Corriente Marxista Internacional

CCOO y UGT han organizado una manifestación sindical en Barcelona el sábado 14 de marzo, bajo el lema "Plantemos cara a la crisis". La convocatoria es un claro reflejo de la enorme presión a la que están siendo sometidos los trabajadores por la ofensiva de la patronal, y que se traslada a los dirigentes sindicales. Sin duda es un paso adelante, aunque entra en contradicción con lo que están haciendo los mismos dirigentes sindicales en las empresas, especialmente en los grandes centros industriales. Por otro lado, la manifestación es claramente insuficiente. Es necesario llevar a cabo un plan de lucha que incluya una Huelga General de 24 horas.

A lo largo del año 2008 ha habido en Catalunya 808 empresas que han presentado Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), afectando a 29.267 trabajadores, lo que representa multiplicar por cuatro los trabajadores afectados por EREs el año anterior (2007). Una parte de estos EREs han sido de suspensión temporal de contratos, como en Delphi (Sant Cugat), con 800 trabajadores afectados; en Magneti Marelli (Barberà), con otros 800 afectados; o los 9.067 trabajadores que en diciembre estaban afectados por los aprobados en Nissan y SEAT. Pero también hay EREs de despidos, y muchos. Pirelli ha anunciado el despido del 90% de los 550 trabajadores de la planta de Manresa, después de haber despedido a 280 en enero.

Nissan, del ERE temporal  los despidos

En Nissan los dirigentes sindicales, tras dos EREs temporales, han acordado con la multinacional deshacerse de 1.400 trabajadores; es decir, que los dirigentes han acabado aceptando el plan de la empresa: prescindir del 40% de la plantilla.
Los sacrificios que se nos pide a los trabajadores son medidas inmediatas y bien concretas: prejubilaciones, "bajas voluntarias incentivadas", y si con eso no alcanza: "bajas no voluntarias". Pero, ¿qué ha ofrecido la empresa a cambio para aceptar los despidos? El compromiso de la multinacional es traer un nuevo modelo no para el 2009, ni para el 2010, ni para el 2011, sino para el 2012 (¡!) Y de ahora mismo para entonces, lo único que se le ocurre decir al portavoz de Nissan es que se mantendrá la actividad de las plantas de Zona Franca y Montcada "en la confianza de atraer carga de trabajo"(¡!).
Y lo peor es que las direcciones de UGT y CCOO aceptan todo esto y hacen una valoración positiva del acuerdo porque "sólo" se van a perder 1.400 puestos de trabajo directos. Pero ¿quién puede garantizar que la multinacional vaya a cumplir su promesa de mantener la planta? Dicen que han congelado la instalación de una nueva planta en Tánger, pero también es cierto que los sacrificios que se han impuesto a los trabajadores durante los últimos años (flexibilidad, temporalidad, precariedad, dobles escalas salariales,...) se han aceptado porque la empresa se comprometía a mantener el empleo. Estos sacrificios, aceptados por los dirigentes sindicales, no han servido más que para aumentar los beneficios de la empresa y ni mucho menos para mantener el empleo.
El desarrollo del conflicto en Nissan es una demostración de que los EREs temporales son la antesala de nuevos ataques, y es un serio aviso a los trabajadores de otras empresas con EREs temporales, como SEAT o Roca. De nada sirve aceptar los argumentos con los que los capitalistas tratan de justificar los expedientes temporales "para capear el temporal", lo único que pretenden es preparar el terreno para sus planes de despidos y de recortes de derechos.

El 14 de marzo debe ser un paso hacia la huelga general

La situación laboral se ha deteriorado de una manera rápida y muy profunda. El paro en Catalunya ha aumentado en enero un 61,6% con respecto a hace un año. Hay 172.860 parados registrados más que hace un año. En total, hay 455.757 parados inscritos en las oficinas del paro en Catalunya. Y la cifra va a seguir subiendo en los próximos meses. La mayoría, por ahora, llevan menos de seis meses en paro, y buena parte de ellos todavía reciben la prestación contributiva, pero es cuestión de tiempo que la situación se vuelva insostenible para un sector importante de la clase obrera.
Para la burguesía todas las medidas que el gobierno está llevando a cabo (regalar dinero público a la banca y dar más bonificaciones a los empresarios) le parecen insuficientes. Todavía quieren más. La patronal quiere meter a las ETTs en el tema de las recolocaciones, el despido libre sin indemnización, la aprobación automática de los EREs, rebajas salariales, y más flexibilidad... Ahora en la negociación colectiva, la patronal está presionando para renegociar a la baja las cláusulas de revisión salarial establecidas en el convenio, porque el IPC oficial de 2008 se situó por debajo del 2% percibido a cuenta desde inicios del año. Este es un claro reflejo de cómo se están tensando las relaciones entre empresarios y trabajadores en las empresas.
Es esta situación la que está convirtiendo en una olla a presión a las zonas con mayor peso industrial en Catalunya: Baix Llobregat y el Vallès en la provincia de Barcelona y la petroquímica en Tarragona. Los dirigentes de UGT y CCOO lo saben, y por eso tratan de "soltar vapor" con concentraciones de delegados y manifestaciones locales, sin trazar un plan de lucha coherente y que confluya en la convocatoria de una medida contundente.
Las condiciones están dadas para la convocatoria de una Huelga General de 24 horas, con el objetivo de arrancar del gobierno de Montilla y de Zapatero las medidas que la clase obrera necesita: ni un ERE más, ni un despido, subsidio de desempleo indefinido hasta lograr un nuevo empleo. Eso es lo que deberían hacer y no hacen.
Aun así, la convocatoria de la manifestación del 14 de marzo es un reflejo de la situación existente, del profundo malestar que hay en la clase obrera ante los ataques de los capitalistas, ante la ausencia de medidas firmes por parte del gobierno del tripartit y del PSOE contra los ataques de los empresarios a los derechos de los trabajadores. Y aunque la motivación de los dirigentes sea solamente "soltar vapor", las movilizaciones tienen también otra cara: que los trabajadores se reconozcan como clase, que vean en la lucha, en la movilización, la fuerza que tiene la clase obrera. La exigencia de llevar la lucha a un nivel superior, la necesidad de una Huelga General para dar una respuesta política global a la ofensiva de los capitalistas, es algo que se desprende de la situación en las empresas, y tomará más fuerza después del 14 de marzo.

Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org