Imprimir

El 29 de diciembre más de 2.500 trabajadores de Opel en Figueruelas (Zaragoza) salieron a la calle contra el ERE que afectará a 7.500 trabajadores. Esto ocurre después de que las Cortes de Aragón aprobaran la concesión a la multinacional de un aval de 200 millones de euros para facilitar las inversiones necesarias que garanticen la producción del nuevo Opel Meriva.  Entrevistamos a Paco y M., afiliados a CCOO en Opel.

El 29 de diciembre más de 2.500 trabajadores de Opel en Figueruelas (Zaragoza) salieron a la calle contra el ERE que afectará a 7.500 trabajadores. Esto ocurre después de que las Cortes de Aragón aprobaran la concesión a la multinacional de un aval de 200 millones de euros para facilitar las inversiones necesarias que garanticen la producción del nuevo Opel Meriva.  Entrevistamos a Paco y M., afiliados a CCOO en Opel.

El Militante.- ¿Cuál es la situación con el ERE de 2008?
M.- 
En 2008 la empresa planteó 28 días de paros técnicos que se cumplirán con dos días en enero. Han estado jugando con los paros: ahora los pongo, ahora no... Pero lo más chocante es que se han hecho muchísimas horas extras, principalmente hasta julio. Hicieron las vacaciones rotativas para producir más, y también hace unas semanas, nada más aprobarse el aval público, pidieron gente para hacer horas en carrocería y pintura.
Paco.- Entre los 600 voluntarios para irse por un año, el ERE de 2008 y la eliminación del turno de noche del Meriva ya llevamos un recorte importante de trabajo.
EM.- ¿Qué plantea la empresa con el nuevo ERE?
P.-
Dicen que hace falta parar 17 días más y además ofrecen peores condiciones económicas que con el primer expediente, con la excusa de la solidaridad para que no salga nadie.
M.- Están haciendo limpieza. No despiden porque no tienen dinero. El ERE les sale gratis y después tienen a los trabajadores disponibles. Además, mientras tanto, nos vamos comiendo la paga del paro.
EM.- ¿Cuál ha sido la respuesta del comité? ¿Cómo veis la situación sindical en la empresa?
P.-
 Desde el principio se acepta el expediente y plantean diferencias sobre la cuantía económica. Hablan de movilización pero con la boca pequeña. Hace años que los sindicatos están dejando malparada a la plantilla con la política de la paz social. Las bases no están de acuerdo con lo que hay pero las ejecutivas no están por la labor de cambiar.
M.- Los sindicatos han tenido más "flexibilidad" que los propios trabajadores. De hecho el convenio se aprobó con la promesa de no incluir la flexibilidad y al poco tiempo la firmaron sin consultar a nadie. En las asambleas se nos informa de la mala situación en EEUU, la suspensión de pagos... pero cuando las cosas iban bien no hemos visto ninguna mejora. Quien domina en los sindicatos es la federación del metal, hay abusos con las horas sindicales, comidas y viajes pagados... Pero, a pesar de todo, creo que todo trabajador debe estar afiliado a un sindicato.
EM.- Desde El Militante planteamos la necesidad de una huelga estatal de la automoción como primer paso hacia la huelga general de 24 horas. ¿Qué os parece?
P.-
Aunque la mayoría de la gente es de poblaciones pequeñas y es más difícil moverla, hay que coordinarse. Un convenio afecta a los demás y las empresas sí están coordinadas en sus ataques.
M.- Hay que movilizarse porque está claro que éste no es el último ataque.
EM.- ¿Qué opináis de la nacionalización sin indemnización y bajo control obrero de las empresas en crisis?
P.-
Está claro que el Estado tiene que controlar a las empresas, ver dónde van las pérdidas y cómo es posible que sigan pidiendo más productividad mientras dicen que no se vende. Los trabajadores no tenemos acceso a verificar esto, mientras hacemos muchos esfuerzos para llegar a los objetivos.