Imprimir

estudiantes_iran.gifEl intento del régimen iraní de volver a enterrar los muertos en la guerra Irán-Iraq en los terrenos de la universidad provocaron las protestas de cientos de estudiantes, enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y más de 70 detenidos.

 

El intento del régimen iraní de volver a enterrar los muertos en la guerra Irán-Iraq en los terrenos de la universidad provocaron las protestas de cientos de estudiantes, enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y más de 70 detenidos.

Maniobras para evitar la protesta

Las fuerzas de seguridad, con la cooperación de funcionarios del Ministerio de Ciencia y de la Universidad Amir Kabir (Teherán), la semana pasada llegaron a un acuerdo para que la ceremonia funeraria continuara sin protestas. Rahaii, el rector de la universidad, ha hecho una solicitud para detener a cuatro estudiantes encerrados en la universidad, para obstruir el paso a 12 estudiantes y contactar con las familias de los estudiantes para presionarles. Todos estos pasos tenían como intención garantizar que no se producirían las protestas.

estudiantes_iran_grande.gifDurante los últimos dos días, después de que los estudiantes se opusieran al "entierro de los mártires" (es decir, muertos de guerra) en los terrenos de la universidad, las autoridades cambiaron la ceremonia a un lugar público porque así podrían traer con más facilidad a las fuerzas pasdaran y basiji al campus. Desde el domingo (22 de febrero) han llenado con este tema todas las vallas de Teherán. El domingo el Ayatolá Jamenei publicó una declaración en la que daba la bienvenida a la ceremonia funeraria para intentar acallar las protestas.

Además, Fars, ISNA y otras muchas agencias de noticias de la fracción autoritaria han publicado muchas noticias sobre las ventajas del entierro en la universidad, intentando amenazar a los estudiantes disidentes. Uno de los últimos casos fue cuando una web publicó un artículo sobre que los basiji talebs (estudiantes religiosos) en la provincia de Qom habían celebrado una reunión para expresar su apoyo al entierro.

La protesta de los estudiantes

A pesar de todas las presiones, los estudiantes de Amir Kabir arruinaron esta charada de entierro de los muertos de guerra. Coreando consignas como: "Para el dictador actual los muertos de guerra se han convertido en su excusa", "No a los talibán, ni en Kabul ni en Teherán", "los basiji están perdidos", "Armas, tanques, basijis no se usarán más", los estudiantes protestaron en medio de una situación de seguridad muy tensa dentro de la universidad.

Brutal ataque a los estudiantes

Las fuerzas pasdaran y basiji que, debido a su presencia, no podían imaginar que se celebrarían las protestas estudiantiles dentro del campus, reaccionaron de una manera furiosa y brutal golpeando a los estudiantes. Los supuestos agentes del Islam, armados con cuchillos, espray pimienta y armas de artes marciales, descargaron su frustración sobre los estudiantes.

Más de 60 estudiantes resultaron heridos y unos 20 están graves en los hospitales, 3 de ellos en situación crítica. Los estudiantes tienen heridas serias provocadas por los cuchillos y puños de hierro. Cuando los estudiantes fueron llevados al hospital, agentes del ministerio de información se apostaron en la puerta de los hospitales para evitar que se extendieran las noticias sobre la situación de los estudiantes heridos.

La detención de los estudiantes

Después del entierro de los ataúdes y los golpes a los estudiantes, comenzaron las detenciones. A los pocos minutos de terminar la ceremonia funeraria, todos los detenidos fueron empujados a furgonetas rojas. No hay información sobre dónde los han llevado.

Los agentes del ministerio de información, ayudado por el personal de seguridad de la universidad, estaban presentes en las puertas para detener a todo aquel que abandonaba la universidad. Incluso aunque muchos estudiantes querían quedarse en el campus unas cuantas horas debido a la situación de inseguridad, el rector anunció que nadie se podría quedar después de las 7 de la tarde y pidió al personal de seguridad que despejase la universidad. Al mismo tiempo, los agentes del ministerio de información, ayudado por la seguridad, pedían carnés y detenían al que protestaba.

Según las últimas cifras hay 70 estudiantes detenidos, la mayoría en la comisaría nº 107 en la Plaza de Palestina. Pero no hay información sobre su situación. El personal de seguridad de la universidad está presente en la comisaría ayudando a la policía en la identificación. Todos los estudiantes son fotografiados y les confiscan sus carnés de estudiante. La policía y las fuerzas de seguridad han estado abusando y abusando de los estudiantes, sobre todo con los que corearon "No al dictador". El 24 de febrero fueron liberados más de 40 estudiantes, con casi 30 aún detenidos.

Este artículo se basa en un informe colgado en la web de los estudiantes de la Universidad Amir Kabir.

{youtube}UytG8wByRIQ{/youtube}

{youtube}-BXKkLzbWak{/youtube}