Imprimir

richard_gallardo_th.jpgEl martes 27 de noviembre, por la tarde, tres dirigentes sindicales fueron asesinados en Aragua, Venezuela. Richard Gallardo, presidente de la UNT de la Región de Aragua, Luis Hernández, presidente del sindicato de trabajadores de Pepsi Cola, y Carlos Requena, fueron a comer algo a La Encrucijada y cuando regresaban a su vehículo fueron asesinados por un hombre armado que llegó en motocicleta. Los tres dirigentes sindicales habían pasado todo el día apoyando la lucha de 400 trabajadores de la planta procesadora de leche Alpina, de propiedad colombiana.

richard_gallardo.jpg 

El martes 27 de noviembre, por la tarde, tres dirigentes sindicales fueron asesinados en Aragua, Venezuela. Richard Gallardo, presidente de la UNT de la Región de Aragua, Luis Hernández, presidente del sindicato de trabajadores de Pepsi Cola, y Carlos Requena, fueron a comer algo a La Encrucijada y cuando regresaban a su vehículo fueron asesinados por un hombre armado que llegó en motocicleta. Los tres dirigentes sindicales habían pasado todo el día apoyando la lucha de 400 trabajadores de la planta procesadora de leche Alpina, de propiedad colombiana.

Los trabajadores habían ocupado la planta Alpina, exigiendo el pago de sus salaries y luchaban contra los intentos de la multinacional de cerrar la fábrica. Esa misma mañana se habían enfrentado a la brutal represión de la policía regional. Los tres sindicalistas se habían coordinado con trabajadores de otras fábricas cercanas que se habían declarado en huelga como protesta y reintegrado a los trabajadores de Alpina en las instalaciones, exigiendo la nacionalización bajo control obrero.

El gobernador regional de Aragua, Didalco Bolívar, fue elegido bajo bandera bolivariana, pero junto con su partido (Podemos), se unió a la oposición reaccionaria en la campaña del referéndum de la reforma constitucional en 2007. Tenía vínculos estrechos con los intereses empresariales en el estado y en repetidas ocasiones había utilizado a la policía para reprimir la lucha de los trabajadores para defender los intereses de los empresarios, como cuando por ejemplo los trabajadores de Sanitarios Maracay se dirigían a una manifestación del Freteco en Caracas en abril de 2007. Perdió su puesto como gobernador frente al candidato del PSUV, Rafael Isea, en las elecciones del 23 de noviembre.

El modus operandi de los asesinos es el mismo que utilizan los paramilitares contratados por los empresarios en Colombia para intimidar y asesinar a dirigentes y organizadores sindicales. Los paramilitares colombianos, vinculados a la oligarquía venezolana, han estado presentes y activos en Venezuela durante algún tiempo.

Al conocer estas noticias, la UNT de Aragua convocó inmediatamente un día de protesta con asambleas de masas en todos los centros de trabajo y fábricas. Miles de trabajadores dejaron de trabajar y salieron a las calles el viernes 28 de noviembre por la tarde. También asistieron miles a un enojado cortejo fúnebre el sábado 29 de noviembre y organizaron bloqueos de carreteras en Aragua y Carabobo.

La UNT de Aragua organizó una asamblea regional de emergencia donde se acordó un plan de acción que comenzaría el lunes 1 de diciembre, incluyendo asambleas de masas en todos los turnos de los centros de trabajo de la región, una huelga regional el martes 2 de diciembre y un día nacional de acción el miércoles 3 de diciembre.

En esa asamblea Orlando Chirino, coordinador nacional de la UNT, pidió a los trabajadores que respondieran a cualquier amenaza por parte de los empresarios "ocupando las fábricas y exigiendo que el gobierno las expropiara". Esto es algo que la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR) y al Frente Revolucionario de Fábricas Ocupadas (Freteco) llevan tiempo defendiendo y que repitieron en su declaración de condena de los asesinatos.

La Corriente Marxista Internacional condena estos brutales asesinatos de dirigentes obreros cuyo único crimen es mantenerse firmes en la defensa de los intereses de los trabajadores frente a la intimidación y el terrorismo de la clase capitalista. El principio básico del movimiento obrero es "una ofensa a uno es una ofensa a todos". Enviamos nuestro mensaje de solidaridad a los familiares, amigos y compañeros de Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena, y pedimos al movimiento obrero internacional que se movilice contra estos asesinatos y exija que los responsables sean identificados y llevados ante la justicia.

Oposición a la intimidación

Estos asesinatos se producen en el contexto de una oleada de provocaciones por parte de las bandas reaccionarias en aquellos estados y municipios donde la oposición ganó las elecciones el 23 de noviembre. Como ya avisamos en el pasado, la oligarquía en Venezuela se ha visto obligada a concentrarse en el frente electoral porque la correlación de fuerzas no es favorable para otro golpe de derechas. Pero tan pronto como controlen las posiciones de poder se quitarán su máscara "democrática" y demostrará su verdadera cara reaccionaria. Esto, hasta cierto punto, ya está sucediendo.

Hay numerosos informas de bandas reaccionarias atacando y amenazando a los médicos cubanos, emisoras de radios alternativas, a personas que asisten a los planes educativos y sanitarios de la revolución bolivariana, edificios utilizados por consejos comunales y otras organizaciones revolucionarias, etc., Estos ataques se están produciendo particularmente en Miranda, Carabobo, Táchira (todos los estados donde la oposición ganó las elecciones) y en lugares como Maracaibo (donde la oposición consiguió el control del municipio).

