Corriente Marxista Internacional

Pablo Cormenzana, miembro activo del PSUV, representante de los obreros de Inveval, co-fundador del Freteco y dirigente del CMR ha venido directamente desde Venezuela para transmitir en Europa la voz del obrero venezolano por medio de varias charlas que han tenido lugar respectivamente en Bruselas, Rotterdam, París y Amberes.

gira_cormenzana3.jpgPablo Cormenzana, miembro activo del PSUV, representante de los obreros de Inveval, co-fundador del Freteco y dirigente del CMR ha venido directamente desde Venezuela para transmitir en Europa la voz del obrero venezolano por medio de varias charlas que han tenido lugar respectivamente en Bruselas, Rotterdam, París y Amberes.


Pablo Cormenzana, miembro activo del PSUV, representante de los obreros de Inveval (empresa venezolana nacionalizada produciendo válvulas), co-fundador del Freteco (Frente Revolucionario de Trabajadores de Empresas en Cogestión y Ocupadas) y dirigente del CMR (Corriente Marxista Revolucionaria) ha venido directamente desde Venezuela para transmitir en Europa la voz del obrero venezolano por medio de varias charlas que han tenido lugar respectivamente en Bruselas (Pas Touche au Venezuela), Rotterdam (Handen Af van Venezuela y CONEIDI), París (Pas Touche au Venezuela y La Riposte) y Amberes (Handen Af van Venezuela y Vonk) en la semana del 19 de enero, cada una de ellas un éxito gracias a la excelente exposición de Pablo, el gran interés y la participación activa de las numerosas personas que asistieron a las charlas. Compartiendo su valiosa información, experiencia y análisis con nosotros, Pablo nos ofreció una amplia visión de la revolución bolivariana en Venezuela, no solamente de los logros que ha tenido hasta ahora, sino también de las dificultades con las que se ha topado esta revolución y en qué dirección va ahora.

CONEIDI, al servicio de la revolución, ha emprendido junto con Pablo Cormenzana esta gira internacional con el fin de divulgar este recuento a las masas europeas, expandiendo así el mensaje del obrero venezolano a través de nuestro camarada.

Rotterdam - 26 de enero 2009

Como introducción en las charlas Pablo contorneó la situación social, económica y política en Venezuela antes de llegar Chávez al poder, explicó el hecho de la masacre de "el caracazo" en el 1989 bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez, la gran pobreza y la corrupción que reinaba por la mala gestión de los gobiernos de dos partidos políticos tradicionales (AD y COPEI) que intercambiaban el poder durante cuarenta años y que entregaron descaradamente las riquezas del país (como por ejemplo privatizando el petróleo) a capitales extranjeros dejando el país en la quiebra. Pablo nos cuenta que el sistema social de aquel entonces estaba basado en un sistema netamente capitalista donde no se cumplía con las necesidades más básicas del pueblo como son la salud, la educación, la alimentación, vivienda, etc. y que el sector que más rechazaba esto eran los estudiantes quienes regularmente organizaban protestas estudiantiles en las cuales por lo general fallecían varios de ellos.

Pablo afirma que en el '92 se producen dos lanzamientos militares de Chávez que por el momento resultan en vano por falta de apoyo de la gran masa popular. Finalmente las masas consiguen en Chávez una válvula de salida para esa situación, y de esa forma Chávez gana las elecciones en el año '98 a pesar de todos los intentos que se hicieron por el gobierno de aquel entonces para impedir la llegada de Chávez al poder.

Como nos explica Pablo, la propuesta de Chávez fue en ese momento de democratizar los servicios que el estado presta para los sectores más pobres y abandonados de la población. La estrategia para poder llevar esto adelante en este momento era el cambio de la constitución que existía desde el '61 diseñada por la clase gobernante y aprobada por esa misma clase, y cambiarla por una constitución que diera un marco legal a todos esos cambios sociales que estaba proponiendo el presidente. La constitución que fue aprobada es una constitución de un alto contenido social y que pone mucho énfasis en la defensa de los derechos humanos pero que no cambia la estructura del estado capitalista que existía. Es decir, el presidente plantea en ese momento que su proyecto está marcado en lo que se llama una tercera vía que en aquel entonces propiciaba Tony Blair, y que sería un capitalismo con rostro humano. Sin embargo a partir de esta adaptación de la constitución se empiezan a tomar una serie de medidas que van directamente a favorecer a las grandes masas populares y esto genera los primeros choques con la burguesía.

gira_cormenzana2.jpgNuestro invitado expone que a principios del 2001 dentro del marco de las leyes habilitantes se aprueba una serie de decretos como la ley de pesca, de tierra, de hidrocarburos, que tocan directamente los intereses de la oligarquía. La oligarquía toma estos decretos como una declaración de guerra y a fines del 2001 preparan un paro patronal donde se lían el sindicato de empresarios (Fedecamaras) con el sindicato propatronal (CTV). Esto fue como un ensayo de lo que luego vendría en el año siguiente con el golpe de estado que lanzan el 12 de abril de 2002. Para este golpe se unen todos los sectores de la oposición, es decir, toda la burguesía, los sectores empresariales, los sectores bancarios, la iglesia católica, incluso hay una gran presencia del gobierno de los EE.UU involucrado en este golpe de estado. Fueron nuevamente las masas venezolanas, el pueblo, que recupera el poder y derrota a la burguesía.

