Imprimir
Desde hace unos meses CCOO y UGT de Madrid han venido convocando manifestaciones en diversas localidades (Alcalá de Henares, Móstoles, Getafe, etc.) frente a la crisis económica y en defensa del empleo y de la protección social, culminando dicho calendario de movilizaciones el pasado 19 de abril en una gran manifestación en Madrid a la que acudieron trabajadores de distintos sectores y empresas duramente golpeados por la crisis económica, y amenazados por cierres de fábricas y despidos masivos.
Desde hace unos meses CCOO y UGT de Madrid han venido convocando manifestaciones en diversas localidades (Alcalá de Henares, Móstoles, Getafe, etc.) frente a la crisis económica y en defensa del empleo y de la protección social, culminando dicho calendario de movilizaciones el pasado 19 de abril en una gran manifestación en Madrid a la que acudieron trabajadores de distintos sectores y empresas duramente golpeados por la crisis económica, y amenazados por cierres de fábricas y despidos masivos.

Telemadrid, dos huelgas en una semana

Uno de los cortejos más combativos en la manifestación fue el de los trabajadores de Telemadrid, que en la última semana han protagonizado dos huelgas generales, suprimiendo totalmente la emisión de la cadena durante 24 horas. Desde hace varios años ha habido diversas huelgas y movilizaciones contra los intentos del gobierno de Esperanza Aguirre de privatizar este servicio público, habiendo estado sometidos a una salvaje represión por parte de la Comunidad de Madrid y de la dirección de la empresa, hasta el punto de que uno de los motivos de dichas jornadas huelga era la readmisión de varios compañeros despedidos arbitrariamente.
Los compañeros de Telemadrid han llevado la lucha dentro de la empresa hasta sus últimas consecuencias. Creemos que la única forma efectiva de frenar los intentos de privatización es difundir ampliamente entre la población qué está pasando en Telemadrid. Una campaña, con el apoyo activo de CCOO y UGT de Madrid, en la que se repartieran cientos de miles de panfletos en los barrios, realizándose asambleas en las principales fábricas y empresas de la comunidad, facilitándose esto por los sindicatos a través de los comités de empresa, e involucrando en dichas tareas al conjunto de la plantilla, generaría un fuerte sentimiento de solidaridad y la presión social suficiente para frenar los planes del PP, animando a otros sectores que se encuentran en la misma situación a organizarse y luchar.

L'Oreal y Electrolux, cientos de trabajadores amenazados con el cierre

Estas dos multinacionales, como muchas otras, que han estado amasando en los últimos años ingentes beneficios a costa del esfuerzo de los trabajadores, ahora que nos encontramos en medio de una fuerte crisis económica, plantean cerrar las plantas que tienen en Madrid y dejar a más de 500 trabajadores en la calle. Mientras cientos de trabajadores sufren una auténtica tragedia, Jean-Paul Agon, consejero delegado de L'Oreal, ha obtenido unos beneficios personales de casi 3,5 millones de euros.
Es necesario en casos como éste que se saquen a la luz las cuentas de estas empresas que se dicen afectadas por la crisis, ¡los trabajadores queremos saber cuántos beneficios han obtenido durante los últimos años, y cuántos siguen obteniendo a día de hoy! Ante la amenaza de cierre, y de cara a garantizar que no desmantelan la fábrica, es necesario ocuparla, y exigir al gobierno que nacionalice la empresa bajo control de los trabajadores. Muchas de estas empresas han estado recibiendo subvenciones millonarias de las administraciones públicas y ahora pretenden cerrar, llevándose el dinero público que recibieron de los bolsillos del conjunto de los trabajadores.
Por otro lado, si la fábrica estuviera realmente ante una situación de quiebra esto no es culpa de los trabajadores sino de los propios capitalistas, que con su nefasta gestión la han hundido. ¡Mayor razón en este caso para expropiar la fábrica y ponerla a producir bajo el control de los trabajadores, que sin duda la gestionarán mejor que sus actuales dueños!

Metro de Madrid

También estuvieron presentes en la manifestación los trabajadores de Metro de Madrid, que convocaron recientemente varias jornadas de huelga exigiendo, entre otras cosas, una subida salarial lineal de 180 euros. La patronal aprovechó esta huelga para tratar de introducir divisiones en el seno de la clase obrera, acusando a los trabajadores de Metro de "privilegiados" y "egoístas", ya que sus condiciones laborales no son de las más penosas. Pero son justamente estos sectores de trabajadores, que aún conservan algunas de las conquistas del pasado, los que sirven de referencia para otros trabajadores con peores condiciones. De ahí que la lucha de los trabajadores de Metro sea un punto de referencia para el resto de los trabajadores madrileños, y pueda servir de ejemplo que impulse a otros sectores a organizarse y luchar por mejorar sus condiciones de vida.
CCOO y UGT tienen que preparar y convocar una huelga general, de cara a unificar las diferentes luchas que se están produciendo en Madrid y en todo el Estado, para obligar al gobierno del PSOE a cambiar radicalmente su política. Además, de esta manera se podría combatir de forma efectiva a la derecha y echarla definitivamente de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid.