Imprimir
Secretario Nacional de la Federación de la Construcción y Madera de CIG (Confederación Intersindical Galega) Secretario Nacional de la Federación de la Construcción y Madera de CIG (Confederación Intersindical Galega)

El Militante.- ¿Cuál es la situación general hoy en el sector de la construcción?

Xoxe Xoán Melón.- La gente está un poco frustrada porque, negociación tras negociación, sus demandas no se fueran contemplando en la firma del convenio. Esto obedecía, desde nuestra perspectiva, a que había una mayoría sindical que lo único que hacía era trasladar lo que se firmaba a nivel estatal aquí, con dos o tres reuniones le daban carpetazo, firmaban y ya está. Nosotros [la CIG] lo que hacíamos era no firmar el convenio porque sabíamos que había una demanda de trabajadores que querían ir más allá y denunciar que no se cumplían estas demandas. Entonces, yo supongo que en parte gracias a nuestro trabajo, y en parte gracias a esa continua frustración, la gente decidió darnos la mayoría absoluta para ver si cambiábamos esa situación. Nosotros conseguimos la mayoría a principios de año y de manera inmediata, en el mes de febrero, presentamos una plataforma que recogía las principales inquietudes, no sólo en el aspecto salarial sino también en otros aspectos, que la gente nos venía comentando.

EM.- ¿Y más en detalle cuáles son las reivindicaciones concretas?

XXM.- Fundamentalmente, en cualquier negociación colectiva el primer punto siempre es el aumento salarial. Nosotros lo desdoblamos en dos partes: una primera, la del incremento del salario base, que queremos que sea muy superior a lo que se viene firmando hasta ahora; pero además de eso queremos introducir un nuevo concepto salarial, llamado complemento de puesto o de categoría. Ahora mismo, en la práctica, entre una persona que entró ayer a trabajar en el sector y una persona que lleva 35 o 40 años, por nómina, hay solo 42 euros de diferencia, lo cual nos parece insuficiente y es una queja habitual de los trabajadores.

Otro punto es el tema de la jornada continua en verano. Actualmente se ha normalizado el trabajar 10 horas, e incluso más. En verano, los trabajadores se quejan de que hay más desmayos, más lipotimias, más malestar... e incluso el año pasado en la provincia de Ourense hubo un caso de muerte. Nosotros creemos que es una obligación de los sindicatos trasladar a la mesa de negociación la petición de una mejora en las condiciones de los trabajadores en la obra. Para nosotros es un tema fundamental.

Otro tema es el del ascenso automático. Ahora mismo el convenio no regula ningún tipo de criterio para ascender. Puedes estar 25 años de peón y asciendes a oficial según el criterio y voluntad del empresario. Nosotros creemos que el convenio debe regular el ascenso automático por lo menos en las dos categorías inferiores, fijando que tras, como máximo, 3 años el trabajador ascienda de peón a ayudante de oficio.

Otro punto muy importante es el tiempo de desplazamiento. El actual convenio regula que una hasta una hora en la ida y una hora en la vuelta, son por cuenta del trabajador, lo cual a nosotros nos parece una barbaridad. Además, cada vez hay más desplazamentos y esto se ha convertido en una demanda que hay que regular. Nosotros queremos, por lo menos, reducirlo a la mitad.

También está el tema de la jubilación. Ahora la ley te permite jubilarte anticipadamente y parcialmente pero tiene que ser en consenso con el empresario. A nosotros nos parece que eso inviabiliza la posibilidad de jubilarte porque tu no puedes condicionar un derecho a que el empresario te lo conceda. Un trabajador de la construcción llega muy quemado a los 60 años y cuando decides jubilarte porque tienes años cotizados, estás condicionado por que el empresario te de o no el visto bueno. Nosotros queremos introducir en el convenio que aquel trabajador que lleve veinte años en una empresa o en el sector, tenga derecho cuando quiera de escoger si se jubila o no.

Otra demanda continua de los trabajadores es, por ejemplo, un nuevo artículo de licencias y permisos, que hace 15 años que no se modifica y otras demandas más, pero estos son para nosotros los puntos fundamentales.

EM.- ¿Y cuál es la situación hoy en el conflicto? ¿Cuáles son los siguientes pasos a dar que planteáis desde los sindicatos?

