Imprimir

Contra el paro y la subcontratación, por el respeto del convenio y contra el esclavismo

La huelga del campo iniciada por el pueblo de Palma del Río (Córdoba) es una primera victoria del movimiento jornalero y un ejemplo para la clase en estos tiempos de crisis. Y lo es independientemente de su duración y resultados finales. Demuestra en primer lugar que la clase obrera es capaz de conseguir la unidad en la lucha por encima de su nacionalidad. Demuestra también que, aun sumidos en una grave crisis, los barrios y pueblos obreros pueden unirse buscando soluciones colectivas incluso en el medio rural, donde la precariedad linda con el esclavismo laboral.  

Contra el paro y la subcontratación, por el respeto del convenio y contra el esclavismo

La huelga del campo iniciada por el pueblo de Palma del Río (Córdoba) es una primera victoria del movimiento jornalero y un ejemplo para la clase en estos tiempos de crisis. Y lo es independientemente de su duración y resultados finales. Demuestra en primer lugar que la clase obrera es capaz de conseguir la unidad en la lucha por encima de su nacionalidad. Demuestra también que, aun sumidos en una grave crisis, los barrios y pueblos obreros pueden unirse buscando soluciones colectivas incluso en el medio rural, donde la precariedad linda con el esclavismo laboral. 

El viernes 23 de octubre por la tarde, algunos trabajadores del campo del Sindicato de Obreros del campo SOC-SAT de Córdoba se preparaban para un acto informativo en el pueblo de Palma del Río y proponer alternativas de lucha a las duras condiciones sociales en la comarca cordobesa de la Vega del Guadalquivir. Palma del Río es la capital de la recolección de la naranja en todo el Estado. A lo largo de los 150 kilómetros de eje fluvial desde Almodóvar del Río (Córdoba) hasta La Rinconada (Sevilla), los militantes del SOC-SAT llevan más de un año visitando los tajos, organizando asambleas en los pueblos, sacrificando para esta labor gran parte de sus jornadas después de las horas pasadas trabajando. Y esto no sólo en la vega, sino en gran parte del medio rural de Sevilla y Córdoba, sin mencionar a otras provincias andaluzas.

Cómo nace la huelga

Esta vez el pueblo del Palma del Río superó las expectativas y la asamblea se llenó con 500 caras de trabajadores del campo y de los almacenes de fruta. La asamblea finalizaba organizando piquetes y comenzando una huelga que, empezando por un pueblo de 22.000 habitantes, se ha extendido a toda la comarca de la vega cordobesa. Es decir: la asamblea obrera ha proclamado la huelga junto con el SOC-SAT. En palabras de los compañeros responsables del SOC de Córdoba: "Por eso el mismo sábado 24 de octubre salimos a la calle repartiendo octavillas y los piquetes informativos visitaron los tajos de naranjas, con la intención de buscar el apoyo de todo los trabajadores de la comarca, convocándoles para el domingo 25 a una manifestación en Palma del Río. Más de 800 compañeros y compañeras participaron en la misma y una consigna tronó en todas las gargantas: ¡Huelga!"
Una semana después, la huelga del campo ya es total en la comarca. En el momento de escribir estas líneas, el fermento ha llegado al pueblo de Lora del Río y a otros del lado sevillano de la vega. Existen posibilidades reales de que la huelga se extienda a toda la vega, hasta las puertas de Sevilla. En Palma del Río se suceden asambleas y manifestaciones a diario, en las que participan miles de personas, que han formado potentes piquetes informativos. Las cuadrillas abandonan los tajos tras la simple explicación de las reivindicaciones de la huelga. Un año de labor de explicación paciente, pueblo a pueblo, ha conectado con las necesidades reales de decenas de miles de explotados. Esta huelga ha nacido de las entrañas del pueblo de Palma y se va extendiendo. A los jornaleros se suman trabajadores de la construcción, de la recolección de la aceituna. Los comerciantes de Palma están brindando su apoyo.

