Corriente Marxista Internacional

¡Frente a la cerrazón patronal, extender el conflicto a toda Galicia! ¡Esta lucha se pude ganar!

La lucha de los trabajadores del metal es una de las luchas obreras más importantes que se está desarrollando hoy por hoy en Galicia y en todo el Estado español. Muchos trabajadores de la comarca de Vigo, de Galiza la siguen atentamente. Esta huelga está siendo descaradamente silenciada por los grandes medios de comunicación estatales. El objetivo es evitar el "contagio" de la lucha en un contexto de gran malestar social por la crisis y el desempleo y la ofensiva generalizada de la patronal en todo el Estado (EREs, amenaza de reforma laboral, congelación salarial, privatización de las pensiones, reducción de impuestos a los empresarios, etc...). No es para menos, los capitalistas están preocupados por la unidad y la combatividad del Metal de Pontevedra ya que señala a otros sectores el camino de cómo defenderse de los ataques de los empresarios.

¡Frente a la cerrazón patronal, extender el conflicto a toda Galicia! ¡Esta lucha se pude ganar!

La lucha de los trabajadores del metal es una de las luchas obreras más importantes que se está desarrollando hoy por hoy en Galicia y en todo el Estado español. Muchos trabajadores de la comarca de Vigo, de Galiza la siguen atentamente. Esta huelga está siendo descaradamente silenciada por los grandes medios de comunicación estatales. El objetivo es evitar el "contagio" de la lucha en un contexto de gran malestar social por la crisis y el desempleo y la ofensiva generalizada de la patronal en todo el Estado (EREs, amenaza de reforma laboral, congelación salarial, privatización de las pensiones, reducción de impuestos a los empresarios, etc...). No es para menos, los capitalistas están preocupados por la unidad y la combatividad del Metal de Pontevedra ya que señala a otros sectores el camino de cómo defenderse de los ataques de los empresarios.

Desde el Sindicato de Estudiantes y la Corriente Marxista El Militante, queremos expresar nuestra total solidaridad con lucha del Metal. En esta lucha se está jugando mucho más que un convenio. La patronal también lo sabe. Sabe que si derrota esta lucha, marcará precedente en la negociación del próximo convenio del metal en el resto de provincias gallegas y en otros conflictos. Sabe que si el poderoso movimiento obrero del Metal de Pontevedra es derrotado, tendrán el camino más fácil para atacar a otros sectores menos organizados. Por eso la patronal está actuando como está actuando, poniendo toda la carne en el asador, con una chulería nunca vista, no asistiendo a las reuniones con los representantes de los trabajadores, o la última provocación: diciendo que ahora ya no le vale el convenio a dos años y que lo quiere a tres. Saben que se juegan mucho. Para ellos el asunto va más allá de ceder un par de puntos por encima del IPC: quieren dar una lección a toda la clase trabajadora.

La lucha de los trabajadores del Metal debe ser entendida como una lucha de la clase obrera y toda la juventud de Vigo, Pontevedra, Galicia y del resto del Estado. Pero es que además, este conflicto se puede ganar.

Todas las huelgas y movilizaciones convocadas hasta ahora han demostrado una grandísima unidad, masividad y combatividad, a pesar de las maniobras empresariales para tratar de dividir, a pesar de la virulenta represión policial y de la manipulación informativa.  La fuerza demostrada por los trabajadores del Metal es un punto de partida fundamental. El otro aspecto fundamental es que existe, en general, un ambiente social propicio a la movilización y la disposición a luchar por parte de los trabajadores. Ahora la lucha está en un momento decisivo, por eso es necesario dar una perspectiva clara de extensión del conflicto del Metal a toda Galicia. Es necesario anunciar y preparar desde ya la convocatoria de una huelga general de toda Galicia.

Si los dirigentes de la CIG, CCOO y UGT hiciesen una convocatoria de huelga, vinculando la solidaridad con los trabajadores del Metal a los ataques que está sufriendo la clase obrera en general y planteando una plataforma reivindicativa concreta (ni un ERE más, ni un solo despido, subsidio de desempleo indefinido hasta encontrar un empleo, mantenimiento del poder adquisitivo, defensa de los servicios públicos incrementando drásticamente el gasto social) tendría un apoyo masivo.

Hay que recordar el enorme impacto que tuvo la huelga general de Galicia de junio de 2001, convocada por la CIG y UGT, que fue un éxito e influyó decisivamente en la convocatoria de la huelga general el 20-J de 2002, en todo el Estado.

Sólo si la patronal y los grandes empresarios, que juegan al desgaste del conflicto, se ven amenazados por un movimiento ascendente que implique a nuevos sectores en la lucha, se verá obligada a ceder. Pero para que esto sea así los dirigentes de la CIG, CCOO y UGT tienen que orientar el movimiento en este sentido desde ya, y utilizando todos sus recursos, que son muchos.

Los jóvenes y trabajadores organizados en la Corriente Marxista El Militante y en el Sindicato de Estudiantes, hacemos las siguientes propuestas que podrían ayudar a ganar esta lucha:

1- Los dirigentes sindicales deberían editar propenda masiva dirigida al conjunto de la población explicando los motivos del conflicto y pediendo la solidaridad activa.

2- Organizar una macro manifestación por la tarde, llamando a todos los jóvenes y trabajadores, así como a los partidos de izquierda a participar, que se convierta en una demostración de fuerza que le diga a la patronal que no vamos a aceptar más incumplimientos de convenios, ni EREs, ni chantajes en ningún sector

3-Una buena idea sería organizar grupos de 80-100 trabajadores que se pateen fábricas, mercados, mítines electorales para las elecciones europeas, etc, para explicar al resto de los trabajadores los motivos de la huelga, y explicar que una derrota del metal envalentonaría a todos los empresarios.

4- Que los dirigentes sindicales convoquen una huelga del metal en todo Galiza, con la perspectiva de una huelga general en Galicia y en todo el Estado.  La CIG, como sindicato mayoritario en el metal de Pontevedra, debería impulsar desde ya esta estrategia

5- los dirigentes sindicales deberían presionar a fondo al PSOE y al BNG para que se mojen y apoyen con todos los medios  esta lucha.

6- Los trabajadores deben  participar en la toma de decisiones: formación de comités de lucha en las empresas implicadas, con miembros elegibles y revocables por los propios trabajadores, que elabore la estrategia conjuntamente con los dirigentes de CIG, CC.OO y UGT

De lo que no hay duda, es de que en los próximos años los ataques de los empresarios se van a multiplicar. En medio de la mayor crisis capitalista en décadas, la lucha sindical tiene que tener siempre una perspectiva anticapitalista. En última instancia sólo la lucha por una sociedad socialista, donde el conjunto de los trabajadores controlemos las palancas fundamentales de la economía, puede garantizarnos una vida digna. Toda lucha sindical tiene que tener un objetivo más amplio, que es el de hacer avanzar la conciencia y ayudar a los trabajadores a comprender que es necesario acabar con el capitalismo. Lucha con nosotros por el socialismo.

¡Obreros y estudiantes, unidos y adelante!

¡Por una huelga de toda Galicia!

En gallego


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org