Corriente Marxista Internacional

ere_pampl_portada.jpgEl día 9 aparecía la noticia de que el Comité de Dana Automoción (5 delegados de ELA, 5 de CC OO, 4 de UGT y 3 de LAB) convocaba una manifestación para el sábado día 13 a la que animaban a incorporarse a todas las empresas con EREs que lo estimasen oportuno. Inmediatamente los comités de varias empresas importantes de Navarra se sumaron: Kybse, Koxka y Koxka Kobol, FM Logistic, Encom, Bosch, etc.

El día 9 aparecía la noticia de que el Comité de Dana Automoción (5 delegados de ELA, 5 de CC OO, 4 de UGT y 3 de LAB) convocaba una manifestación para el sábado día 13 a la que animaban a incorporarse a todas las empresas con EREs que lo estimasen oportuno. Inmediatamente los comités de varias empresas importantes de Navarra se sumaron: Kybse, Koxka y Koxka Kobol, FM Logistic, Encom, Bosch, etc.

mani_eres-2.jpgEl panorama en estas empresas es el siguiente: Dana Automoción es una multinacional del sector del transporte ubicada en el polígono de Landaben y que se dedica a hacer carcasas y ejes motrices para camiones. Tiene más de 500 trabajadores y quiere despedir a 71.

Kybse se dedica a la fabricación de amortiguadores para coches. Es la antigua AP Amortiguadores con años de lucha en los que han conseguido mejoras importantes. Tiene más de 800 trabajadores y pretenden echar a 200 (el 25%). Por cierto el gobierno de Navarra les ha dado todo tipo de facilidades para montar otra fábrica en Los Arcos (pueblo de Navarra cerca de Logroño), donde se prevé que trabajen unos 50 en principio.

Koxka y Koxka Kobol también forman parte de un grupo internacional pero aquí el dirigente de los empresarios de Navarra que recogió la medalla de oro de Navarra, junto con los dirigentes de UGT y CCOO, es uno de los jefes de estas empresas. En estas dos fábricas quieren despedir a 191 y 39 trabajadores respectivamente.

mani_eres-3.jpgBosch ha planteado no seguir con la fabricación de frenos en 2009 así que cerrojazo a esta empresa de 102 trabajadores.

A la movilización, que se desarrolló bajo un ambiente reivindicativo y festivo -puesto que "hasta el los peores tiempos hay que mantener el buen humor-, también se sumaron otros comités de empresa de factorías como Kayaba, BSH Esquíroz, TRW, Wolkswagen (muchos de ellos acudieron con sus propias pancartas); organizaciones sindicales, partidos políticos, el Ayuntamiento de Villava; y colectivos de trabajadores de Miasa, Perfil en Frío, Asientos Esteban, Trellebor, Comansa e Iongraf.

La marcha se inició a las 10 de la mañana en Ororbia, en Kybse, de donde, a buen paso pues hacía frío, salieron unos 200 trabajadores. En el camino fueron sumando a sus filas a trabajadores de Encom (antigua Arvin) y KYB en Orkoien, así como buen número de empleados de Dana, los convocantes, y del personal de Koxka, en Landaben a las once de la mañana. El comité de Dana encabezó la manifestaión con una pancarta general donde se indicaba "Despidos, no. Empresas en conflicto", a la que sucedieron las de varias empresas con despidos en ciernes o regulaciones no pactadas.

A las 12 del mediodía se llegó al punto donde estaba el grueso de trabajadores y de la gente que apoyaba la lucha y, con peor tiempo cada vez se fue desarrollando la manifestación. Al final entre 3.000 ó 4.000 trabajadores acompañamos a los que sufren los expedientes hasta las puertas del Parlamento de Navarra.

Esta ha sido la primera, y muy positiva, movilización unitaria de las empresas con ERes. Pero no será la última.

 


Panfleto repartido por la Corriente Marxista el Militante en la manifestación

HAY QUE PARARLE LOS PIES A LAS MULTINACIONALES

¡ESTA LUCHA SE PUEDE GANAR!

¡Por la defensa de todos los puestos de trabajo!

¡El dinero público para defender el empleo y no para regalárselo a los banqueros!