Los medios de comunicación y la pretendida xenofobia

Los medios de comunicación han intentado calumniar la huelga los primeros días y silenciarla hasta hoy. Por eso el principal vehículo de información son las asambleas en los pueblos, que se están empezando a dar también en los pueblos de la provincia de Sevilla. El SOC-SAT comunica que: "No somos pretenciosos, somos gente humilde, por eso cuando decíamos que la huelga en Córdoba tenía un 100% de seguimiento simplemente estábamos registrando los hechos, la propia realidad. Hoy, decimos que otros cultivos (olivar, lechuga, etc.) y la construcción y otros sectores se están uniendo, al igual que compañeros y compañeras de otros pueblos" y de algunos ayuntamientos como el de Almodóvar del Río, donde la alcaldesa ha publicado un bando de apoyo a la huelga. "Vamos a más, esta huelga amplía su apoyo en la sociedad. Y no nos extraña. No podía ser de otra manera cuando tan justo es lo que pedimos. Lo vamos a recordar (...) Aquí no se pide otra cosa que se cumpla el convenio de 6 horas y diez minutos de trabajo por 42,47 euros el jornal; que se reparta el trabajo existente entre todos, sin mirar su origen, su nacionalidad, su color de piel, porque todos somos trabajadores y trabajadoras. Los medios dicen que se ha empleado violencia. De nuevo, mienten. En la finca La Marquesa, por ejemplo, las dos cuadrillas tras dialogar con el piquete informativo del SAT decidieron dejar de trabajar de forma voluntaria y unirse a la huelga y a los piquetes.  O  las 25 compañeras  del Almacén Cornejo Prada que coaccionadas y amenazadas, con las puertas cerradas, las hacían trabajar a 5 euros la hora y tuvieron la valentía de salir, unirse a la huelga y a la manifestación (...) No vamos a consentir abusos en los tajos y almacenes, no vamos a consentir que se esclavice a nadie. Como ayer mismo ocurría en Almodóvar del Río donde dos cuadrillas de compañeros estaban trabajando por 20 euros al día. Cuando hablamos con ellos dejaron de trabajar y se unieron a la huelga. Entendieron que les estaban robando y engañando. Y por despertar su conciencia de clase, estas sanguijuelas que le chupan la sangre a los más débiles, nos llaman xenófobos. Pretenden con esas acusaciones absurdas desviar la atención de su propio crimen que no es otro que esclavizar a seres humanos (...)".

erexplotación de los inmigrantes, ha llegado a denunciar al SOC-SAT por xenofobia, aprovechando los ríos de tinta que los diarios de la derecha le reservan. Eso en los piquetes es causa de indignación contra la patronal. Hemos visto varias asambleas en Palma del Río, Lora del Río y Posadas terminando con ovaciones cerradas en favor de la unidad de clase. Los trabajadores rumanos, andaluces, polacos y búlgaros están confraternizando en la calle y se suman a la huelga.

