Imprimir
Xoan Maroño

Vicepresidente del Grupo Minusválidos Ferrol

Movilizaciones como la huelga general del 20-J o la marcha a Madrid del 5 de octubre deberían ser el camino cada vez que se produzca cualquier recorte de los derechos de los trabajadores, donde todo el movimiento sindical unido demuestre a los gobernantes que cualquier ataque que pretenda que el mercado laboral esté como a los empresarios les convenga, será contestado con la unidad de todos los colectivos que sufren dichos ataques.

Desde el colectivo de personas con discapacidades creemos que todos los recortes que se producen nos repercuten como trabajadores. La mayoría están en Centros Especiales de Empleo (CEE), donde los salarios y los derechos sindicales dejan mucho que desear, así como el chantaje psicológico a dichos trabajadores, diciéndoles que “si no trabajáis aquí no encontraréis otro empleo”.

Los Centros Especiales de Empleo son empresas en donde casi la totalidad de los trabajadores son personas con alguna discapacidad, por los que el empresario recibe unas ayudas que son las siguientes:

· El 50% del SMI por cada trabajador.

· El 100% de la cuota empresarial a la Seguridad Social.

· Hasta 12.000 euros por cada puesto de trabajo creado.

· Subvención para la adecuación del puesto de trabajo a las discapacidades.

· Ayudas a fondo perdido para inversiones en la empresa, etc.