Pablo nos hace ver que a pesar de todos estos intentos de derrotar el gobierno de Chávez, el presidente una vez más perdona y da oportunidad a la oligarquía de entrar en diálogo. La oligarquía ve este gesto de solidaridad del presidente como una muestra de debilidad y planifica su segundo intento de derrotar a la revolución con un paro petrolero desde finales de 2002 hasta principios de 2003 generando un gran caos, buscando cansar las masas. Y una vez más son las masas organizadas, sobre todo el sector de los trabajadores, las que rescatan a la revolución, específicamente los trabajadores petroleros que son los que se organizan en consejos de trabajadores y ponen a producir a la industria petrolera que estaba paralizada.

Pablo nos enseña que aún así el presidente Chávez ofrece a la oligarquía la posibilidad de dialogar. Nuevamente la oligarquía lo ve como señal de debilidad y comienza a preparar su tercer intento organizando lo que es el referéndum revocatorio del año 2004, haciendo todas las trampas posibles con firmas ficticias para así llegar a la cantidad necesaria de firmas y se prepara el referéndum convocatorio. Las masas organizadas en defensa de la revolución salen y participan muy activamente en este referéndum y logran aplastar, esta vez en las urnas, a la oligarquía.

En qué dirección va la revolución bolivariana ahora

Con todos estos intentos y las traiciones de la oposición, Chávez se dio cuenta que esta tercera vía (capitalismo de rostro humano) no era el camino adecuado, y en el 2005 decidió dirigirse más hacia el socialismo. Decidió que todo lo que fue privatizado en los gobiernos anteriores sería nacionalizado, y en ese sentido nacionalizó la compañía de teléfono Cantv, la compañía de electricidad de Caracas, la franja petrolera del Orinoco. Chávez anuncia también la creación del Partido Socialista Unidos de Venezuela, el PSUV, y además de eso lanza la propuesta de los cinco motores constituyentes los cuales implican una reforma de la constitución para hacerla cónsona con el carácter socialista que se le estaba dando a la revolución. Se tomaban una cantidad de medidas importantes, entre otras, se fortalecía el poder comunal y se planteaba la educación política de las masas.

Pablo remarca que el proyecto bolivariano no solo ha tenido un enemigo externo muy identificado como la oligarquía sino que también en la medida que la revolución se iba profundizando también iba surgiendo un enemigo interno que es la propia burocracia gubernamental. Es decir, la lucha de clases que se daba en la calle entre las masas y la oligarquía, también se daba al interior de la revolución entre esas mismas masas y la burocracia que se había formado en el gobierno. El proyecto político de esta burocracia está basado en métodos reformistas basados en tesis de por ejemplo Heinz Dieterich, un ideólogo reformista que le ha dado un carácter contrarrevolucionario a la política que ha seguido esta burocracia. Este sector burocrático se ha encargado internamente de que estas empresas nacionalizadas sigan con una estructura capitalista anulando así la participación de los trabajadores y frenando así todas las propuestas que hace el presidente Chávez en por ejemplo el caso de las nacionalizaciones. Esta es la explicación del por qué después de diez años de revolución todavía persisten en Venezuela lacras provenientes del capitalismo como la inseguridad, corrupción, falta de vivienda, inflación.

Por este motivo surgió en las masas chavistas una fatiga y una desmotivación al no ver satisfechas muchas de sus necesidades luego de tanto tiempo de revolución. Este cansancio se demuestra en el referéndum para aprobar la reforma constitucional que fue derrotado. Estas masas chavistas no votaron en contra sino que se abstuvieron de su voto.

Sin embargo como dice Pablo esta fatiga no es motivo de rendirse sino de entender que la revolución se puede culminar, que sí es posible, a condición de que la revolución lleve a cabo las tareas que tiene pendientes a fin de acabar con el capitalismo y así devolver a la población chavista su motivación. Estas tareas constan de la nacionalización de las grandes empresas de producción y del sector bancario, la eliminación de los cargos burocráticos reemplazándolos por colectivos. Pablo remarca entre otras la importancia de nacionalizar estas grandes empresas de producción, de ponerlas a funcionar bajo gestión obrera y poner la producción a servicio del país.

Revolución en la encrucijada

Con estas charlas participativas Pablo hizo ver la revolución bolivariana desde otro ángulo, con muchos ejemplos pragmáticos. Nuestro invitado resume que la revolución venezolana no solo tiene enemigos externos sino también enemigos internos como es la burocracia reformista que al estar incrustada dentro de la revolución obstaculiza el compromiso que tiene el presidente Chávez hacia con el pueblo. Esto implica que la revolución se balancee en un hilo muy frágil, es decir, la revolución ha llegado a una encrucijada donde hay dos opciones, dos caminos que se podrían seguir: o seguimos como estamos con la misma estructura estatal burocrática, o cambiamos a una estructura socialista donde se reemplaza el sector burocrático por colectivos donde el pueblo directamente gestiona tanto las empresas como el país a nivel municipal, provincial y nacional. Nuestro exponente nos anima a seguir la lucha de mano a mano con la revolución a fin de implementar todos estos cambios sociales para que la revolución permanezca y se arraigue aún más en los corazones de todo el pueblo venezolano y latinoamericano y que no se arrebate la revolución como sucedió en el 1973 en Chile con la revolución del presidente Allende.

Gracias a las delegaciones de Manos Fuera de Venezuela en Francia y Bélgica y las organizaciones La Riposte (Francia), Vonk (Bélgica) y CONEIDI (Holanda) se ha podido realizar esta gira internacional de Pablo Cormenzana con la intención de divulgar a la población europea información correcta y análisis de la situación actual de la revolución bolivariana en Venezuela. La revolución bolivariana cuenta con estas organizaciones para contrarrestar la información incorrecta de la mediática internacional y llevar una visión transparente.

Para más información:

CONEIDI

Handen Af van Venezuela

Pas Touche au Venezuela

La Riposte

Vonk

{youtube}xb6jB64IFCw{/youtube}


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org