Imprimir

Como informábamos en el número anterior, la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) impuso un ERE en septiembre que afecta a 900 trabajadores, que se revisaría según las expectativas de beneficio de la planta. Dos meses después serán un total de 5.200 (la planta emplea a 7.000) los trabajadores que se verán sin empleo en el primer semestre de 2009. A esto se suman los ERES que vendrán en los sectores auxiliares y que, según el gerente de la Asociación Valenciana de la Industria de la Automoción, afectarán a no menos de 4.000 trabajadores. Para completar este cuadro, el presidente de Ford España ha dicho que "nadie debe sorprenderse si dejamos de hacer cosas aquí".

Hace falta una respuesta contundente

Ante todo esto, sorprende escuchar a la dirección de UGT decir que el ERE es lo menos malo, y que las declaraciones del presidente de Ford son "sandeces que generan alarma". Lo que debería estar generándoles alarma es el anuncio del cierre de la fábrica durante el mes de diciembre y otros 21 días durante la primera mitad de 2009. Los sindicatos deben romper la negociación del ERE y plantear inmediatamente un calendario de movilizaciones en todo el sector de la automoción, como paso previo a una huelga general contra la destrucción de empleo a nivel estatal. La manifestación convocada para el día 6 de diciembre en Valencia por CGT debería cogerse con las dos manos como primera fecha de ese calendario.
Ya es bastante con lo visto hasta ahora. La crisis deben pagarla quienes la han generado. Si ya es de por sí increíble oír a estos buitres pedirle al gobierno un plan de rescate para la automoción como el dado a la banca, aún es peor si cabe cuando ninguna de estas empresas presenta pérdidas. Claro que es necesario un plan de rescate, ¡pero para los puestos de trabajo! Precisamente es lo que debería estar haciendo un gobierno socialista, "rescatar" las empresas viables en supuesta crisis de las manos de estos vampiros que, en cuanto ven reducirse un poco sus beneficios, organizan despidos masivos y cierres de empresa. ¿Cuántos despidos más tenemos que sufrir para que haya una respuesta seria por parte de nuestras organizaciones?

¡No al ERE de Ford!
¡Por una huelga general de 24 horas contra la destrucción de empleo!
¡Por la nacionalización bajo control obrero de las empresas con ERE!