Las condiciones de vida empujan a la huelga

En barriadas de todos los pueblos hay gente pasando hambre, y jóvenes perdiendo sus casas por no poder pagar la hipoteca. Las familias obreras están a menudo sin trabajo con todos sus miembros en paro. Esta situación es aprovechada por la patronal, que intenta enfrentar los trabajadores andaluces con los inmigrantes, y los andaluces de un pueblo contra los del pueblo de al lado. La patronal obliga a los trabajadores a que las cuadrillas hagan el mismo trabajo de hace unos años con la mitad de gente. Eso aumenta y endurece la falta de trabajo. Pero la huelga está uniendo a la clase y esto es lo que asusta a los manijeros, los terratenientes, las ETTs que están multiplicando sus oficinas en el medio rural.
Afirman los compañeros y compañeras del SOC-SAT de Córdoba: "La realidad (...) es de incumplimiento del convenio, sobre explotación, mafias, auténtico tráfico de esclavos... no tiene otros calificativos lo que han llegado a hacer por buscar el rápido y fácil beneficio privado. Los terratenientes abusan de trabajadores inmigrantes, hermanos de clase, que contratados en Huelva mediante ETTs, a través de manijeros e intermediarios sin escrúpulos son salvajemente explotados haciéndoles trabajar 12 diarias para no llegar a pagarles ni el jornal establecido por ley en el convenio vigente". Las ETTs han desembarcado en los pueblos andaluces. Por ejemplo, la ETT valenciana Xapo i Altres, con su oficina en San José de La Rinconada (Sevilla), hacía trabajar hasta 10 horas diarias a las cuadrillas búlgaras y rumanas, pagándoles de 20 a 25 euros (la mitad del convenio).
En el decimosegundo día de huelga los dirigentes cordobeses y sevillanos de CCOO y UGT seguían sin apoyar la huelga, sin embargo, sus bases en la vega de Córdoba ya están en la calle. Lola Álvarez del SOC-SAT de Córdoba dijo en una de las asambleas: "Hay que continuar con la unidad y la lucha porque el árbol va creciendo y cada vez tiene más ramas y mejores frutos".
En nuestra opinión, si la huelga se extendiera a la vega de Sevilla, es muy probable que las bases de CCOO y UGT sabrán secundarla y extenderla, codo con codo con los militantes del SOC-SAT. Miles de trabajadores desean que las direcciones sindicales de CCOO y UGT cambien de actitud y pasen abiertamente al campo de la lucha apoyando la convocatoria y el movimiento real de la clase.

Las consignas de la lucha

Según el comunicado del SAT: "Las consignas, muy claras: frente al paro, la crisis, la explotación de la patronal, de las ETT y las mafias, solidaridad de clase, andaluza o extrajera la misma clase obrera. Y las reivindicaciones, muy concretas: reparto y rotación del trabajo y cumplimiento del convenio. La huelga sigue y la ganaremos". La huelga se basa en la reivindicación de que se cumpla el convenio, firmado en su momento por la patronal y CCOO y UGT en Córdoba y Sevilla, el fin del trabajo a destajo, el fin del esclavismo de los trabajadores inmigrantes, un plan de empleo especial que garantice 4 meses de trabajo al año para todos los trabajadores de los pueblos, prohibición de las ETT y de la cadena de intermediarios que roban a los jornaleros, que se aumenten las prestaciones sociales al desempleo llegando a cubrir a toda la población sin importar su nacionalidad.
"La realidad de hoy, predominante en La Vega del Guadalquivir y en toda Andalucía, es que a los jornaleros los obligan a trabajar a destajo a 0,45 euros la caja de mandarinas, ¡cuantas más cojas, más ganas! Sólo que hay un problema: con esa cantidad miserable por caja necesitas 100 cajas para llegar al jornal legalmente establecido dándose el caso de estar trabajando desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche alumbrados ya con las luces del tractor y aún así no se llega a lo convenido legalmente que son 42,47 euros por 6 horas y 10 minutos de trabajo".


Última hora
¡LA HUELGA HA TRIUNFADO!

El SOC-SAT y la Asamblea de Trabajadores han puesto fin a la huelga tras la victoria conseguida después de dos semanas de movilizaciones y diez jornadas de huelga. La decisión ha sido tomada la noche del jueves 6, en Palma del Río en una multitudinaria asamblea. El acuerdo alcanzado incluye el cumplimiento estricto del convenio y la normativa laboral, así como un plan de seguimiento del convenio. Una comisión de 10 jornaleros, elegidos por la Asamblea de Trabajadores, podrá visitar todos los tajos y comprobar in situ que el acuerdo se cumpla al pie de la letra. La patronal se compromete a la contratación en una semana de unas 1.400 personas desempleadas de la comarca.