Corriente Marxista Internacional

p1160156.jpgEn el día de hoy, 24 de agosto, la multinacional MMC automotriz  emitió un comunicado por el que "suspende  operaciones"en su factoría de Barcelona (Estado Anzoátegui). La excusa de la multinacional  para este cierre patronal es  "el bajísimo rendimiento de nuestra operación se suma el alto nivel de ausentismo, indisciplina, agresividad y anarquía que impera en un grupo de trabajadores". Estas calumnias contra los trabajadores representan un nuevo ataque a los trabajadores y sus familias y forman parte de la campaña para romper la resistencia de los trabajadores y destruir la organización sindical Singetram, que organiza mayoritariamente a los obreros de la planta y que ha luchado de manera incansable para defender los intereses de los trabajadores contra la explotación de la multinacional.

En el día de hoy, 24 de agosto, la multinacional MMC automotriz  emitió un comunicado por el que "suspende  operaciones"en su factoría de Barcelona (Estado Anzoátegui). La excusa de la multinacional  para este cierre patronal es  "el bajísimo rendimiento de nuestra operación se suma el alto nivel de ausentismo, indisciplina, agresividad y anarquía que impera en un grupo de trabajadores". Estas calumnias contra los trabajadores representan un nuevo ataque a los trabajadores y sus familias y forman parte de la campaña para romper la resistencia de los trabajadores y destruir la organización sindical Singetram, que organiza mayoritariamente a los obreros de la planta y que ha luchado de manera incansable para defender los intereses de los trabajadores contra la explotación de la multinacional.

p1160156.jpgAl igual que el 11 de abril de 2002, durante el golpe de estado, la gerencia de la multinacional trata  de criminalizar a  los trabajadores  y engañar al pueblo . Del mismo modo que la derecha y la burguesía trataban de culpabilizar al presidente Chávez  de la inestabilidad del país  ahora tratan de culpabilizar al sindicato Singetram como el causante del cierre. Como señalaba el  diario El Tiempo de Anzoátegui en su edición de hoy: "Por ahora está planteado negociar la planta al tiempo de que advierten de que la única manera de que se retomen las actividades es que se garantice la seguridad de todos sus trabajadores en un ambiente de paz y alcanzar los niveles óptimos de productividad. Hacen hincapié en que no están dispuesto a negociar con el actual sindicato que preside Félix Martínez, sino directamente con el Ministerio del Trabajo, tal como lo establece la Ley".

Este cierre patronal es un nuevo intento de destruir el sindicato, por ello el conjunto del movimiento revolucionario bolivariano y socialista no puede permitir este lock out patronal contra los trabajadores de MMC que es una amenaza contra el movimiento de los trabajadores de todo Anzoátegui y de toda Venezuela.

Nuevo intento en 2009 de destruir el sindicato Singetram por defender los reclamos de los trabajadores y hacer cumplir la constitución nacional.

El 9 de enero de este año los trabajadores de MMC  automotriz  tomaron la planta de Barcelona en respuesta al intento de despido de los  137 trabajadores subcontratados de Induservis  y  por la mejora de las condiciones de trabajo en las que laboran los obreros y otros beneficios laborales (http://venezuela.elmilitante.org/content/view/6365/166/) . En respuesta a esta toma, fuerzas policiales del estado Anzoátegui, junto con jueces  escuálidos que actuaban en conchupancia con la empresa, intentaron desalojar violentamente la planta. Solamente la resistencia heroica de los trabajadores, que soportaron la embestida policial con botes de humos y disparos, que asesinó a balazos a los camaradas Pedro Suárez y José  Marcano, permitió que la toma no fuese derrotada por los patronos. Tras sesenta días de toma,  los trabajadores decidieron devolver la empresa al control de los patronos tras unos acuerdos mediados por el Ministerio del Trabajo donde se recogían la mayor parte de las reivindicaciones  de los trabajadores.

Sin embargo estos acuerdos, como pone de manifiesto esta nueva agresión contra los trabajadores, no eran sino el preludio de un nuevo ataque contra los mismos. También muestra como señalamos desde la CMR, que los intentos desde el ministerio de trabajo de conciliar los intereses de los patronos de MMC y los trabajadores llevarían a envalentonar a los primeros y que volvieran de nuevo a atacar a los trabajadores. Es imposible conciliar los intereses de clases contrapuestas y menos en medio de una revolución. Los intentos de los sectores reformistas en este sentido serán sonoros fracasos y sólo servirán para debilitar la confianza de los trabajadores y el pueblo en sus propias fuerzas y la fe en el gobierno revolucionario que encabeza el Presidente Chávez.  Este cierre  forma parte de la campaña que la burguesía tanto nacional e internacional tiene contra el pueblo venezolano y su gobierno  y que pretende destruir las organizaciones revolucionarias del mismo y socavar todos los avances de la revolución.