Por la nacionalización sin indemnización de DANA, KYBSE, KOXKA y KOXKA KOBOL bajo control obrero

Hace menos de un año del cierre de la Sysmo y Dura Automotive con unos de 300 trabajadores despedidos. En aquel momento tanto el gobierno de Navarra como las direcciones sindicales nos planteaban que eran casos aislados, que no afectaría a los años de estabilidad que teníamos por delante, iguales que los que habíamos gozado desde que la concertación social era la política sindical imperante en Navarra. Pero la agudización de la crisis del sistema capitalista nos ha mostrado otro panorama muy diferente: en el último año el desempleo en Navarra ha aumentado por encima de la media estatal y desde el mes de septiembre los EREs afectan ya a más de 4.000 trabajadores, muchos de los cuales van a incrementar los más de 30.000 parados que hay en Navarra.

La política de desmovilización y pacto social practicada por las cúpulas sindicales ha demostrado su impotencia para defender los puestos de trabajo. Por el contrario, el sindicalismo combativo de los trabajadores de Kybse que fueron capaces de echar atrás un despido a principios de año, o el de los trabajadores de Koxka que lograron parar la externalización de una parte de la empresa, el sindicalismo basado en las mejores tradiciones de lucha del movimiento obrero, como las asambleas decisorias, ese sindicalismo sí nos sirve.

mani_eres-4.jpgPor eso, la iniciativa de los Comités de Empresa de Dana, Kybse, Koxka y Koxka Kobol son un paso al frente para dar un vuelco a esta situación y responder a la destrucción de empleo con la única alternativa realista: luchando duramente y unificando a todas las empresas con expedientes y despidos. Con un sindicalismo combativo sí es posible pararle los pies a las multinacionales e impedir sus planes de recorte de plantilla. Pero para ello no basta con declaraciones, ni con amenazas por parte de los portavoces sindicales. Hay que pasar de las palabras a los hechos, y demostrar a través de la lucha la determinación de la plantilla de llegar hasta el final en la defensa de todos y cada uno de los puestos de trabajo, y recabar el apoyo y la solidaridad del conjunto de la clase obrera.

Para impedir los despidos: máxima combatividad y máxima participación

La lucha por el mantenimiento de todos los puestos de trabajo en las empresas de Navarra y contra la destrucción de empleo centrará la atención de miles de jóvenes y trabajadores durante las siguientes semanas. En los siguientes siete puntos queremos proponer lo que consideramos que se debería hacer para llevar la lucha hasta la victoria y conseguir la retirada del ERE y el mantenimiento de todos los puestos de trabajo.

1 - Para vencer frente el ataque lanzado por las distintas multinacionales, hay que lanzar una ofensiva de movilizaciones orientada a obligar a la administración, tanto la navarra como la estatal, a que rechacen los EREs. Sólo si se ven entre la espada y la pared, abrumados por una movilización que cuente con el apoyo de toda la clase trabajadora, de Navarra y de todo el Estado, Sanz, Zapatero y los ministros socialistas y los consejeros de UPN se bajarán del pedestal en el que se han subido como "gestores" al servicio de los capitalistas.

2 - Hay que llevar la lucha hacia fuera, hacia el conjunto de la clase obrera. Éste fue uno de los puntos clave del éxito de la lucha de los conductores de TMB en Barcelona. Su reivindicación de dos días de descanso semanal es una reivindicación sentida por la amplia mayoría de los trabajadores, que se encuentran con jornadas y horarios interminables. Así, a pesar de que desde el Ayuntamiento y la dirección de TMB lo intentaron todo para influir en la opinión pública y colocarla en contra de los conductores y de su lucha, no lo lograron... finalmente TMB y el Ayuntamiento de Barcelona tuvieron que ceder a las reivindicaciones de los conductores. Y si esto fue así se debe en gran parte al apoyo que la lucha tenía por parte del conjunto de la clase obrera y a las manifestaciones que se sucedieron en Barcelona en su apoyo; a las decenas de miles de panfletos que se repartieron explicando la lucha en los polígonos industriales; a las asambleas de solidaridad que se hicieron en decenas de empresas; a la implicación en la lucha de toda la plantilla y su unidad.

Dana, Kybse y Koxka con los días de paro hasta final de año, pretenden presentar un cuadro falsamente dramático para justificar los EREs y los despidos. Hay que aprovechar al máximo todos los días de paro para recabar el apoyo de la clase obrera, de Navarra y del conjunto del Estado. Hay que multiplicar las manifestaciones en Pamplona. Manifestarse en paseo Sarasate, frente al Parlamento, en los actos institucionales donde vaya a estar Miguel Sanz, organizar piquetes informativos... organizar a las plantillas en grupos de trabajadores repartidos por toda la ciudad repartiendo miles de hojas informativas denunciando los planes de las multinacionales y la actitud pasiva del gobierno de Navarra y el de Zapatero. Esa misma hoja se podría repartir en los mercados, en los autobuses... También se podrían realizar asambleas, reuniones, con las AAVV, con otros comités de empresa, etc. Hay que recabar todo el apoyo posible de la clase trabajadora para defender el empleo, en contra de los despidos.

