Imprimir
Justo al cierre de esta edición del periódico se ha hecho pública la noticia de que los sindicatos ELA, LAB, ESK, EILAS, EHNE e HIRU han convocado una huelga general para el próximo 21 de mayo en Euskal Herria, al considerar que la actual situación de crisis económica exige una respuesta contundente que haga frente a la destrucción de empleo y al "chantaje patronal".
Justo al cierre de esta edición del periódico se ha hecho pública la noticia de que los sindicatos ELA, LAB, ESK, EILAS, EHNE e HIRU han convocado una huelga general para el próximo 21 de mayo en Euskal Herria, al considerar que la actual situación de crisis económica exige una respuesta contundente que haga frente a la destrucción de empleo y al "chantaje patronal".
Desde la Corriente Marxista El Militante respaldamos esta huelga general. Es la vía de lucha que nos han dejado a los trabajadores para evitar que paguemos las consecuencias de la crisis. Esta huelga general debe poner sobre la mesa reivindicaciones muy concretas. Desde El Militante defendemos:
CONTRA EL DESEMPLEO: la administración no puede aceptar ni un ERE más; reparto del empleo existente entre todos: reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales sin reducción salarial; subsidio indefinido a todos los parados hasta encontrar trabajo. NIVEL DE VIDA: no a la congelación salarial; incremento drástico de la inversión en sanidad y educación pública, ningún salario por debajo de los 100.000 euros al mes a partir de los 16 años, reducción inmediata de los tipo de interés, paralización de los desahucios y reducción general de alquileres. DERECHOS DEMOCRÁTICOS: derogación de la ley de partidos y garantía de todos los derechos fundamentales como el de organización, manifestación, reunión y huelga. Derecho a la autodeterminación, unidad de los trabajadores por encima de fronteras nacionales. PARA SUPERAR LA CRISIS: nacionalización de la banca y de los grandes monopolios bajo control de los trabajadores, y sus organizaciones y sin indemnización.
La  huelga del 21 de mayo debe tener continuidad, debe ser el inicio de una lucha a un nivel más amplio hasta conseguir nuestros objetivos. CCOO y UGT deberían convocar también la huelga en Euskal Herria y que fuera el primera paso para la convocatoria de una huelga general en todo el Estado.