Corriente Marxista Internacional

Somos un grupo de gente joven participando en CCOO en la zona Sur de Madrid desde hace varios años. Entendemos que nuestra principal tarea es la de organizar a la juventud en el sindicalismo de clase para luchar por nuestros intereses ante un futuroq Somos un grupo de gente joven participando en CCOO en la zona Sur de Madrid desde hace varios años. Entendemos que nuestra principal tarea es la de organizar a la juventud en el sindicalismo de clase para luchar por nuestros intereses ante un futuro que se nos pinta cada vez más negro.

En estos años hemos hecho distintas actividades conjugando la acción en el frente territorial (que entendemos prioritario por lo difícil que resulta hoy organizarse en las empresas donde impera la ley de la selva) con campañas en defensa de lo público, por una vivienda digna, etc. A la vez hemos apoyado, en la medida de nuestras posibilidades, la acción sindical en las empresas donde hemos podido echar una mano, participando en promover elecciones sindicales, apoyando conflictos, o peleando contra los despidos y agresiones de la patronal en empresas de nuestra zona.

Rocío

Desde Jóvenes de CCOO-Comarca Sur hemos volcado nuestras fuerzas en ofrecer realmente lo que creemos prioritario: una herramienta de lucha y un puesto de combate. No creemos que ofrecer descuentos en residencias de vacaciones sirva para animar a la juventud a participar y organizarse. Lo que queremos es hacerles ver que el sindicato es una herramienta creada por y para la clase trabajadora, para hacer valer nuestros intereses desde la fuerza que da el colectivo, pelear juntos y no de uno en uno.

Para poder organizar a más gente, consideramos prioritarios dos campos:

1.- Discutir y elaborar nuestras propuestas con la más amplia participación de todos y todas para que nuestras reivindicaciones se ajusten a la realidad que vivimos, conjugando esto con las ideas, experiencia y métodos que el sindicalismo de clase de nuestros mayores nos brinda.

2.- Demostrar que estos métodos sirven en la práctica, para que el ejemplo de la organización de los trabajadores se vea como algo útil y, así, romper el miedo al que estamos sometidos y esa visión de que “no se puede hacer gran cosa”.

Creemos más necesario que nunca abrir ámbitos de participación para que la juventud pueda utilizar esta herramienta, discutir las dificultades y hacerles frente, organizarse y pelear. Sólo con la participación democrática del conjunto de la clase obrera y la juventud podrá el sindicato ser esa herramienta engrasada y en perfecto estado para ser usada. Queremos recuperar la idea de la militancia y la organización, y son pocos los medios que tenemos. Por eso se aprobó en la Ejecutiva de la Unión Comarcal Sur de CCOO que sacaríamos un boletín, un periódico gratuito, con una tirada de 2.000 ejemplares, 3 o 4 veces al año, para distribuirlo y que sirviera de forma de contactar y de transmisión de la opinión y experiencias de trabajadores jóvenes de nuestra zona.

Sacamos hojas para repartir en los conflictos importantes de nuestra zona dando nuestro punto de vista, hacemos propuestas, documentos, intentamos llevar a cabo movilizaciones, como el año pasado por una vivienda digna en Leganés, intervenimos en los problemas sociales, hicimos un festival en defensa de lo público en junio…

Pero, parece que hoy la dirección del sindicato no quiere que la gente milite. En lo interno prima lo “orgánico”, es decir, las decisiones y puntos de vista que se toman desde arriba sin consultar a los trabajadores y trabajadoras. Hay una contradicción entre querer que entre gente joven y que se renueven las estructuras y el miedo a la opinión de esa gente nueva que entra; entre lo que se escribe en los documentos sobre la necesidad de potenciar las secciones sindicales y que las propuestas se pasen cada vez menos por asambleas; entre propugnar la toma de decisiones democráticamente y el tener que acatarlas porque han sido tomadas en la dirección sin tener en cuenta el sentir de los afectados.

Sin democracia ni participación

no hay sindicalismo de clase

Claro, en esta dinámica, somos un punto de discordia. Propugnamos la participación y la militancia, la toma de decisiones por parte de la base, la opinión de la gente que participa como colectivo de jóvenes en nuestra zona. Además, defendemos que para conseguir mejoras hay que luchar por ellas, que el sindicalismo de negociación sin movilización sólo nos ha traído derrotas y retrocesos. Esto no gusta, y aunque seamos uno de los grupos que más gente joven aglutina y más actividad desarrolla, no sólo desde la secretaría de juventud, sino a todos los niveles, parece que hay que cortar por lo sano. ¿Cómo? Pues lo primero es quitarnos los escasos medios que tenemos: el periódico y la posibilidad de sacar panfletos, cerrar nuestra página web y decir que tenemos que ser buenos y obedecer órdenes, hacer lo que nos digan y punto.

¿Es esta la mejor forma de acercar el sindicato a la gente joven? ¿Es esta forma de fomentar que la gente joven se organice y pelee por sus derechos, por sus condiciones de vida, por su futuro? ¿Es este el sindicalismo democrático que tanto llena la boca de nuestros dirigentes? No, sólo es el reflejo del miedo que tiene la dirección del sindicato a que los trabajadores participen y que quieran ir más allá, a la ofensiva, a mejorar las condiciones de vida. Realmente llevan tanto tiempo apartados del mundo laboral que no ven, o no quieren ver, lo mal que están las cosas, están embarcados en ser “responsables”, en “fomentar la competitividad de las empresas”, en vez de en mejorar de forma real las condiciones de vida de la clase trabajadora, en especial de los sectores que estamos más oprimidos.

Así entendemos estas medidas que están tomando contra nosotros, porque sabemos que no tienen que ver con el talante de nuestro secretario general de la comarca, sino que se atiene a seguir instrucciones. Fomentamos un tipo de sindicalismo que “no está de moda”, va contracorriente, y no quieren que cunda. Por supuesto, no vamos a quedarnos de brazos cruzados. Habrá que poner la herramienta a punto para que nos sirva para el fin para el que ha sido creada: defender nuestros intereses y conseguir un sistema social donde primen los intereses de la mayoría, el bienestar social, más justo e igualitario. Como pone en los estatutos “una sociedad socialista”. Ayúdanos a conseguirlo.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org