Imprimir

El fraude electoral  en las elecciones presidenciales de Irán, el pasado 12 de Junio, ha desatado en las calles una impresionante oleada de movilizaciones mostrando el  enorme descontento de la población iraní contra la dictadura fundamentalista. El odio de la mayoría de la población, acumulado durante años del régimen reaccionario y  despótico de Ahmadinejad, ha estallado en un auténtico movimiento revolucionario de las masas.

 

El fraude electoral  en las elecciones presidenciales de Irán, el pasado 12 de Junio, ha desatado en las calles una impresionante oleada de movilizaciones mostrando el  enorme descontento de la población iraní contra la dictadura fundamentalista. El odio de la mayoría de la población, acumulado durante años del régimen reaccionario y  despótico de Ahmadinejad, ha estallado en un auténtico movimiento revolucionario de las masas. El debate presidencial entre  el candidato reformista Mousavi y Ahmadinejad  hizo que millones de jóvenes y trabajadores expresasen sus deseos de cambio en estas elecciones históricas en las que, según datos oficiales del propio régimen, más del 80% de la población,  más de 40 millones de personas, acudieron a las urnas. Esta enorme participación indicaba la victoria de Mousavi, sin embargo rápidamente se anunció la "flamante" victoria electoral de Mahmoud Ahmadinejad por un 62,63 % , frente a un 33,75% de Mousavi. ¡El anuncio del resultado electoral se realizó  incluso antes de que hubiese dado tiempo a recontar los votos!

El fraude electoral masivo ha desencadenado un verdadero movimiento revolucionario de masas, que refleja un malestar mucho más profundo. La opresión hacia las mujeres y la juventud, el aplastamiento de los derechos  democráticos más básicos, los asesinatos a sindicalistas, la caída en los niveles de vida,  el desempleo, la inflación galopante, las privatizaciones, los recortes de subsidios, la falta de vivienda, etc. son lo que está detrás de este movimiento de masas

Los gobiernos occidentales han demostrado su absoluta hipocresía con la lucha del pueblo de Irán. Preparados para una nueva fase de negociaciones con los Mulas fundamentalistas, el gobierno de Obama y los responsables de la UE se han limitado a observar cínicamente como las fuerzas represivas del régimen masacran a la población inocente.  Los imperialistas están aterrorizados por los efectos que un movimiento de masas en Irán puede desencadenar en todo Oriente Medio, desafiando sus intereses imperialistas en la zona.

Ante la heroica lucha de nuestros hermanos y hermanas en Irán, el Sindicato de Estudiantes queremos manifestar:

Para millones de iraníes ya no se trata de reformar el régimen reaccionario del fundamentalismo, sino de acabar con él definitivamente. Apoyamos la lucha del pueblo iraní por los derechos democráticos, la libertad de expresión, organización y prensa; por la libertada sindical y el derecho a huelga; por el aumento general de los salarios. Este es el camino a seguir, estudiantes y trabajadores  son los verdaderos protagonistas del movimiento desencadenado en Irán, desafiando las amenazas de represión del régimen. Esta es la base para dar un paso más e impulsar la huelga general, hasta lograr imponer una Asamblea Constituyente Revolucionaria que debe ser organizada por los trabajadores, los jóvenes, los campesinos y todos los oprimidos del país.

¡ABAJO LA DICTADURA DE LOS MULÁS!

¡HAY QUE  PREPARAR LA HUELGA GENERAL!

¡SOLIDARIDAD CON LA LUCHA DE LOS JÓVENES Y TRABAJADORES IRANÍES!