Corriente Marxista Internacional

Compañeros: Os escribimos esta carta porque el futuro de la educación pública está en peligro. Los grandes empresarios intentan, desde hace años, destruir una conquista histórica del movimiento obrero, la educación pública, conseguida por los trab Compañeros:

Os escribimos esta carta porque el futuro de la educación pública está en peligro. Los grandes empresarios intentan, desde hace años, destruir una conquista histórica del movimiento obrero, la educación pública, conseguida por los trabajadores gracias a la lucha.

Primero el PP, lacayo de los intereses de los privilegiados, trató por todos los medios de privatizar la educación, enriqueciendo a los que entienden la educación, no como un derecho, sino como un negocio, y de expulsar a los estudiantes con más necesidades y problemas del sistema educativo, para convertirlos en mano de obra barata y sobreexplotada. Éste era el objetivo de la funesta ley de “calidad” (LOCE) del PP. Los estudiantes, padres y profesores respondimos contundentemente a este grave ataque con movilizaciones muy importantes, como la huelga general de la comunidad educativa que convocamos el 29 de octubre de 2002 de forma conjunta todas las organizaciones de la izquierda.

La lucha y la movilización en defensa de la educación pública fue, precisamente, uno de los pilares que ayudó a derrotar a la derecha en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Los jóvenes y trabajadores, hartos de soportar la política reaccionaria del PP, movilizaron su voto para desalojarles de la Moncloa, eligiendo un gobierno de izquierdas.

Una de las primeras medidas del nuevo gobierno fue paralizar la aplicación de la LOCE. Pensamos que esta medida se aplicó, precisamente, por el verdadero clamor popular existente contra la ley educativa del PP. La inmensa mayoría de la sociedad exigía una ley educativa de izquierdas que apoyara y defendiera la educación pública, ya que es la única que puede garantizar calidad y democracia en la enseñanza para todos los estudiantes, sin tener en cuenta su ideología, su nacionalidad, su sexo o su origen social.

¿Es la LOE la ley educativa que necesita la educación pública? Desde el Sindicato de Estudiantes pensamos que no:

· No hay suficiente financiación para la educación pública, para que ésta sea realmente de calidad y pueda ayudar a los estudiantes con más problemas y necesidades.

· Se aumentan los privilegios y prebendas de la educación privada-concertada, concediéndoles mucho más dinero, nuevos tramos educativos y concesiones que suponen establecer la ley de la selva en las relaciones entre la educación pública y la privada-concertada, en beneficio de la segunda.

· Se incrementa la selección social del estudiante, permitiendo la expulsión del sistema educativo a los 15 años, con itinerarios educativos, segregadores, en secundaria y endureciendo la selectividad y el acceso a la universidad.

· Se mantienen todos los privilegios de la Iglesia católica en cuanto a la asignatura de religión, el dinero que reciben y el peso que siguen teniendo en el sistema educativo.

No nos extraña, por tanto, que en la FERE (Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, la principal patronal de la educación privada-concertada, dueña de todos los centros privados-concertados religiosos) se encuentren “razonablemente satisfechos” o que CiU y PNV (que con sus gobiernos autonómicos han llevado a Catalunya y a Euskadi a los primeros puestos en el ranking de las Comunidades Autónomas donde la educación más privatizada está) vayan a apoyar la LOE.

Como explicábamos desde el Sindicato de Estudiantes, un pacto con la derecha (ya fuera el PP, la derecha nacionalista de CiU y PNV, o con la patronal de la educación privada-concertada) sólo podía tener como resultado un ataque salvaje a la educación pública. Desgraciadamente, la LOE se ha convertido en un ataque salvaje a la educación pública. El futuro de esta conquista histórica del movimiento obrero vuelve a estar en peligro porque el gobierno del PSOE está perdiendo una oportunidad histórica de solucionar los problemas de la educación pública y garantizar una formación de calidad para los hijos de los trabajadores. No entendemos que los máximos dirigentes de CCOO, UGT, CEAPA e Izquierda Unida estén valorando positivamente el acuerdo que ha impulsado la dirección del PSOE y que ha escorado la LOE aún más a la derecha. Sin ese apoyo, el gobierno no se atrevería a lanzar este nuevo ataque contra la educación pública. Si IU, CCOO, UGT y CEAPA exigiesen y movilizasen a los profesores y a los padres a favor de un ley educativa de izquierdas, al servicio de la educación pública y de la inmensa mayoría de la sociedad el gobierno no estaría en condiciones de poner en marcha este ataque y mucho menos de presentarlo como algo que va a beneficiar a “todos”. Estamos totalmente seguros que una buena parte, si no la mayoría de los militantes de IU, de CCOO, de UGT y de la CEAPA, e incluso del PSOE, sienten la necesidad de dar una respuesta en la calle a las provocaciones de la derecha y no permitir que la Iglesia y la patronal cuele su LOCE disfrazada de LOE, como está sucediendo ahora.

