¿por qué no los suscribes a El Militante?
Construye con nosotros una alternativa a la crisis capitalista. ¡Fortalece la prensa revolucionaria con tu suscripción para levantar la bandera internacional de los trabajadores y para difundir las ideas del marxismo, las únicas que sirven para luchar hoy en día!