Imprimir

Durante los días 3, 4 y 5 de Septiembre se celebró en la ciudad venezolana de Carora el "Foro Internacional de Economía Carora 2008". Dicho Foro contó en su último día con la participación de la Corriente Marxista Internacional, a través de una videoconferencia con Alan Woods desde Londres, así como con la presencia en el mismo de 2 miembros del Sindicato de Estudiantes y de la Corriente Marxista Internacional "El Militante" de España, y otros 2 compañeros de la Corriente Marxista Revolucionaria de Venezuela.

 

Durante los días 3, 4 y 5 de Septiembre se celebró en la ciudad venezolana de Carora el "Foro Internacional de Economía Carora 2008". Dicho Foro contó en su último día con la participación de la Corriente Marxista Internacional, a través de una videoconferencia con Alan Woods desde Londres, así como con la presencia en el mismo de 2 miembros del Sindicato de Estudiantes y de la Corriente Marxista Internacional "El Militante" de España, y otros 2 compañeros de la Corriente Marxista Revolucionaria de Venezuela.

Videoconferencia con Alan Woods desde Londres

Carora, en el estado Lara, es una de los dos únicos municipios en Venezuela donde un candidato de la izquierda bolivariana enfrentado a la lista oficial "bolivariana" fue elegido en el año 2005. En aquellas elecciones las masas bolivarianas no tuvieron voz a la hora de elegir a sus candidatos, en muchos casos provenientes de la corrupta élite política de la IV República, disfrazados con una franela roja. Sin embargo en Carora, se creó una lista alternativa con el apoyo entusiasta de los militantes de base de la revolución. La lista encabezada por Julio Chávez, ganó. Desde entonces, en Carora se ha hecho un esfuerzo real por democratizar el municipio, transfiriendo poder a los consejos comunales y basándose en la iniciativa revolucionaria del pueblo.

El 5 de septiembre por la mañana, Alan Woods se dirigió a un auditorio entusiasta de unas 500 personas durante más de 1 hora explicando el momento decisivo en el que se encuentra la Revolución Bolivariana. Comenzó destacando la crisis en que se encuentra inmerso el sistema capitalista a escala mundial, que es incapaz de ofrecer perspectiva alguna de futuro a la mayor parte de la población mundial, condenando a millones de seres humanos a la miseria y al hambre. Destacó como todas las ilusiones que tenían los capitalistas después de la caída de la URSS se habían evaporado completamente, y el valor que había tenido el Presidente Chávez al salir públicamente en defensa del socialismo.

En relación a la Revolución Bolivariana, Alan explicó que las masas en Venezuela habían demostrado una y otra vez su alto nivel de conciencia, y preguntando al público del auditorio quién había salvado la revolución el 13 de abril, durante el paro patronal petrolero y en el referéndum revocatorio la respuesta fue unánime, "el pueblo". También explicó que uno de los principales peligros que afronta en este momento la revolución es no dar los pasos decisivos para llevar el proceso revolucionario hasta el final, expropiando a la oligarquía y al imperialismo, con la finalidad de construir una economía planificada bajo control de los trabajadores. En este sentido destacó que hay muchas personas que rodean al Presidente que se visten de chavistas pero tratan de frenar el proceso revolucionario desde dentro de la revolución, tal y como ha destacado el Presidente Chávez en numerosas ocasiones. Muchos intelectuales, como Heinz Dieterich, que le dicen al Presidente Chávez que no debe expropiar a las multinacionales y a la oligarquía. Por esta razón Alan Woods ha dedicado su último libro, "Reformismo o revolución", a combatir estas ideas, explicando que si la revolución no se lleva hasta el final acabará siendo derrotada, tal y como ha ocurrido en otros procesos revolucionarios de la historia.

Entre el auditorio estaba presente Heinz Dieterich, cuyos argumentos reformistas han sido rebatidos por Alan Woods en su último libro, explicando que en definitiva lo que este plantea son los viejos argumentos de la socialdemocracia y del reformismo. Finalmente Alan Woods destacó el aliento que supone la revolución venezolana para el resto de oprimidos del mundo, y que si esta se llevará hasta sus últimas consecuencias sería una luz para los trabajadores y explotados de los 5 continentes.

Cuando Alan Woods terminó de hablar el auditorio se levantó entusiasmado para aplaudir su intervención. Únicamente se quedaron sentados en sus asientos los intelectuales de la primera fila, que habían sido ponentes en el Foro, y entre los que se encontraba Heinz Dieterich. A continuación el público preguntó a Alan diversas cuestiones, entre ellas, cómo iba a afectar la crisis económica a Venezuela. Ante esta pregunta Alan Woods explicó que la crisis económica ya estaba afectando a Venezuela, como se puede ver con la subida de la inflación, y que los precios del petróleo estaban bajando ya y eso iba a ser catastrófico para la economía venezolana. Esta misma pregunta fue planteada a Armando León, director del Banco Central de Venezuela, que precedió a Alan Woods, que contestó que la crisis no iba a afectar a Venezuela, al igual que no iba a afectar a la India o a China, ya que era una crisis que se concentraba únicamente en EE.UU. y Europa. Armando León pintó un escenario económico idílico para Venezuela, destacando que las críticas y ataques recibidos a nivel internacional eran consecuencia de una falta de comprensión por parte de organismos internacionales como el FMI. En todo el discurso de Armando León no se oyó en ningún momento la palabra "socialismo". Antes de que hablara Armando León se había presentado el trabajo que estaba haciendo una cooperativa canadiense en Carora, habiendo indicado el ponente que había que "enamorar a los empresarios para que vinieran a Venezuela a formar empresas socialistas".