XXM.- Bueno, el conflicto es novedoso. Hay que decir que hace 18 años que no hay movilización en el sector de la construcción. Paradójico en un sector que nadie discute que es el que tira de la economía. A raíz de obtener la mayoría, nosotros quisimos forzar la situación pero la patronal decía que hasta que se firmara el convenio estatal no reiniciaba las negociaciones y hemos perdido esos meses. Nosotros pensamos que es una patronal mal acostumbrada, ya que se resolvía todo en tres mesas de negociación, se firmaba y ya está. No está situada en los nuevos tiempos, no acepta la nueva correlación de fuerzas ni la nueva situación. Esto es un obstáculo para avanzar ya que la patronal no está a la altura de las circunstancias. Ojalá me equivoque, pero posiblemente vaya a haber un conflicto largo y difícil. Al final va a tener que haber un acuerdo. No conozco ningún conflicto por largo y tenso que fuera en el que al final no haya un acuerdo. Allá ellos si lo quieren alargar de manera gratuita. Nosotros pensamos que hay un sentimiento mayoritario en la gente de que tiene que haber cambios. Este tema de la construcción puede sentar precedentes para otras provincias de Galicia. Todos, tanto la patronal como Comisiones y UGT, están pendientes para ver lo que da de sí este conflicto a través de la movilización porque tienen miedo de que se pueda extender. En Ourense ya se firmó el convenio pero en A Coruña y Lugo, aún no ha habido reuniones de la mesa de negociación. La patronal sabe que puede sentarse un mal precedente porque si aquí somos capaces de darle un impulso importante al convenio en otras provincias verán que es fácil y sólo hay que movilizarse. Tanto la patronal  de la construcción como la CEG (Confederación de Empresarios de Galicia) no quieren que se consolide un modelo sindical reivindicativo. En la provincia de Pontevedra, estuvo antes el metal, ahora la construcción... y si da resultado, si eso se plasma en convenios diferenciados, la gente toma nota y ve que moviendo a la gente se pueden conseguir cosas.

EM.-¿Cuál es la actitud de la Xunta, ahora que tenemos por fin un gobierno de izquierdas, hasta este momento?

XXM.- En ese sentido, oficialmente, no han movido nada. Se ha dicho que la Consellería de Trabajo se ha ofrecido a mediar, pero nosotros oficialmente no sabemos nada. A mi se dirigieron a través de Inspección de Trabajo, pos si nos interesaba la llamada conciliación previa. Nosotros dijimos que para hacer el paripé, reunirnos y levantarnos, no. Además, en este caso, aunque hubo once reuniones y se habló de todo, no se acordó nada. No hubo acercamiento en ningún punto. A diferencia de otros conflictos, en los que te separa el tema económico o cualquier otro, aquí son diez puntos, algunos en los que coinciden todos los trabajadores. Esto hace que si la patronal va con la idea de desbloquear paulatinamente el tema, se pueda eternizar la negociación. Nosotros lo que no queremos es ir a una mesa de negociación a hablar, hablar y hablar. El día que se sienten, tienen que hacer con la idea de que hay que concretar. Nosotros ya dijimos que, como hay cambios de profundidad, los avances sean graduales en el tiempo para que se consoliden. Cuando nos llamó Inspección, ya dijimos que cuando vayamos [a la negociación], hay que ir con al idea de que los puntos que están en esta plataforma deben ser introducidos en el convenio. Miraremos en qué medida, si en un año, en dos o en tres. Nosotros, por ejemplo, el tema del complemento salarial lo planteamos a cinco años, que sea gradual. No se puede decir que la posición de los sindicatos sea intransigente. Sí con medidas de profundidad pero no intransigentes.

EM.- ¿Y cuáles son los planes para los próximos días?

XXM.- Nosotros, previendo que el tema vaya para largo, lo que queremos es centrar la movilización por las mañanas, con piquetes a primera hora, y por la tarde recorrer los distintos sitios por si hay obras en funcionamiento.

 

EM.- En caso de que el conflicto se estanque, ¿existe la posibilidad de extender la lucha al resto de Galicia?

XXM.- Esa posibilidad no la hemos contemplado. Pero claro, depende. Preferimos no hablar de lo que pueda suceder dentro de tres semanas. El plan de momento es huelga intermitente las tres primeras semanas y después indefinida si vemos que el tema no da de sí. Evidentemente ahí tendremos que pensar y puede que arroparlo con otros sectores que también están estancados: carpintería, mármoles y piedras... Ya podían estar ahora en huelga, porque hay motivos, pero en ese momento ya se vería. Una posibilidad sería por supuesto extenderlo a otras provincias, pero ahora mismo no hay nada preparado al respecto