Imprimir
El pasado 27 de octubre más de 200 estudiantes, PAS y profesores se manifestaron en el rectorado de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) junto a las trabajadoras del servicio de reprografía. El objetivo: la readmisión de cuatro trabajadoras despedidas antes del verano.
La semana anterior hubo una reunión con representantes de OCÉ España en la que quedó patente la connivencia de la UAB con la multinacional holandesa en el tema de los despidos. En la reunión, los directivos vinieron a decir que la empresa tenía pérdidas en la UAB, algo que no respaldaron con ningún tipo de informe o balance y que sorprende sobremanera cuando el servicio de fotocopias e impresiones tiene una clientela potencial cautiva de más de 40.000 estudiantes.
Estos directivos también soltaron algunas perlas como que OCÉ ha llevado a cabo en el último período 1.300 despidos en todo el mundo, unos 60 en el Estado español. ¡Qué son cuatro trabajadoras cuando a nivel mundial hemos despedido a 1.300! Ése es el tipo de discurso que soltaron a las delegadas de UGT del servicio de reprografía de la UAB. Aderezado, además, con referencias a los accionistas (lo que éstos quieren son más beneficios), para justificar los despidos y su negativa a la readmisión.
Como se vio en la concentración del martes 27, la segunda en quince días, la lucha por la readmisión de las 4 trabajadoras despedidas ha dado un salto, con la reclamación ya directa de rescisión de la concesión del servicio de reprografía a OCÉ y que la Universidad asuma directamente el servicio, manteniendo a todas las trabajadoras de la plantilla.