El presidente Chávez, en un discurso extremadamente enfadado este domingo, dio numerosos ejemplos de estos ataques que están muy bien documentados. Los medios de comunicación internacionales, en un esfuerzo concertado de presentarle como un megalomaníaco autoritario (a pesar de todas las pruebas que dicen lo contrario) han elegido ignorar estos informes. Por ejemplo, en el británico The Guardian, Rory Carroll escribía: "Chávez intentó volver estos logros  contra la oposición con la pretensión de que sus gobernadores y alcaldes habían revelado tendencias ‘fascistas' incluso antes de haber jurado sus cargos. Alegó que ellos estaban atacando clínicas gratuitas y escuelas. La oposición dijo que eso era absurdo porque fue elegida con la promesa de mejorar los servicios públicos".

En realidad, Chávez, en su discurso dio una larga lista detallada de ataques contra las clínicas y programas educativos. Aquí hay algunos de ellos:

En Barrio Adentro una clínica fue incendiada en Los Taladros, Valencia, Carabobo.

En los municipios de Independencia y Córdoba de Táchira los estudiantes de las misiones tuvieron que abandonar sus clases.

En Miranda hubo ataques y amenazas contra el local de la universidad de la UNEFA en la gobernaduría del estado (ahora controlada por la oposición).

En Los Teques, Miranda, hubo amenazas contra Radio La Voz de Guaicaipuro.

En Puerto Cabello, Carabobo, seguidores del recién elegido gobernador, Salas Feo, amenazaron a médicos cubanos y clínicas de Barrio Adentro.

En el municipio de Guaicaipuro, Miranda, un grupo de 10 médicos cubanos de Barrio Adentro tuvieron que abandonar las casas donde vivían.

Y la lista continúa.

Miles de trabajadores, estudiantes y pobres el viernes se manifestaron ya en Los Teques en defensa de las misiones y contra los ataques contrarrevolucionarios (ver imágenes y vídeos aquí). Algunas veces la revolución necesita el látigo de la contrarrevolución y las provocaciones de las bandas de la oposición podrían provocar la radicalización del movimiento revolucionario.

En un discurso el domingo, citando a Carlos Marx, Chávez correctamente dijo que "lo que estamos presenciando en Venezuela es una expresión de la lucha de clases, los pobres contra los ricos, los ricos contra los pobres". Añadió que estos ataques son sólo "un pequeño ejemplo, una prueba de lo que ocurriría si estos partidos opositores contrarrevolucionarios tomaran el poder en Venezuela". Chávez hizo un llamamiento a la población para que estuviese en "movilización permanente contra lo contrarrevolución".

Es necesaria la acción. ¡Armar a los trabajadores! ¡Expropiar a la oligarquía!

mision_marcha_protesta_rado.jpgEs necesario transformar estos discursos en acción. Si esto es lucha de clases, la única forma de decidirla es arrebatando el poder político y económico de la oligarquía reaccionaria (los capitalistas, los terratenientes y los banqueros). Los asesinatos en Aragua demuestran de lo son capaces los empresarios a la hora de defender sus intereses, poder y privilegio. Pero no fue un accidente aislado. En los últimos diez años más de 100 activistas campesinos han sido asesinados en la lucha por la reforma agraria y otros activistas revolucionarios murieron en las ciudades y el campo. Pero nadie ha sido llevado ante la justicia. Aquellos que participaron en el golpe militar reaccionario de 2002 y en el criminal cierre patronal del mismo año, aún caminan libremente por las calles de Venezuela organizando nuevas acciones reaccionarias contra la voluntad democrática del pueblo. ¡Algunos de ellos incluso se presentaron a las elecciones democráticas del 23 de noviembre!

Como correctamente señala la declaración de la CMR y el Freteco, y como también ahora plantea la UNT de Aragua, los trabajadores necesitan organizar su propia defensa. Cuando el presidente Chávez hizo un llamamiento a todos los hombres y mujeres de la población para que aprendieran a manejar un rifle y participar en la defensa de la revolución, ninguno de los distintos sectores de la dirección de la UNT llevó este llamamiento a las fábricas. Ahora esto es una tarea urgente.

En la fábrica Inveval (gestionada bajo control obrero), los trabajadores ya han creado una unidad de fuerza de reserva del ejército y están discutiendo dejar una guardia permanente en la planta para defenderla contra posibles ataques. Esto es particularmente importante porque Inveval está localizada en Los Teques, Miranda, que ahora tiene un gobernador reaccionario, Capriles Radonsky, responsable del asalto a la embajada cubana durante el golpe de abril de 2002.

Esto se debería repetir en las fábricas y centros de trabajo de todo el país. Los trabajadores deben organizar su propia defensa, nadie lo hará por ellos. La dirección de la UNT debería convocar un día nacional de acción, incluyendo ocupaciones de fábrica y exigiendo la expropiación bajo control obrero de las principales partes de la economía que están en manos privadas. Esta es la única garantía de triunfo para la revolución. No es el momento de vacilar. La revolución no ha sido derrotada. Ahora debería completarse mediante la expropiación de los capitalistas y los terratenientes, y con la destrucción del estado capitalista.