El hecho de que el PP siga oponiéndose a la LOE no tiene nada que ver con el contenido de la ley, tiene que ver con su estrategia política de desgastar al gobierno a toda prisa. Las principales reivindicaciones que exigían los manifestantes del 12 de noviembre han sido incluidas en el texto.

Tampoco es cierto que la LOE sea el “mal menor” frente a lo que quería imponer el PP, o que desde la izquierda no podamos hacer nada porque la manifestación de la derecha del 12 de noviembre demuestra que son ellos los que están muy fuertes. ¡Pero si fuimos capaces de echarles del gobierno! ¿O acaso algún dirigente del gobierno se cree que la izquierda gobierna por una confabulación, como dice Aznar y el coro de histéricos de la derecha?

Realmente, la manifestación de la derecha del 12 de noviembre no fue ese “clamor popular” que han tratado de presentar. Si comparamos esa movilización con las manifestaciones del 15 de febrero del 2003 contra la guerra imperialista en Iraq, o con la respuesta a los atentados integristas de Madrid del 11 de marzo del 2004 comprobaremos que Rajoy y la Conferencia Episcopal mienten como bellacos. Si algo demostraron los últimos años es que la izquierda es la inmensa mayoría de la sociedad y que tenemos mucha más fuerza que la derecha. Es evidente que existen al menos sectores de la dirección del PSOE que tratan de magnificar la fuerza de la derecha y minimizar la fuerza de la izquierda con el único objetivo de justificar una política social que no moleste a los poderosos y privilegiados de siempre.

Como está sonando cada vez con más fuerza en los medios de comunicación al menos un sector del gobierno quiere cambiar su base de apoyo parlamentario, sustituyendo el apoyo de IU y ERC por el de CIU, la coalición católica conservadora de la burguesía catalana. Por eso es menos comprensible aún que los representantes de IU en el parlamento se presten a apoyar la LOE, una ley que satisface a la derecha, en vez de empujar al gobierno a la izquierda, un papel en el que creían muchos trabajadores y jóvenes que ha dado su apoyo a esa coalición.

Si CCOO, UGT, CEAPA e Izquierda Unida convocaran una gran movilización de la izquierda, para frenar a la derecha y para defender la educación pública, tendría un efecto impresionante. Decenas de miles de padres y trabajadores acudirían, sin duda, a la cita y demostraríamos, una vez más, que la inmensa mayoría de la población del Estado español es de izquierdas y que reclama una genuina política de izquierdas, la única que puede garantizar unas condiciones de vida dignas para todos. El Sindicato de Estudiantes propone a CCOO, UGT, CEAPA e Izquierda Unida organizar, cuanto antes, una gran movilización en defensa de la escuela pública. Sólo con una movilización de esas características frenaremos a la derecha en su escalada de insultos y exigencias y presionaremos al gobierno para realizar un giro a la izquierda en su política social. Y es que, después de la LOE vendrá la reforma laboral, con la que, todo parece indicar, nos enfrentaremos a un nuevo ataque en las condiciones laborales de los trabajadores, abaratando el despido y asemejando cada vez más los contratos indefinidos a los contratos temporales.

En ese sentido, como ya sabéis, el Sindicato de Estudiantes ha convocado huelga general de estudiantes el 14 de diciembre, junto a una jornada de lucha convocada por los sindicatos STES y CGT, y manifestaciones en más de cuarenta ciudades.

Termino invitando a todos los militantes y dirigentes del PSOE, IU, CCOO y UGT a que participen en las manifestaciones del 14 de diciembre, tanto a las de por la mañana como a las que se están organizando en muchas zonas como Madrid y Asturias, por la tarde. La lucha va a continuar y estamos en el mismo lado de la barricada, en defensa de la juventud y de los trabajadores.

¡Todos juntos

contra la derecha!

Defendamos

la educación pública

Un saludo compañero,

Juanjo López,

secretario general del Sindicato de Estudiantes

Madrid, 2 de diciembre de 2005


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org