Corriente Marxista Internacional

En la tarde de este lunes 7 de setiembre recibíamos de los camaradas de SINGETRAM la noticia del retiro del pliego de cierre por parte de la gerencia de MMC Automotriz y el reinicio de actividades a partir del 21 de este mismo mes. Este triunfo de los trabajadores de Mitsubishi se ha dado sobre la base de la movilización, la firmeza en la defensa de la dignidad de los trabajadores y los puestos de trabajo, en la genuina democracia sindical a la hora de discutir la actuación frente al lock out patronal y a la participación conjunta de obreros, campesinos, estudiantes y comunidades en la concreción de una Comuna Socialista que impulse el Parque Industrial Socialista en la zona industrial Los Montones, de Barcelona agrupando a las bases del PSUV contra la nueva agresión de la multinacional japonesa.

En la tarde de este lunes 7 de setiembre recibíamos de los camaradas de SINGETRAM la noticia del retiro del pliego de cierre por parte de la gerencia de MMC Automotriz y el reinicio de actividades a partir del 21 de este mismo mes. Este triunfo de los trabajadores de Mitsubishi se ha dado sobre la base de la movilización, la firmeza en la defensa de la dignidad de los trabajadores y los puestos de trabajo, en la genuina democracia sindical a la hora de discutir la actuación frente al lock out patronal y a la participación conjunta de obreros, campesinos, estudiantes y comunidades en la concreción de una Comuna Socialista que impulse el Parque Industrial Socialista en la zona industrial Los Montones, de Barcelona agrupando a las bases del PSUV contra la nueva agresión de la multinacional japonesa.

El lock out patronal

El pasado 24 de Agosto la empresa concretó la suspensión de operaciones en la planta de MMC Automotriz, ubicada en la Zona Industrial de Los Montones, en Barcelona, Anzoátegui, paralizando la ensambladora de manera unilateral en un nuevo intento por acabar con el sindicato SINGETRAM. Al mejor estilo del paro patronal de diciembre 2002, la gerencia de la ensambladora automotriz decidió el cierre de la planta, amenazando con no reanudar operaciones, la posibilidad de abandonar la producción en el país, todo esto aduciendo una supuesta anarquía dentro de la empresa y una baja productividad de los trabajadores de la planta. En la nota de prensa publicada el mismo 24 por AFP se señala que "La compañía, cuya planta ensambladora se encuentra en Barcelona, en el este de Venezuela, puso punto final a sus labores debido ‘al bajísimo rendimiento' de sus operaciones a lo que se suma ‘el alto nivel de ausentismo, indisciplina, agresividad y anarquía que impera en un grupo de trabajadores'". Como siempre, el explotador tratando de verter la culpa sobre el oprimido, sobre las víctimas de la explotación capitalista que somos los/as trabajadores/as.

Está claro que la lucha consecuente que ha adelantado los camaradas de SINGETRAM, dignificando las condiciones laborales, de seguridad y salud laboral, así como la defensa de los puestos de trabajo y la lucha contra la tercerización son las causas reales de este cierre. Se trata de la necesidad del patrono de quebrar el sindicalismo clasista y combativo, para aumentar la explotación de los trabajadores y aumentar la plusvalía. Esto no está sólo claro para la gerencia de MMC Automotriz sino para la burguesía venezolana en general. No es casualidad que al día siguiente que se hacía público el cierre unilateral de la ensambladora, Noel Álvarez, presidente de FEDECÁMARAS, declarara en rueda de prensa su apoyo al cierre, atacara al sindicato señalando que "lo que está sucediendo con la ensambladora (...) obedece a una profundización de los conflictos laborales, que ha acontecido de manera recurrente en otras empresas, cuando un grupo de sindicalistas en vez de defender sus intereses, actúa de manera política" y adicionalmente "advirtió que no sólo resultará afectada la economía del estado Anzoátegui, sino que también una gran cantidad de trabajadores van a quedar cesantes". Incluso en un arrebato de cinismo, Álvarez llegó a decir que los empresarios están "empeñados" en tratar de mejorar las relaciones. Esto cuando no sólo desde 1998 estamos viviendo el período de mayor huelga de capitales en el país y sobre todo en los últimos años ha arreciado la campaña de sabotaje por parte de la burguesía a la economía nacional, agravada ahora por la actual crisis capitalista que está golpeando al país.

