Imprimir

El pasado sábado día 12 se cumplieron sesenta días del despido de Juan  Carrasco, Delegado Sindical por CCOO y continuamente venimos observando los trabajadores asalariados, cómo las grandes empresas multinacionales, entre ellas SERUNION-ELIOR, siempre pretenden cubrir con un tupido velo los atropellos que se cometen en los centros de trabajo contra los activistas sindicales de clase. Su política de personal les lleva a intentar desactivar el sindicalismo de clase,  hacen todo lo posible por desarticular el intento de organización de los trabajadores, tanto en CCOO, CGT, UGT o cualquier sindicato que la empresa tache de rojo.

 

El pasado sábado día 12 se cumplieron sesenta días del despido de Juan  Carrasco, Delegado Sindical por CCOO y continuamente venimos observando los trabajadores asalariados, cómo las grandes empresas multinacionales, entre ellas SERUNION-ELIOR, siempre pretenden cubrir con un tupido velo los atropellos que se cometen en los centros de trabajo contra los activistas sindicales de clase. Su política de personal les lleva a intentar desactivar el sindicalismo de clase,  hacen todo lo posible por desarticular el intento de organización de los trabajadores, tanto en CCOO, CGT, UGT o cualquier sindicato que la empresa tache de rojo.  Venimos siguiendo desde hace tiempo la conflictividad provocada por la Patronal mencionada, que hace varios meses viene atacando furibundamente al Delegado de la Sección Sindical de CCOO, que trabajaba como camarero en la Cafetería del Hospital Civil de Málaga, el compañero Juan Carrasco, primero sancionándolo con la suspensión de 16 días de empleo y sueldo, para a continuación y estando en trámite el Juicio, producir el Despido, bajo la excusa falsa de falta de rendimiento.     

Las noticias de este tipo de conflictos, rara vez salen al exterior, sobre todo a la prensa burguesa, porque los patronos han casi conseguido el despido libre. Pero este es un caso distinto, ya que atacan a un delegado que tiene derecho a las garantías sindicales. Así que, este caso está siendo diferente, pues desde sus inicios se comenzó la lucha por la gravedad de la situación, lo injusto del despido y ha salido ya en varios medios, como La Opinión, El Mundo y otros,  gracias a la lucha firme del despedido y de su sindicato, con la solidaridad de muchos activistas sindicales conseguida,  que llevan dos meses de campaña, repartiendo hojas en la puerta del Hospital Civil, y en otros centros de trabajo de SERUNION, apoyados por una Comisión de Lucha integrada por trabajadores y jóvenes de otros sindicatos y organizaciones de izquierdas. Por ejemplo, nos comunica el despedido que ha recibido comunicados de solidaridad de varias agrupaciones del PCE y de otras tantas coordinadoras de  IS-PSOE, así como de sindicalistas de UGT, CGT, CNT,  S.E. etc... La versión de la patronal, en los medios de prensa y radio, están siendo prácticamente inexistentes, porque esos patronos saben que no llevan la razón. Sin embargo, tanto la prensa obrera como la prensa burguesa se han hecho eco ya en varias ocasiones del singular conflicto, destacando el error de la empresa de haber reconocido que el despido es ilegal, del intento de comprar con dinero al compañero Juan, que denunció la cuestión como un insulto a su persona y al sindicato que representa.

La campaña de defensa del compañero Juan se va a intensificar esta semana, al cumplirse los 60 días del despido, con la pegada de miles de carteles por toda la ciudad, el reparto de otras tantas miles de  hojas  editadas por CCOO explicando el caso y pidiendo la solidaridad y recogida de firmas. Según información recibida ya van recogidas miles de firmas, se han preparado  piquetes de sindicalistas de CCOO y UGT, que han estado repartiendo volantes durante este tiempo, y se ha incrementado a delegados de personal de otras empresas.  También se ha pedido a los sindicatos una reunión de Delegados para informar y tomar medidas porque la situación de este despido injusto es un ataque al sindicalismo en su conjunto y explicando que es prácticamente imposible permitir que SERUNION continúe gestionando la empresa, cuya concesión y recursos son públicos, cuando viola sistemáticamente las leyes laborales ejerciendo persecución sindical y actuando con estratagemas y engaños para desactivar el sindicalismo de lucha y democrático que ejerce el Delegado cuyo "delito" es únicamente el  reclamar seriamente sin tapujos los derechos de los trabajadores, de forma firme y democráticamente por escrito.

Por otra parte, ya existe precedente de retirada de la concesión en Granada a esta misma empresa SERUNION por incumplimiento de las cláusulas a que se comprometen al firmar contratos con el sector público, por lo que, a través de IZQUIERDA SOCIALISTA DE MALAGA-PSOE DE ANDALUCIA, se tomó el acuerdo en la última reunión, de remitir un escrito a la C.E.P. del PSOE para que sea canalizado por conducto reglamentario al Comité Director del Partido en Andalucía y a través del mismo,  se mandate al grupo socialista del Parlamento de Andalucía para que llegue hasta la Junta, con el objeto de pedir una inspección que ponga las bases a fin de cancelar la concesión a SERUNION por incumplimiento de la Ley, a la vez que se pide que se mantengan todos los puestos de trabajo, readmitiendo al despedido,  y se les respete a todos los trabajadores sus derechos.

