Imprimir

El pasado martes 12 de Febrero el compañero Juan Carrasco, camarero y delegado de CC.OO en la cafetería del Hospital civil (que gestiona la multinacional Serunión-ELIOR), fue despedido injustamente poco antes de entrar a trabajar. La comunicación del despido se hizo sin previo aviso, por sorpresa y sin dar explicaciones.  En la perversa carta de despido aparece como causa "la disminución continuada y voluntaria en su rendimiento normal de trabajo", motivo que la Empresa sabe que es falso al reconocer que el despido es improcedente.

El pasado martes 12 de Febrero el compañero Juan Carrasco, camarero y delegado de CC.OO. en la cafetería del Hospital civil (que gestiona la multinacional Serunión-ELIOR), fue despedido injustamente poco antes de entrar a trabajar.

La comunicación del despido se hizo sin previo aviso, por sorpresa y sin dar explicaciones.  En la perversa carta de despido aparece como causa "la disminución continuada y voluntaria en su rendimiento normal de trabajo", motivo que la Empresa sabe que es falso al reconocer que el despido es improcedente.

El compañero es padre de familia, con tres hijos que sacar adelante, con hipoteca, préstamos que pagar por reforma de la vivienda y con diez años trabajando en la empresa. Desde hace tiempo viene sufriendo el acoso laboral por su destacada defensa en los derechos de sus compañeros de trabajo. En todas y cada una de las injusticias e infracciones que Serunión ha cometido contra sus compañeros, con despidos injustos, contra el reconocimiento de ascenso de categoría, contra el derecho a percibir el plus de transporte, contra las condiciones higiénico-sanitarias en las instalaciones, contra las seguridad y riesgos laborales, etc. siempre ha estado defendiendo los intereses del trabajador, requiriendo en múltiples ocasiones la intervención de la Inspección de Trabajo y denunciando en muchos casos en el Juzgado de lo Social a la empresa, personándose como testigo siempre que los trabajadores se lo han solicitado en sus reclamaciones.

Este hecho gravísimo se da después de una campaña de acoso moral contra el compañero que fue sancionado con 16 días de suspensión de empleo y sueldo el pasado año. El motivo: poner una nota informativa a todos los trabajadores. Dicha sanción fue cumplida en su momento por el trabajador y recurrida ante los tribunales, estando a día de hoy pendiente de juicio, ya que según los servicios jurídicos de CC.OO. en dicha hoja informativa no hay ningún motivo de sanción. La Empresa ni siquiera ha respetado el derecho fundamental del compañero a defenderse de una sanción injusta, lo ha despedido antes del juicio porque la Empresa no quiere que se sepa la verdad, y es que sancionó a un trabajador injustamente por colocar una hoja informativa a todos los trabajadores.

La dirección de Serunión se equivoca si piensa que va a doblegar a los trabajadores. No es admisible que una multinacional que gana miles de millones de euros todos los años por concesiones en edificios públicos, no respete los derechos fundamentales de las personas reconocidos en las leyes del Estado. Con la unidad de todos los trabajadores de Serunión, de todos los sindicatos y de la clase obrera de Málaga tenemos que luchar  por la readmisión inmediata del compañero Juan Carrasco y parar estos ataques que van dirigidos a no respetar los derechos laborales de los trabajadores.

NUESTRA DIGNIDAD ESTÁ EN JUEGO: HAY QUE RESPONDER A ÉSTE DESPIDO INJUSTO

No podemos agachar la cabeza, puesto que si permitimos éste despido las consecuencias pueden ser fatales para todos los trabajadores. Para CC.OO. la estrategia de Serunión es más que evidente, se "quitan de en medio" a un representante sindical que no renuncia a su afán de defender los intereses de los trabajadores, y de paso "dar un escarmiento" para que todos aprendan la lección. No es una afirmación gratuita, pues en la Cafetería del Hospital Civil es donde se da, si no el índice más alto de bajas laborales, sí de los primeros de todos los centros que explota Serunión. Trabajar en estas condiciones y no hacer nada es el mejor campo abonado para que se imponga los tres objetivos principales de la empresa: "trabajar", "trabajar" y... "no protestar". Porque las empresas solo conocen el "amor al dinero", a sus beneficios, que son producto de los sacrificios que los trabajadores tenemos que hacer para poder sacar a nuestras familias adelante.

Éste despido es un ataque a todos, aquí no hay colores ni partidos, todos los trabajadores y todos los sindicatos somos los agredidos, la actitud hostil de la Empresa nos obliga a ello. Por tanto, desde CCOO queremos hacer un llamamiento a la unidad de todos los trabajadores de Serunión, a los delegados de personal sindicatos dentro de la empresa.

Al mismo tiempo queremos lanzar una llamado al movimiento obrero malagueño: la verdadera causa de éste despido no es sólo coartar los derechos laborales del compañero Juan Carrasco, sino coartar los derechos laborales de todos y cada uno de los trabajadores de Serunión. Estamos ante un despido totalmente arbitrario e injusto, un despido que puede ser la antesala de más injusticias que le pueden tocar a cualquier trabajador. La Empresa pretende eliminar obstáculos para lanzarse sobre los derechos de toda la plantilla y sembrar el miedo entre todos los trabajadores: si el representante sindical de CCOO es despedido sin más ¿Qué no le puede pasar a otros trabajadores? Incluso esto es válido para otros trabajadores de otras empresas: no podemos permitir que se instale la idea de que se despiden a los trabajadores que luchan por sus derechos así como así. Ante todo esto es necesaria la máxima unidad de todos los trabajadores, porque el día de mañana todos podemos ser afectados.

¡READMISIÓN INMEDIATA DEL COMPAÑERO JUAN CARRASCO!

¡POR LA DEFENSA DE TODOS LOS PUESTOS DE TRABAJO!

¡CONTRA LA REPRESIÓN SINDICAL EN SERUNIÓN!

SOLIDARÍZATE Y FIRMA

Para recibir más información, llama al teléfono: 664 448 550