Imprimir

El 20 de diciembre se llevó a cabo en Vitoria-Gasteiz una manifestación de empresas en lucha y con problemas donde participaron trabajadores de Esmaltaciones San Ignacio, CEGASA, Mercedes Benz, Novacero, Kennametal, Filozinc y otras más. El Sindicato de Estudiantes estuvo presente con su propia pancarta y al finalizar el acto un orador intervino planteando la necesidad de la convocatoria de una huelga general.

El 20 de diciembre se llevó a cabo en Vitoria-Gasteiz una manifestación de empresas en lucha y con problemas donde participaron trabajadores de Esmaltaciones San Ignacio, CEGASA, Mercedes Benz, Novacero, Kennametal, Filozinc y otras más. El Sindicato de Estudiantes estuvo presente con su propia pancarta y al finalizar el acto un orador intervino planteando la necesidad de la convocatoria de una huelga general.

Dicha manifestación se convocó, como ocurrió una semana antes en las calles de Pamplona, a iniciativa de un comité de empresa: el de Esmaltaciones San Ignacio, que lleva en lucha desde septiembre contra el despido de 36 trabajadores de una plantilla de 150.
Buena parte de la manifestación la componían junto a los trabajadores de Esmaltaciones, los de CEGASA que una semana antes se enteraron que la empresa presentaba un ERE: cerraba la fábrica despidiendo a 240 trabajadores. Estos trabajadores se manifestaron también por la tarde llegando a juntar, al igual que a la mañana, a cerca de mil trabajadores, mujeres y jóvenes. También al finalizar esta manifestación habló un representante del Sindicato de Estudiantes para dar el apoyo a su lucha.

CEGASA quiere echar a 240 trabajadores

El 27 de diciembre los trabajadores de CEGASA celebraron una asamblea para informar del estado de las conversaciones entre empresa y comité y de los próximos pasos a dar en la lucha. Los trabajadores querían que la asamblea fuese decisoria en cuanto al camino a seguir y las decisiones que se tomasen, mientras que el comité (mayoría de ELA y dos representantes de CCOO) no quería someter sus propuestas a votación. Hubo trabajadores que plantearon elegir un comité de lucha para organizar las movilizaciones y acciones. Posteriormente se hizo otra manifestación por Vitoria donde se respiraba un ambiente de cabreo, rabia y, al mismo tiempo, de fuerza y radicalización entre los trabajadores, y muy particularmente entre los más jóvenes.
La dirección de CEGASA ha echado un órdago a los trabajadores queriendo acabar con la producción de pilas en Vitoria. El propietario, Juan Celaya, es el típico empresario del PNV que, como los demás empresarios, tiene muy claro que su patria acaba donde empieza su bolsillo. Ha hecho inversiones en Francia, Portugal, Alemania, Bélgica, Holanda, Italia, Canadá, EEUU, China y Marruecos y ahora considera que la crisis le ofrece una oportunidad de oro para lanzar este furibundo ataque contra los trabajadores y aumentar ostensiblemente sus beneficios.
Ha acumulado una gran cantidad de stocks de productos semielaborados, ha mandado parte de la maquinaria de ensamblaje a Barcelona y se ha preparado para una lucha larga. Con lo que no cuenta es con la capacidad de generar apoyo y solidaridad de los trabajadores. Éstos, para vencer necesitan una dirección que, además de determinación y una estrategia clara de unificar a todas las empresas con problemas, plantee como alternativa que los trabajadores ocupen la fábrica y reclamen a la administración, la nacionalización de CEGASA bajo control obrero.

Esmaltaciones retira el ERE y la lista de despidos

Los expedientes en Vitoria están cayendo como un auténtico chaparrón. Según informaba el 20 de diciembre el Diario de Noticias de Álava, "Mercedes, junto a Michelin, Cegasa y otras pocas grandes factorías suman el 45% de las personas ocupadas en el sector industrial alavés, casi 50.000 trabajadores incluida la construcción".
Mercedes Benz, que exporta el 10% del total de exportaciones hechas desde la Comunidad Autónoma Vasca, presentó en diciembre un ERE para 2.880 trabajadores provocando a su vez que todas las industrias auxiliares (como Faurecia, SAS Automotive, Saljoar, Exel o Antolín...) que suponen casi 7.000 empleos estén presentando expedientes. Fue muy importante ver en la manifestación unitaria con su pancarta a una representación de los trabajadores de Mercedes, mandados a casa hasta el 12 de enero.
Que se pueden echar atrás los expedientes lo está demostrando la lucha de los trabajadores y trabajadoras de Esmaltaciones San Ignacio que, aunque aún están en negociaciones, han logrado que la empresa retire el ERE, la lista de los 36 despedidos que presentó y haya aceptado que sólo se den bajas voluntarias. Lo importante ahora es reclamar contratos de relevo, que entren jóvenes a las fábricas para garantizar su futuro.
Pero cada día que pasa se suman nuevas empresas con problemas. Novacero, que siendo una Sociedad Anónima Laboral está regida por una Gestora con criterios empresariales, ha presentado un ERE temporal. Filozinc, Kennametal, Acenor, Intecsa, Gerberry, Pemco, Juan López e Hijos, Abrasivos Manhattan, Productos Lázaro, Trellebor Izarra, I.A.C. Group junto con empresas que están luchando por condiciones de trabajo dignas como la Residencia Ariznabarra y las trabajadoras de ayuda a domicilio...  La unificación de las empresas en lucha es el camino a seguir. La exitosa  manifestación del 20 de diciembre debe crear un precedente para aglutinar a cada vez más empresas en el futuro. En esta dirección estamos trabajando los miembros de la Corriente Marxista Internacional El Militante en Álava.