Corriente Marxista Internacional

Por un convenio digno y contra la represión sindical

El pasado 23 de diciembre más de mil trabajadores de Transports de Barcelona (autobuses) participaron en la asamblea que se llevó a cabo en el vestíbulo de la Universitat de Barcelona, ocupada por los estudiantes en contra de Bolonia. El paro de seis horas convocado para ese mismo día tuvo un seguimiento masivo, con lo que la plantilla mostraba su rechazo al recorte del servicio de autobuses que la dirección de TMB está aplicando desde septiembre pasado. A pesar de que TMB y el Ayuntamiento de Barcelona niegan que haya tal reducción, ésta es una realidad incuestionable.

Por un convenio digno y contra la represión sindical

El pasado 23 de diciembre más de mil trabajadores de Transports de Barcelona (autobuses) participaron en la asamblea que se llevó a cabo en el vestíbulo de la Universitat de Barcelona, ocupada por los estudiantes en contra de Bolonia. El paro de seis horas convocado para ese mismo día tuvo un seguimiento masivo, con lo que la plantilla mostraba su rechazo al recorte del servicio de autobuses que la dirección de TMB está aplicando desde septiembre pasado. A pesar de que TMB y el Ayuntamiento de Barcelona niegan que haya tal reducción, ésta es una realidad incuestionable.

Las horas de circulación se han reducido entre el 5 y 6%, siendo superior el recorte los sábados. En el caso de la cochera de Horta, las horas de circulación los sábados han disminuido un 9,19%. Todo esto repercute en un peor servicio, con un aumento de los tiempos de espera, autobuses más llenos y, de mantenerse esta situación, la pérdida de usuarios.
En la asamblea se rechazó de forma unánime la propuesta de convenio que presentó la dirección de TMB, que preveía una vigencia de cinco años (de 2009 a 2013), el IPC previsto para los tres primeros años y el IPC real los dos últimos, y que trataba de escamotear los tiempos de descanso fijados por ley metiendo en este concepto los tiempos de espera en los terminales.
Por el contrario, la propuesta que se aprobó a mano alzada por todos los trabajadores que participaban en la asamblea, elaborada por el comité de convenio (integrado por los delegados de CGT y ACTUB) plantea un incremento promedio del 6%, siendo éste más elevado para las categorías más bajas (administrativos, mantenimiento, grabadores de datos...), dos días de descanso semanales, treinta minutos de descanso para los conductores, veinte minutos para el resto de trabajadores, y la recuperación de trabajos externalizados como limpieza, repostaje, mantenimiento, etc., entre otros puntos.

Contra la represión sindical

También se trató en la asamblea la represión sindical. La dirección de TMB ha lanzado un ataque contra dos de los principales dirigentes de la lucha por los dos días de descanso semanal: Saturnino Mercader, presidente del comité de empresa, y Josep Garganté, portavoz del comité de descansos; los dos delegados de CGT.
Desde el comité de convenio denunciaron un caso de abuso de poder flagrante. Unos mandos provocaron a un conductor "para añadirle más datos al expediente que ya se le va a hacer de entrada". La conversación entre estos tres mandos quedó grabada y todo el "pastel", es decir, la manera de proceder de la dirección de la empresa a través de mandos como éstos, quedó al descubierto. La retahíla de sanciones que la empresa ha abierto a conductores y trabajadores por cuestiones nimias como pegar una pegatina en un coche, o por subir una bicicleta al autobús, como es el caso de la provocación denunciada públicamente, y que le costó al conductor una sanción de quince días de suspensión de empleo y sueldo, muestra a las claras una política de guerra de nervios por parte de la dirección de TMB. Esta política de acoso y represión ha dado un salto cuando, en lugar de investigar los hechos denunciados, ha abierto un proceso penal contra los dos dirigentes del comité de empresa, además de pretender sancionarles con cuatro meses de suspensión de empleo y sueldo.
Pese a que la atención y los esfuerzos se van a centrar en el próximo período en la negociación del convenio, no se puede dejar de lado de ningún modo la respuesta a este ataque. Estamos ante un serio intento, por parte de la empresa, de descabezar al comité de convenio, que se ha distinguido por su combatividad. ¡Un ataque a uno es un ataque a todos! Y aún más cuando va lanzado a los principales dirigentes de la lucha por los dos días de descanso semanal. Desde El Militante hacemos un llamamiento a participar en la campaña de envío de resoluciones de apoyo a Mercader y Garganté y de protesta por la represión sindical llevada a cabo por la dirección de TMB con el beneplácito del Ayuntamiento.


Entrevista a Mondragón, miembro del Comité de Convenio por ACTUB

El Militante.— Después de 18 días de huelga y meses de lucha conseguisteis los dos días de descanso semanal. Ahora la actitud de la empresa, con las sanciones, la plataforma de convenio que ha presentado, ¿cómo la calificarías?
Mondragón.-
La empresa está jugando con fuego. Los dos días de descanso se ganaron en la última lucha, pero a día de hoy no los estamos disfrutando. Han pasado cuatro meses de negociación por esos 25 minutos y donde "dijo digo, ahora dice Diego". Está intentando enmarañar el tema. Luego hemos estado dos meses más para aclarar el tema de la reducción de servicio y los chavales de contratación de verano, que no fueron llamados en su tiempo y aún están en la bolsa de verano. Y hacemos pública la denuncia de la reducción del servicio. La empresa ha quitado 58 coches de los que teníamos en flota. De media es una espera de 4 minutos más, siempre que no falte un coche, porque entonces es más. El Ayuntamiento está haciendo de los autobuses el transporte pobre de la ciudad, cuando siempre ha sido uno de los estandartes del transporte público en Barcelona.
EM.- La asamblea ha ido muy bien, con mucha asistencia, y el paro también, con seguimiento total. Con respecto a las sanciones, ¿qué se va a hacer?
M.-
Queremos que el día del juicio haya una presencia numerosa de trabajadores, para que se vea la indignación que hay en la plantilla con la manera de hacer de la empresa... Eso, además de otras posibles movilizaciones que se irán concretando.
EM.- Desde El Militante planteamos la necesidad inmediata de hacer confluir las luchas y convocar ya una huelga general de 24 horas. ¿Qué opinión tienes?
M.-
La plataforma de convenio de TMB va a dar un apoyo masivo a todas las empresas, colectivos, entidades que estén por frenar los despidos, los expedientes, los recortes salariales... Hay que unificar las luchas para poder desbancar a los políticos que en realidad buscan sus propios intereses y no los de la ciudadanía en sí.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org