Dicho escrito ha sido remitido a los sindicatos UGT y CCOO para que, si lo estiman conveniente, puedan informar a la patronal en las negociaciones, al objeto de que se conozca que el conflicto va a sobrepasar ya lo eminentemente sindical pasando al plano político. (Esta misma semana se hará público en esta misma Web el citado documento, una vez realizados los trámites de registro oportuno, para garantizar su curso legal y estatutario). No estamos dispuestos a tolerar que los abusos contra los derechos del trabajador sean considerados solamente como una cuestión sindical, pues además de perjudicar gravemente al despedido, se están violando diversas legislaciones laborales por las que los partidos de izquierdas tenemos la obligación de velar y exigir su cumplimiento.

El daño que comportamientos antisindicales producen en los trabajadores son incalculables, ya que son el fruto de la tensión, de la presión y de las exigencias de la empresa  que les reclaman resultados cada vez más grandes, cada vez quieren sacar más carga de trabajo con menos personal para incrementar la tasa de beneficios, sin importarles en realidad las condiciones de vida y trabajo de los asalariados; con esa presión y esas exigencias de ritmos, estresan y amargan a los trabajadores, máxime cuando los sindicatos de clase les hacen frente, denunciando que esos comportamientos de "mobbing" laboral rompen los nervios y enferman a los trabajadores, violando la legalidad vigente, por lo que representa un ataque a la salud del trabajador. Estamos de acuerdo con los sindicatos cuando siempre dicen  que la salud, ni se vende ni se delega, sino que se defiende.

En este sentido, la Sección Sindical de CCOO en SERUINION, representada por el despedido JUAN CARRASCO, ha conseguido varios pronunciamientos de la Inspección de Trabajo que  constatan la brutal discriminación de que son objeto los trabajadores de la plantilla,  siendo esa la causa concreta de que la empresa haya decidido quitarse de encima a un Delegado que cumple firmemente con la defensa de las leyes que amparan al trabajador.

Estas acciones de protesta, estos casos de abusos patronales, no tienen la suficiente información en la prensa burguesa que no les da la cobertura que sería de desear para información de los cientos de miles de trabajadores que verían reforzadas la lucha por sus legítimos intereses, lo que contribuye a debilitar la acción sindical por falta de extensión de casos similares.

Todos esos intentos de minimizar los problemas sociales y esos conflictos larvados entre los intereses de clase irreconciliables, ponen de manifiesto que existe cada vez más necesidad de luchar por parte de la clase trabajadora por defender nuestros derechos que están siendo impunemente pisoteados, incluso con una ofensiva feroz por las empresas en momentos de crisis como en los que hemos entrado.  Esa situación que se da contra el Delegado Carrasco va a llevarnos a un momento en que se rompa el miedo a secundar movilizaciones, iniciándose protestas fuertes que se harán oír por toda la clase, por mucho que quieran ocultarlas. Llega un momento de tanto abuso patronal que los trabajadores tienen que decir basta y pasar a la acción para defender incluso lo pactado en convenio y en las leyes, pues los patronos recortan y acosan todo lo que pueden, por lo que hacemos responsables de esta situación a los empresarios incumplidores, que explotan y oprimen a sus asalariados.

El ambiente cada vez más combativo que estamos notando ayudará a que los trabajadores de SERUNION, como los de otras grandes empresas, superen ese miedo a los patronos infames  y se lancen a la lucha. Ayudaría bastante a reconquistar esos derechos que nos están siendo arrebatados, si las direcciones sindicales a nivel confederal, empezaran a aplicar una acción sindical más combativa contra esos abusos,  abandonando la fenecida política de pactos y consensos que está totalmente agotada.

Las condiciones laborales en las que estamos trabajando es algo que nos incumbe a todos, por lo que hemos de pedir una campaña general a los sindicatos donde participemos con más firmeza en las luchas para denunciar esas prácticas antisindicales, no escatimando esfuerzo ni quitando importancia, (sino todo lo contrario), por tratarse de esas empresas con imagen, empresas que encima se mantienen con dinero de los presupuestos, que son sufragados por nuestros propios impuestos.

 Eso sería un inicio de recuperación de la acción sindical y del aumento de la confianza de los trabajadores en la necesidad de organizarse en  sindicatos, para buscar la unidad del movimiento obrero, pues la lucha es lo único que se está demostrando que sirve.  Estamos convencidos de que si mantenemos la unidad e incrementamos la lucha POR LA READMISIÓN DE JUAN CARRASCO, esta batalla la vamos a ganar entre todos. Manifestamos nuestra disposición, en el plano político, para seguir luchando solidariamente junto con el movimiento sindical, de manera firme e incansable en la defensa de los intereses de la clase trabajadora, a la vez que lucharemos unidos en el plano económico-sindical  por un sindicalismo combativo, democrático y de clase,  con el objetivo de la transformación socialista de la sociedad.