3 - Es necesario unificar los diferentes conflictos en una misma lucha. Los dirigentes sindicales deben convocar una HUELGA GENERAL DE LA AUTOMOCIÓN contra los despidos, que prepare el camino para la convocatoria de una Huelga General de 24 horas. Hay que presionar a los dirigentes sindicales en este sentido. Ésta representaría una fuerza tremenda sobre los gobiernos de Navarra y el de Zapatero. Gobiernos que temen a la clase obrera y por eso esconden su política de recortes sociales y de favores a los empresarios y a los bancos tras un discurso "social" en el que aseguran hacer lo contrario de lo que realmente hacen. Hay que exigirle a Zapatero que lleve a cabo una política de izquierdas. Una Huelga General de 24 horas por el empleo y en contra de los despidos es un mensaje muy claro en ese sentido.

4 - La reivindicación central de la lucha debe ser el mantenimiento de todos los puestos de trabajo. La crisis económica, que sin duda es grave y profunda, no debe servirle a la patronal para justificar los despidos y recortes. Por esta razón, es preciso reivindicar la NACIONALIZACIÓN SIN INDEMNIZACIÓN BAJO CONTROL de los trabajadores DE DANA, KYBSE, KOXKA Y KOXKA KOBOL. Debemos reivindicar que cualquier empresa que amenace despidos debe ser expropiada, hacerla una empresa pública, sin pagar nada a los propietarios (suficiente indemnización han tenido con el beneficio de los últimos años) y bajo control de los trabajadores, para mantener todos los puestos de trabajo.

5 - Para lanzar una ofensiva así es necesario la participación de todos en la lucha. En primer lugar, hay que hacer que las asambleas de trabajadores de las empresas sean el foro en el que se expongan, se contrapongan y se votan las diferentes propuestas. Muchos dirigentes sindicales han procurado evitar ese tipo de asambleas desde hace años, precisamente para impedir o dificultar la participación del conjunto de los trabajadores en las cuestiones decisivas ante las que nos enfrentamos. Así han podido maniobrar y a menudo, demasiado a menudo, llegar a acuerdos de espaldas a los trabajadores. Todo eso no nos sirve. Lo que necesitamos es todo lo contrario. Necesitamos reforzar al máximo la unidad de la plantilla, basada en el debate democrático y la votación a mano alzada en asamblea. El plan de lucha, en todos los sentidos, debe ser debatido democráticamente en asamblea, haciendo partícipes del debate a toda la plantilla, sometiendo a votación los pasos a dar. Máxima combatividad y máxima participación. Hay que recuperar las asambleas para ponernos en marcha.

6 - Hay que organizar un comité de lucha en cada empresa para llevar a la práctica lo que se ha decidido previamente en la asamblea. Es importante que los que compongan ése comité sean trabajadores de las empresas en lucha, miembros o no del comité de empresa, conocidos por todos, elegidos democráticamente y revocables en cualquier momento por la asamblea de trabajadores.

Los empresarios nos toman por lo que no somos. Para ellos sólo somos carne de explotación, sólo somos trabajadores de usar y tirar. Pero vamos a demostrarles lo que somos realmente. Esta es una lucha por nuestro futuro, por nuestra dignidad. Porque tenemos derecho a una vida digna, a unas condiciones de trabajo dignas y estamos hartos de precariedad, paro y explotación

Los trabajadores de la corriente marxista El Militante defendemos un sindicalismo combativo, de clase y democrático, basado en los métodos de lucha tradicionales de nuestra clase, y para recuperar nuestros sindicatos como herramientas útiles.  Únete a la Corriente Marxista El Militante y lucha con nosotros por la defensa de todos los puestos de trabajo.

NI UN DESPIDO EN NAVARRA. POR UNA HUELGA GENERAL DE 24 HORAS

NACIONALIZACIÓN SIN INDEMNIZACIÓN DE DANA, KYBSE, KOXKA y KOXKA KOBOL BAJO CONTROL OBRERO

Contacta con nosotros: www.elmilitante.org / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org