Los contrarrevolucionarios intentan desmoralizar a las bases revolucionarias y destruir la organización revolucionaria de los trabajadores y el pueblo para poder destruir  y tumbar la revolución venezolana y salir del presidente Chávez . Por eso asesinan a dirigentes sindicales y campesinos, y ahora de nuevo vuelven a arremeter contra un colectivo que se ha destacado a la hora de hacer frente a sus planes y defender la revolución como son los trabajadores de MMC.

Este cierre, como el de muchas otras empresas (como Vivex, INAF, Gotcha y miles que han cerrado durante estos años de gobierno revolucionario) muestra como la burguesía, tanto nacional como extranjera, no tiene interés en el desarrollo endógeno del país y lo único que busca es explotar y saquear a los trabajadores y el pueblo. Sobre todo además si el pueblo y la clase obrera está organizada y no está dispuesta a que se la explote sin lucha como es el caso de los trabajadores de MMC. 

Los datos que la empresa está divulgando a través de los medios de comunicación para justificar el cierre, acusando a los trabajadores de no querer producir, son falsos. Los trabajadores de MMC han denunciado en varias ocasiones la practica de los empresarios del sector automotriz, incluida Mitsubishi, de exigir divisas a CADIVI para supuestamente importar materia prima y componentes cuando en realidad lo que hacían en muchos casos era traer los carros de Colombia y hacer un negocio redondo a costillas del estado venezolano y de los propios trabajadores. Ahora que el sector está en crisis en todo el mundo y con el cierre de fronteras con Colombia se les cae una parte del negocio, la empresa busca una excusa con la que justificar un cierre o una reducción de la producción y del empleo. Al mismo tiempo, como hemos explicado, intenta quebrar una organización sindical modelo que ha logrado organizar a la inmensa mayoría de la plantilla y no les ha permitido aplicar las mismas políticas de esclavización y tercerización que intentan todos los empresarios.

La clase trabajadora, junto con los sectores populares, los campesinos  y los pobres somos los únicos interesados en desarrollar la industria y la enorme riqueza que atesora nuestro país, y que bajo el estrecho marco del capitalismo y de  la propiedad privada de la banca, la industria y la tierra no se puede desarrollar.  Por ello luchar contra el cierre de MMC  por la defensa de la organización revolucionaria de los trabajadores , en este caso concreto de su sindicato Singetram, obstáculo para la explotación de la masa laboral, es luchar por el socialismo y por la defensa de los las leyes que consagran la constitución nacional.

Contra el Cierre  patronal de la multinacional MMC toma y control por parte de los trabajadores y las comunidades. Por la nacionalizacion bajo control obrero de MMC automotriz.

Frente a esto,  los trabajadores de toda Venezuela  y  el movimiento sindical revolucionario debe  ponerse  en pie de guerra en solidaridad con los trabajadores de MMC. Es necesario realizar una campaña nacional por la nacionalización de MMC automotriz y que la misma empresa sea gestionada por sus trabajadores junto con el gobierno nacional como único medio de defender los puestos de trabajo y de luchar contra la política explotadora e imperialista de las multinacionales.

Al mismo tiempo desde los batallones y patrullas del PSUV se debe organizar una campaña demandando al gobierno revolucionario y la presidente Chávez la nacionalización de la empresa frente a los atropellos continuos de esta multinacional. Los trabajadores de MMC en defensa de los puestos de trabajo y de su futuro no pueden permitir  que la gerencia de la multinacional consiga sus fines y doblegue su voluntad de lucha. El resto de sindicatos clasistas de Anzoátegui, así como el Frente de Trabajadores  del PSUV , los Consejos Comunales y los batallones y patrullas del Partido Socialista Unido deben apoyar la lucha de los trabajadores de MMC y del sindicato Singetram organizando una lucha masiva en defensa de los puestos de trabajo y apoyando a estos para organizar una nueva toma de la empresa y exigir la estatización bajo control obrero y popular de la misma. Siguiendo las palabras del presidente Chávez, "fabrica cerrada fabrica tomada" .

Los trabajadores de MMC, con el apoyo del conjunto del movimiento obrero revolucionario del Estado Anzoátegui y de las comunidades organizadas, deben tomar la planta para garantizar que no se saque la misma la maquinaria, salvaguardarla para toda la nación y  ponerla bajo control obrero como sucedió en enero y febrero. Al mismo tiempo que se organiza esta retoma de la empresa es necesario conseguir todo el apoyo de la base revolucionaria, consejos comunales, estudiantiles, sindicatos , etc  de toda Venezuela  que  apoyan   al Presidente Chávez para que la empresa MMC automotriz sea expropiada  y terminar la pesadilla capitalista en la que se hayan sus trabajadores.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org