Imprimir

La lucha entra en una fase decisiva

Los conductores de TMB están protagonizando una lucha ejemplar. Tras meses de conflicto, 17 jornadas de huelga a sus espaldas, represión policial, criminalización mediática, sanciones y amenazas de despido a los dirigentes de la lucha (comité de descansos); los conductores de TMB mantienen los ánimos bien altos, igual que la determinación para que esta lucha culmine en victoria.

La lucha entra en una fase decisiva

Los conductores de TMB están protagonizando una lucha ejemplar. Tras meses de conflicto, 17 jornadas de huelga a sus espaldas, represión policial, criminalización mediática, sanciones y amenazas de despido a los dirigentes de la lucha (comité de descansos); los conductores de TMB mantienen los ánimos bien altos, igual que la determinación para que esta lucha culmine en victoria.

Después de la semana de huelga del 3 al 7 de marzo, la Consellera del Departament de Treball de la Generalitat se postuló como mediadora, sentando en una mesa al comité de empresa (donde están los cinco sindicatos) y a la dirección de TMB, según dijo para "resolver este tema en un mes".
En la asamblea del 13 de marzo, los conductores de TMB dieron una nueva oportunidad al Ayuntamiento y la empresa para resolver satisfactoriamente el conflicto: se decidió por votación a mano alzada, que se mantenían las jornadas de huelga de los siguientes cuatro jueves (20 y 27 de marzo, 3 y 10 de abril), pero en caso de que la empresa hiciera una oferta que significara avanzar hacia los dos días, la asamblea daba la potestad al comité de descansos para desconvocar la huelga "de jueves a jueves". De esta forma, los conductores lanzaron un doble mensaje: están dispuestos a sentarse a negociar porque quieren resolver positivamente el conflicto, pero mientras no haya nada serio sobre la mesa, la presión debe continuar y continuará.
La empresa y el Ayuntamiento han desaprovechado esta oportunidad para demostrar que "TMB también está a favor de los dos días de descanso semanal" como predican demagógicamente en su propaganda antihuelga. El 26 de marzo, tras doce horas de reunión entre la dirección de la empresa y el comité de empresa, hicieron la siguiente oferta: un cambio de turnos, con una reducción anual de jornada de 29 horas (que para uno de los turnos la reducción es de 6 horas; frente a las 83 horas de reducción que reivindica el comité de descansos), pero con aumento de jornada diaria, perdiendo los trece fines de semana anuales de los que disfrutan desde la lucha del año 2000, y con reducción salarial. Un conductor expresó el sentimiento de la plantilla cuando dijo que "esto no es una oferta, es una broma de mal gusto, una burla". La dirección de TMB dijo que, aunque fuera rechazado por los conductores, implantaría el nuevo sistema de turnos de forma voluntaria para quien se apuntara a partir del 1 de abril. Más que de una oferta para resolver el conflicto, de lo que se trata es de una oferta mediática: "los trabajadores rechazan la oferta de dos días de descanso semanal que hace la empresa" dirían al día siguiente los periódicos.

A la huelga indefinida

El 27 de marzo los conductores celebraron su habitual asamblea en día de huelga. Después de un debate, donde cada cual pudo defender sus puntos de vista, los conductores aprobaron a mano alzada por unanimidad rechazar la oferta de la empresa, y rechazar la imposición de la empresa, que con la aplicación unilateral del nuevo reglamento de turnos "de forma voluntaria", pretende dividir a la plantilla. Los conductores se mantienen unidos en torno a la reivindicación de los dos días y con el comité de descansos, para lo cual ha jugado un papel central que en todas las asambleas de conductores se recuerde que "no es lo mismo los dirigentes sindicales de CCOO y UGT, que sus afiliados que están en las asambleas, piquetes y jornadas de huelga".
Como comentaba un delegado del comité de descansos, la oferta de la empresa demuestra la presión que están recibiendo, dado que en diciembre decían que los conductores ya tenían dos días a la semana (mintiendo descaradamente), posteriormente dijeron que también estaban a favor de los dos días pero que se debía negociar en el marco del convenio colectivo, adelantando la negociación, ahora se han sentado a negociar el tema de descansos, y han ofrecido una reducción de jornada. Ante esta muestra de debilidad, los conductores le han dicho alto y claro: es absolutamente insuficiente. Para aceptar esto, mejor no haber empezado.
Posteriormente se discutió el plan de lucha, y se acordó no hacer huelga los dos siguientes jueves (3 y 10 de abril) e ir a la huelga indefinida a partir del próximo 15 de abril, endureciendo de esta forma la lucha. Ésta era la propuesta del comité de descansos, y que salió aprobada por una mayoría abrumadora de la asamblea de conductores. Los más de mil conductores salieron de la asamblea con los ánimos bien altos, conscientes de que la lucha ha llegado a su fase decisiva.
Ahora más que nunca es necesario preparar el siguiente envite. La segunda edición del periódico gratuito Dos Dies! es un primer paso, y la edición de carteles y pegatinas. Esto debe ir acompañado de un plan de difusión masivo entre la población del área metropolitana de Barcelona. Hasta ahora la lucha ha contado con la solidaridad de la clase obrera y la juventud de Barcelona, como incluso ha reconocido el periódico El País diciendo que "la mayoría de los asalariados" apoyan la lucha. La empresa y el Ayuntamiento parece que tratarán de mantenerse firmes para derrotar la huelga, e intentarán enfrentar a la opinión pública con los conductores en lucha. Contrarrestar esta campaña jugará un papel central. También es importante lo que hasta ahora ha sido una característica de la lucha: la huelga activa, con piquetes en las cocheras y manifestaciones y/o asamblea todos los días de huelga.
Muchos trabajadores de otras empresas, en especial del sector del transporte urbano pero también de otros sectores, están mirando esta lucha, esperando que acabe en victoria, para tomar el ejemplo. Por esa razón es una lucha tan peligrosa para la patronal y la Administración, y tan importante para el conjunto de la clase obrera. Desde la Corriente Marxista Internacional El Militante, igual que desde el Sindicat d'Estudiants, pondremos todo nuestro empeño en que esta lucha acabe en una victoria que marcará un antes y un después en la lucha de clases en Catalunya, difundiendo la lucha en el movimiento obrero y la juventud, y participando activamente.

PARTICIPA Y ENVÍA TU RESOLUCIÓN DE SOLIDARIDAD CON LA LUCHA

Apoya económicamente la lucha:
2100 - 1305 - 13 - 0200042207

Comité de Descansos de TMB
www.sialsdosdies.com · http://comitedescansos.blogspot.com