Corriente Marxista Internacional

Desde el 14 de abril los jardineros del Ayuntamiento de Guadalajara, subcontratados a través de la empresa Agricultores Vega de Valencia, están en huelga indefinida. Su principal reivindicación es la homologación salarial con los jardineros que pertenecen a la plantilla municipal. Hacen el mismo trabajo pero su salario está bastante por debajo de los jardineros del ayuntamiento.

 

Desde el 14 de abril los jardineros del Ayuntamiento de Guadalajara, subcontratados a través de la empresa Agricultores Vega de Valencia, están en huelga indefinida. Su principal reivindicación es la homologación salarial con los jardineros que pertenecen a la plantilla municipal. Hacen el mismo trabajo pero su salario está bastante por debajo de los jardineros del ayuntamiento.

La subcontratación de los servicios públicos a empresas privadas tiene el único objetivo de abaratar dichos servicios a costa de rebajar las condiciones laborales de los trabajadores. Las empresas privadas, únicamente buscan conseguir el mayor beneficio económico, sin importarles lo más mínimo las condiciones en las que se encuentran sus empleados. Durante los últimos años hemos visto como las privatizaciones se repetían una y otra vez mientras que en las empresas, las condiciones de trabajo se deterioraban a pasos agigantados. Es una vergüenza que únicamente por el hecho de no formar parte de la plantilla municipal, un trabajador de una contrata cobre menos que uno del ayuntamiento realizando el mismo trabajo. Es el ejemplo más claro de como la utilización de las contratas sirve únicamente para ahorrarse unos cuantos euros a costa de los salarios y de las condiciones de vida de los trabajadores.

En los últimos meses hemos visto como el PP profundizaba la política de privatizaciones en el Ayuntamiento de Guadalajara, por ejemplo los trabajadores de los servicios sociales o los del Teatro-Auditorio Buero Vallejo. El Ayuntamiento del PP, con su alcalde Antonio Román a la cabeza, ha insistido durante todo el conflicto en que el ayuntamiento no tiene responsabilidad en este problema. Con este argumento se ha negado a negociar. Ahora ha decidido tomar cartas en el asunto y ha impuesto, de forma dictatorial, unos servicios mínimos que en palabras del mismo Delegado Provincial de Trabajo "son de dudosa legalidad", para permitir que la empresa Agricultores Vega de Valencia tenga una excusa para sancionar a los jardineros en huelga.

Tras numerosas provocaciones por parte de la dirección de la empresa, persiguiendo y acosando a los trabajadores que cumplían los servicios mínimos, tres jardineros han sido sancionados. El motivo real de las sanciones es la lucha por mejorar sus condiciones laborales. Es necesario impulsar una campaña de solidaridad a nivel estatal para frenar la represión contra los jardineros de Guadalajara. Las direcciones de las uniones provinciales de CCOO y UGT tienen que lanzar una campaña de solidaridad en cada fábrica, extendiéndola a todos los trabajadores de la ciudad de Guadalajara y del resto de la provincia. Esta lucha es un ejemplo más de que la única forma que tiene la clase trabajadora de mejorar sus condiciones de vida es a través de la lucha.

Es necesario el apoyo de la clase trabajadora y de la juventud de Guadalajara para asegurar que esta lucha acaba con una victoria. Durante los últimos meses hemos visto varias luchas en todo el Estado español, como el caso de los trabajadores de la limpieza del Metro de Madrid, la huelga de los funcionarios de justicia, la huelga de los transportes en Madrid y Barcelona que han acabado con una victoria. La única forma de asegurar unas condiciones de trabajo dignas para los trabajadores es municipalizando el servicio de parques y jardines incorporando a los jardineros de Agricultores Vega de Valencia a la plantilla municipal.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org