En el Foro también intervino ese día un miembro del Sindicato de Estudiantes de España y de la Corriente Marxista Internacional "El Militante" de España, que explicó como en Europa se estaban produciendo luchas importantes de la juventud y de la clase obrera. Explicó también como en España, durante los años 70, se vivió un proceso revolucionario que fracaso debido a la traición de la burocracia del PSOE y del PCE, así como de los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT. Finalmente destacó que más pronto que tarde la revolución también estallaría en Europa y que el Sindicato de Estudiantes se preparaba desde hacía años para cuando llegara ese momento.

Finalmente cerró el Foro el profesor Heinz Dieterich, que comenzó diciendo que "por la mañana hemos escuchado una voz ignorante desde Londres", refiriéndose a Alan Woods, y que personas que no eran científicos de la economía, es decir catedráticos de economía, no podían hablar de cuestiones económicas con conocimiento de causa. Por supuesto que el profesor Dieterich puede hablar de economía y de multitud de temas con carácter científico ya que él es un genio. También se refirió al joven del Sindicato de Estudiantes que había hablado por la mañana, diciendo que le recordaba a él cuando era joven, "pero que tiene las limitaciones propias de la edad". A continuación trató de explicar lo que era el "Socialismo del siglo XXI", e incluso trató de definirlo. Desgraciadamente nadie en el auditorio pudo entender muy bien a qué se refería cuando, alzando un bolígrafo y una botella de agua, explicaba que era necesario hallar la cantidad de trabajo que contenían ambas mercancías.

 

Dieterich dio un extenso parte de guerra sobre la situación de América Latina, explicando lo mal que estaban las cosas para los procesos en Bolivia, Argentina, etc... También destacó positivamente el papel que está jugando Lula en el continente, explicando que ahora tenía un submarino nuclear y que estaba haciéndole frente al imperialismo norteamericano, siendo en este momento "el líder más inteligente de Latinoamérica". Explicó que Venezuela sólo hacía lo que Brasil le permitía y que Chávez iba aprendiendo poco a poco. Básicamente terminó defendiendo la sustitución del imperialismo norteamericano por el imperialismo brasileño. Hay que destacar que en todo su discurso en ningún momento se refirió al pueblo, a las luchas de los campesinos y de los obreros, hablando únicamente de líderes y gobiernos, cómo si las revoluciones se hicieran desde arriba.

Cuando terminó su ponencia sobre el "Socialismo del Siglo XXI" hubo una ronda de preguntas por escrito. En una de ellas le preguntaron si había leído el libro "Reformismo o revolución" de Alan Woods, a lo que respondió diciendo que lo había leído "diagonalmente" ya que sólo tenía "6 horas al día para leer y no leía basura". También le preguntaron que, ya que Marx era abogado, si sus escritos económicos tenían algún valor al no haber sido él mismo catedrático de economía. Dieterich respondió que la diferencia era que "Marx era un genio", suponemos que como él. Finalmente le preguntaron qué cual era su ideología, a lo que respondió que él no hablaba de ideología, ya que él es un científico (¡!).

En el Foro los compañeros de la Corriente Marxista Revolucionaria de Venezuela junto con los del Sindicato de Estudiantes de España pusieron una mesa con material político, vendiendo numerosos libros de Marx, Lenin, Rosa Luxemburgo, etc, así como "Reformismo o Revolución de Alan Woods y diversos materiales del Sindicato de Estudiantes.

Finalmente y para cerrar el Foro, Julio Chávez, el principal impulsor del mismo, invitó a todos los ponentes y delegados internacionales a bajar para plantear sus conclusiones. Por la Corriente Marxista Internacional habló la dirigente del Sindicato de Estudiantes Beatriz García, que explicó como la contrarrevolución esta débil, y que es el momento de asestarle el golpe definitivo expropiando a la oligarquía y el imperialismo y poniendo la economía bajo control de los trabajadores. Así mismo destaco que a pesar de que los intelectuales pueden ayudar a la revolución, esta no se hace en las universidades y en los despachos, sino en la calle por el pueblo. Finalmente destacó que la lucha actual entre reformismo y revolución es en definitiva el enfrentamiento entre la burguesía, camuflada en el movimiento revolucionario, y los auténticos protagonista de la revolución, los obreros, campesinos y explotados de Venezuela y del mundo.