Imprimir

gaza_oe_portada.jpgEl lunes 19 de Enero se anunciaba a bombo y platillo por parte de las principales potencias mundiales que la invasión contra el pueblo de Gaza por fin había terminado, "gracias" a una tregua unilateral planteada por el gobierno israelí. El Sindicato de Estudiantes mantiene la jornada de solidaridad con el pueblo palestino prevista para el día 22 de Enero. La mejor manera de garantizar que estos acontecimientos no se repitan es continuar con la movilización y la lucha en defensa del pueblo palestino y contra el sistema capitalista.

El lunes 19 de Enero se anunciaba a bombo y platillo por parte de las principales potencias mundiales que la invasión contra el pueblo de Gaza por fin había terminado, "gracias" a una tregua unilateral planteada por el gobierno israelí.

gaza4.jpgEl mensaje que tratan de extender por todo el mundo es que con este nuevo escenario de "paz" se cierra un lamentable episodio de la historia reciente. Desde el Sindicato de Estudiantes, no compartimos en lo más mínimo ésta afirmación.

Si el día de ayer se consiguió llegar a esta situación de alto el fuego momentáneo, ha sido única y exclusivamente por la presión que, desde Estados Unidos se ha hecho para asegurarse de que la toma de posesión de la presidencia norteamericana, por parte de Barack Obama, no se hace bajo el sonido ensordecedor de las bombas cayendo sobre población civil en Oriente Medio.

Este alto el fuego no cambia en nada la situación previa al 19 de Enero de 2009. El bloqueo criminal que padece el pueblo de Gaza sigue tan vigente como los últimos meses. La situación de pobreza y devastación se continúa agravando por momentos. La ausencia de los más mínimos derechos humanos en la región sigue siendo la norma imperante.

Durante estos 23 días de barbarie, hemos podido escuchar a todo tipo de políticos occidentales y del mundo árabe llorando lágrimas de cocodrilo por la actitud desproporcionada con la que había actuado el gobierno israelí. El colmo de la desfachatez lo pudimos ver ayer, cuando un representante del gobierno hebreo pedía perdón a las víctimas de ésta masacre; la mayoría civiles, mujeres y niños.

En estas semanas no hemos visto nada más que discursos y más discursos. Ni siquiera cuando escuelas, hospitales y centros de refugiados de la ONU eran bombardeados a conciencia, hemos visto tomar ninguna medida seria por parte de éstos mismos políticos, y mucho menos por parte de los responsables de la propia ONU.

Lo que si se ha podido ver durante estos 23 días de muerte y destrucción en Gaza, ha sido a millones de personas en todo el mundo gritando en las calles su repulsa a esta acción criminal, así como las exigencias a sus respectivos gobiernos para que tomasen cartas en el asunto y garantizasen que Israel dejaba de aniquilar a un pueblo inocente.

Las protestas contra ésta intervención imperialista también han sido secundadas en el propio Israel, donde la mayor "democracia" de la región ha deteniendo, en tan solo tres semanas, a más de 700 manifestantes israelíes que promovían movilizaciones en favor de la paz con Palestina.

La "paz" alcanzada en las últimas horas sólo garantiza que más temprano que tarde se vuelva a desencadenar una situación idéntica a la que hemos presenciado durante éstos días. Las condiciones de opresión y miseria que continúa padeciendo el pueblo palestino, son el mejor caldo de cultivo para que sigan arraigándose sectores fundamentalistas que en nada ayudan a la liberación del pueblo de Palestina.

Es por todo esto por lo que desde el Sindicato de Estudiantes mantenemos la jornada de solidaridad con el pueblo palestino prevista para el día 22 de Enero. Si durante éstas semanas hemos visto a los políticos de todo el mundo echarse las manos a la cabeza ante la invasión israelí, no ha sido por motivaciones de carácter humanitario, sino por el pánico que éstos mismos políticos tenían ante un movimiento de millones de personas en todo el planeta exigiendo el cese de ésta masacre.

Estos meses todo el mundo está comprobando como el sistema capitalista está sumido en una de las mayores crisis económicas de la historia y ahora millones de personas se cuestionan si éste sistema es compatible con la vida en paz para el conjunto de la humanidad. Son éstas reflexiones, que cada vez hacen más y más trabajadores en todo el mundo, las que han provocado que estos mismos presidentes y ministros se pronunciasen contra la invasión de Gaza. La mejor manera de garantizar que estos acontecimientos no se repitan es continuar con la movilización y la lucha en defensa del pueblo palestino y contra el sistema capitalista.

¡22 de enero: jornada de solidaridad estatal con el pueblo palestino!

¡Fuera tropas de ocupación israelíes de Gaza!

¡No a la impunidad del ejército sionista!