 "El incremento de los sindicatos es de 300% aproximadamente y, en su mayoría, tienen carácter partidista, lo que causa paralelismo sindical y la paralización de actividades, que afectan profundamente la cadena productiva del país", señalaba Álvarez. El problema central para la burguesía, como hemos señalado distintas veces, es que producto del proceso revolucionario se ha dado un reimpulso a la conciencia y combatividad de la clase obrera y ha barrido en muchos casos con la vieja burocracia sindical, sumisa a los deseos de la patronal y complaciente con los recortes a los derechos laborales a los/as trabajadores. Según reseñaba el diario burgués El Nacional, "los problemas sindicales han estado marcados por la penetración de ideologías políticas que nada tiene que ver con las reivindicaciones contractuales y afectan a empresas, empleados y consumidores". Es justamente la elevación de la conciencia de clase y los elementos de democracia obrera que se han generado en muchos de los nuevos sindicatos que han surgido desde la base lo que realmente teme esta gente. Es justamente el cuestionamiento a las relaciones de producción, a entender que el poder real está es en manos de los trabajadores y que no necesitamos de patronos y empresarios para producir, porque somos justamente nosotros quienes generamos la riqueza. Este es camino que está planteando el Presidente Chávez y que están siguiendo los trabajadores de MMC automotriz.

La inspectoria del trabajo se opone al cierre.

El Ministerio del Trabajo inmediatamente calificó la acción de los gerentes como un cierre patronal unilateral injustificado y demandó la inmediata apertura de la planta y el reinicio de las actividades productivas, todo ello además cuando los camaradas de Singetram demostraron la falsedad de las imputaciones del pliego que presentaba la empresa.. Así mismo, la inspectoría, mediante decisión administrativa adoptada desde el mismo lunes, impuso a MMC Automotriz la obligación de cancelar los salarios y beneficios laborales causados a favor de los/as trabajadores/as, dado que la suspensión se deriva de una acción unilateral del patrono, según reseñaron los medios. Sin embargo, la gerencia se negó a la reapertura indicando en un comunicado que supuestamente "No están dadas las condiciones de seguridad necesarias para operar y, por lo tanto, se justifica la paralización de las actividades". En concordancia con su argumentación inicial para el cierre de la planta, el comunicado con que rechazaban la orden de reapertura indicaba que "Panfletos y carteles con amenazas a la vida de varios compañeros de labores, quienes han interpuesto denuncias en el Ministerio Público, demuestran que el clima de agresión y violencia imperaba dentro de las instalaciones de la empresa bajo una absoluta impunidad". Sin embargo, recordemos que es la propia gerencia de MMC Automotriz la que estuvo implicada en la represión sangrienta con el asesinato de los compañeros Pedro Suárez y Javier Marcano, así como varios heridos de bala cuando usando un comando del GRIP de Poli Anzoátegui  intentaron retomar el control de la planta a sangre y fuego el pasado 29 de Enero de 2009.

Respecto a las acusaciones de la gerencia de MMC Autonmotriz, ya el camarada Félix Martínez secretario general de Singetram, había aclarado que si bien el pasado 21 de marzo se llegó a un acuerdo con la empresa de producir 60 vehículos al día, "esto estaba condicionado a que MMC cumpliera con los beneficios laborales. En vez de eso, vienen acosando a los trabajadores, incitando a la violencia. Queremos dejar claro que lo que está pasando dentro de la empresa es únicamente responsabilidad de la gerencia que no tiene capacidad de responder". Incluso señaló la grave situación humanitaria que se generaba con la suspensión por parte de la empresa de "las terapias de rehabilitación de 125 enfermos ocupacionales", compañeros/as que habían gastado su salud produciéndole riqueza a estos parásitos en condiciones de sobreexplotación que ahora los quieren echar como si fueran chatarra.

Éxito de la Asamblea popular para formar La Comuna Socialista.

