Corriente Marxista Internacional

el Sindicato de Estudiantes y El Militante en Vitoria-Gasteiz

El viernes 6 de junio, el conocido neo-nazi Oscar Colino Damián  (de Agurain) se presentó en la sede de la Fundación Federico Engels, El Sindicato de Estudiantes, la Asociación Emakume Langilearen Defentsan y El Militante  ataviado de simbología   fascista al completo: hebilla con una gran bandera de España y el águila franquista, camiseta y chaqueta de cuero negras con símbolos nazis, etc. Una vez dentro de la sede, el sujeto en cuestión lanzó graves amenazas a los allí presentes cuando se le conminó a abandonar el local.

el Sindicato de Estudiantes y El Militante en Vitoria-Gasteiz

El viernes 6 de junio, el conocido neo-nazi Oscar Colino Damián  (de Agurain) se presentó en la sede de la Fundación Federico Engels, El Sindicato de Estudiantes, la Asociación Emakume Langilearen Defentsan y El Militante  ataviado de simbología   fascista al completo: hebilla con una gran bandera de España y el águila franquista, camiseta y chaqueta de cuero negras con símbolos nazis, etc. Una vez dentro de la sede, el sujeto en cuestión lanzó graves amenazas a los allí presentes cuando se le conminó a abandonar el local.

Se da la circunstancia de que este neonazi está afiliado a la UGT y el día de la agresión había visitado los servicios jurídicos de la sede ugetista de Vitoria. Una vez conocido este hecho, no podemos sino lamentar y denunciar que un conocido neonazi sea miembro de la UGT de Álava. Los responsables de la UGT de Vitoria y Álava, Vicente de Bustos y Felipe García, ya han mostrado en el pasado una incomprensible tolerancia con estos individuos y una absoluta incomprensión del papel que juegan los fascistas. Durante tres años mantuvieron a otro conocido neo-nazi como guarda de seguridad en la puerta del sindicato, y mostraron una absoluta y deplorable pasividad cuando se produjeron agresiones contra dos  afiliados al sindicato, miembros a su vez de la Fundación Federico Engels, por parte de dicho guardia y otro neo-nazi dentro de la propia sede de UGT. Desde la fundación Federico Engels y El Militante, exigimos a la dirección de UGT de Álava y Confederal que expulse de sus filas inmediatamente a este neonazi y a todos los que como él se hayan podido afiliar a UGT. Es inaceptable que un sindicato de clase, que se reivindica socialista permita en sus filas a esta clase de elementos.

El neo-nazi Oscar Colino fue candidato en las últimas elecciones por el grupo fascista Alianza por la unidad Nacional. Un grupo ultraderechista racista y  xenófobo por lo que es evidente que su ataque a nuestros locales fue una acción organizada. Sabemos que Colino tiene relaciones a través de gimnasios, amistades etc., con los neonazis que nos atacaron hace un año. Hasta hace muy poco hemos tenido una pintada en el local que decía "viva el rey". La caligrafía era del mismo autor que en ocasiones anteriores. Era una forma de ejercer presión contra nuestro local sin que llamase tanto la atención como las esvásticas etc., que nos pintaron hace un año. La entrada a nuestro local de dicho individuo, después de la respuesta que las organizaciones sindicales y políticas de la izquierda dimos a las bandas fascistas en Vitoria durante el invierno pasado, presagia nuevos agresiones de estas bandas a las que tenemos que responder colectivamente. 

La crisis del capitalismo trae como consecuencia ataques feroces a la clase obrera como estamos viendo actualmente. La Unión Europea ha aprobado una directiva para aumentar la jornada laboral a 65 horas semanales, al tiempo que adopta medidas xenófobas y racistas contra los trabajadores inmigrantes. El aumento de la jornada laboral, de la edad de jubilación, de los precios, la gasolina, de las hipotecas están destruyendo el poder adquisitivo, esclavizando a los trabajadores y acabando una a una con las conquistas que la clase obrera logró con tantas luchas.

La burguesía sabe que la clase trabajadora responderá a estos ataques y en previsión está fortaleciendo el aparato coercitivo del estado. Se recortan los derechos democráticos, se meten penas de cárcel y fuertes multas a los trabajadores y pequeños autónomos que participan en piquetes o manifestaciones, como en la huelga del transporte, o se utiliza cada vez más el ejército en labores policiales, como en la expo en Zaragoza; y mientras esto pasa se trata a las bandas fascistas con guante blanco para que impunemente hagan su trabajo de atacar a las organizaciones de izquierda, quemar sus locales o agredir salvajemente a sus militantes. 

La lucha contra el fascismo es en última instancia una lucha física que la clase trabajadora y la juventud debemos afrontar defendiendo nuestros locales, nuestras  reuniones y nuestra actividad política. La lucha por defender las organizaciones obreras contra estas bandas y la lucha por la transformación socialista de la sociedad es una y la misma lucha. Desde El Militante, El Sindicato de Estudiantes y la Fundación Federico Engels hacemos un llamamiento a todos los jóvenes, trabajadores y trabajadoras  con conciencia de clase a organizarse con nosotros para cambiar la sociedad. La lucha revolucionaria y clasista será la tumba del fascismo.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org