Este conflicto nuevamente ha demostrado el papel primordial que puede y debe jugar la clase trabajadora en la revolución y la importancia de la democracia obrera en las organizaciones sindicales y cómo éstas pueden nuclear y promover la creación órganos de lucha revolucionarios que aglutinen no sólo a los trabajadores/as de una empresa en particular, sino también concretar la unidad de la clase a través de la lucha concreta y acercar a los demás sectores oprimidos. Ya desde el 25 de Agosto, cuando los trabajadores/as de MMC Automotriz se reunieron con representantes del Ministerio del Trabajo en Anzoátegui para iniciar los procedimientos legales para contrarrestar las pretensiones del patrono,  Desde Singetram se anunciaba que el camino para luchar contra las pretensiones de cierre de la planta pasaba por la acción conjunta de los trabajadores de la zona industrial Los Montones de Barcelona junto a los Consejos Comunales de la zona y sus alrededores, además de la participación de campesinos y estudiantes.

Así, el pasado 28 de Agosto se realizó en la Zona Industrial Los Montones una gran Asamblea Popular donde participaron los diversos sindicatos que hacen vida en la zona, así como consejos comunales de los alrededores, aclarando la situación de lock out patronal y proponiendo la idea de crear en la zona una Comuna Socialista tal cómo ha planteado el Presidente de la República que desde las bases y de manera organizada de respuestas concretas a los problemas que afectan a los/as trabajadores/as de la zona pero también a las comunidades aledañas. Se hicieron los preparativos para instaurar en una gran asamblea realizada el pasado sábado 5 de Setiembre para conformar un equipo promotor de la Comuna Socialista, aglutinando a la mayor cantidad de sindicatos de la zona, así como Consejos Comunales, Campesinos/as y Estudiantes.

Con más de 750 personas, el sábado se inició esta nueva asamblea con la participación de la mayoría de los sindicatos de la zona industrial, consejos comunales de Barcelona e incluso algunos de Puerto La Cruz, compañeros/as del Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora y estudiantes de la UNESR y UDO principalmente. El ambiente era claramente de entusiasmo y combatividad. De esta manera, se discutieron no solo los problemas laborales que hay en las empresas de la zona industrial, particularmente el caso de MMC pero también de empresas como VIVEX, que lleva ya más de 8 meses de ocupación ante los ataques del patrono. Unos 50 asistentes a la Asamblea se decidieron a constituir activamente el Comité Promotor de la formación de la Comuna Socialista de la Zona Industrial de Los Montones y así empezar a dar soluciones concretas a los problemas que aquejan a la zona.

Victoria obrera y popular: Derrotado el lock out

Ya en la tarde de ayer nos comunicaban los camaradas de SINGETRAM que finalmente el patrono había desistido del cierre y se ha acordado una fecha para la reapertura de la planta para este 21 de Setiembre. Según una nota publicada el día de hoy por el diario burgués El Tiempo, "La ensambladora anunció el reinicio de las operaciones para el próximo 21 de septiembre, señalando que diversas disposiciones legales abren paso a la restitución de las condiciones de seguridad para funcionar." Adicionalmente, la nota de El Tiempo señala que "Sin ofrecer detalles del acuerdo alcanzado entre la empresa y sus trabajadores, la planta señala, mediante un comunicado, que proseguirá en su plan de mejoras relativas a higiene y seguridad laboral, y espera que se cumpla la orden legal que prohíbe la circulación, dentro de sus instalaciones, de propaganda que incite a la violencia."

La realidad es que el patrono ha tenido que desistir como consecuencia de la correcta movilización de los trabajadores no sólo de Mitsubishi sino de gran parte de la zona industrial, involucrando al PSUV, al Frente Socialista de Trabajadores y  la unidad de acción concretada en sendas asambleas populares en la que participaron también campesinos, estudiantes y consejos comunales de la zona. La tarea es ahora continuar organizando a la base revolucionaria, desarrollar las patrullas laborales del PSUV  para que los trabajadores y las comunidades esten preparados para las nuevas arremetidas de la multinacional MMC  e impulsar la Comuna Socialista del parque industrial "los montones" con el fin de dar solución al abandono al que la burguesia y la burocracia estatal tiene abocada a la zona.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org