Corriente Marxista Internacional

La crisis económica ha empujado a la desesperación al gobierno de Calderón, las finanzas del Estado están sufriendo como nunca reflejándose ello en mayores ajustes y recortes al gasto público especialmente en aquellos rubros relacionados con las necesidades de las familias trabajadoras de la ciudad y el campo. Esta política de ajustes y recortes ha provocado una fuerte inquietud entre los estudiantes, profesores y trabajadores del la educación publica, pues ven como sus condiciones de estudio y de trabajo se deterioran día a día, haciendo que el fermento de este descontento sea cada vez mas evidente.

La crisis económica ha empujado a la desesperación al gobierno de Calderón, las finanzas del Estado están sufriendo como nunca reflejándose ello en mayores ajustes y recortes al gasto público especialmente en aquellos rubros relacionados con las necesidades de las familias trabajadoras de la ciudad y el campo. Esta política de ajustes y recortes ha provocado una fuerte inquietud entre los estudiantes, profesores y trabajadores del la educación publica, pues ven como sus condiciones de estudio y de trabajo se deterioran día a día, haciendo que el fermento de este descontento sea cada vez mas evidente.

En particular en las universidades públicas existen niveles de tensión que ponen en el orden del día la enorme factibilidad de importantes manifestaciones de repudio contra las políticas de Calderón y de las autoridades universitarias motivando a estas últimas a impulsar medidas reaccionarias que traten de inhibir a toda costa que el descontento se transforme en luchas abiertas en defensa de la educación pública y de los derechos laborales. Ahora pretenden transformar a la persecución y el acoso en una constante contra todo aquel que se atreva a levantar la voz contra los ataques a la educación.

En recientes fechas, esta misma política se ha implementado, de manera grotesca, contra jóvenes estudiantes del IPN, la UNAM y la UAM. En el caso del Politécnico, no solo ha sido el gobierno federal quien ha impulsado esta política, sino también las autoridades educativas.

Ya en 2007 fueron impulsores de uno de los ataques más severos que el movimiento estudiantil haya sufrido en esta institución. Mediante un operativo gansteril, 10 estudiantes de esta escuela fueron detenidos con lujo de violencia, se les juzgó por hechos no cometidos y finalmente, a 4 de ellos, se les declaró culpables a pesar de la inconsistencia y falsedad del caso.

Hoy, nuevamente son las autoridades del IPN las que arremeten contra los jóvenes pertenecientes al CLEP-CEDEP. Mediante correos apócrifos, enviados a diversas organizaciones sociales, se difama una y otra vez a los compañeros, se les lanzan amenazas y se les levantan averiguaciones previas ante la PGR por delitos que ni siquiera se explican.

Esto se suma a la campaña que han implementado también contra miembros del CLEP-CEDEP en la UNAM. De la misma forma se hostiga a los compañeros, se les sigue a su casa, se toman fotografías desde autos sospechosos parqueados afuera de sus casas y, además, se envían convocatorias, vía internet, para que se les golpee cuando se les vea en las escuelas.

Ambos casos, los del IPN y los de la UNAM, se enmarcan dentro del proceso de lucha de clases que vivimos en nuestro país. Las movilizaciones masivas de los estudiantes y de los trabajadores en defensa del SME y de LyF han puesto a temblar al gobierno de Felipe Calderón quien, como perro acorralado, lanza furiosos ataques.

Es del conocimiento del movimiento obrero y del movimiento estudiantil, que este tipo de métodos se utilizan por el gobierno para amedrentar a los dirigentes sociales y para que desistan de su lucha, lo que no saben es que hace falta más que eso para quitarle a un luchador social la convicción de luchar por un mundo mejor para los trabajadores y sus familias.

En virtud de que las autoridades educativas y el gobierno federal siguen implementando este tipo de métodos para atacar a las organizaciones sociales, los miembros del CLEP-CEDEP dejamos claro que sumaremos a más jóvenes a la lucha y que vincularemos, con más ahínco, nuestro movimiento con el movimiento de los trabajadores. Buscaremos solidaridad, ahí donde sea necesario, no solo a nivel nacional sino a nivel internacional y, además, responsabilizaremos al gobierno de Felipe Calderón, a su representante en el IPN, Enrique Villa Rivera y al Rectorado de José Narro Robles, de cualquier ataque, verbal, físico o psicológico que pudiera sucederse contra los miembros del CLEP-CEDEP.

Hacemos un llamado al movimiento obrero y al movimiento estudiantil de México y el mundo a que defiendan, junto con nosotros, las siguientes exigencias:

27 de octubre de 2009

Alto a los ataques contra miembros del CLEP-CEDEP

Dr. José Narro Robles

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dr. Enrique Villa Rivera

Director General del IPN

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lic Fernando Gómez Mont

Secretaria de Gobernación

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los jóvenes y trabajadores abajo firmantes:

1. Repudiamos los métodos represivos que el gobierno de Felipe Calderón y sus compinches en las escuelas, José Villa Rivera y José Narro Robles, han implementado en contra del movimiento estudiantil y los miembros del CLEP- CEDEP así como del movimiento obrero, los sindicatos y las organizaciones sociales.

2. Nos solidarizamos con las luchas que la juventud, los trabajadores y, en general, el pueblo de México, están dando en contra de la política antiobrera y antipopular que el gobierno del derechista Felipe Calderón está implementando.

3. Exigimos el retiro inmediato de las Averiguaciones Previas levantadas en contra de Claudia Jay Aguilar y de Luis Enrique Orihuela Martínez, así como de los delitos de los que se les pudiera estar acusando dado que, ambos compañeros, no han hecho nada más que defender los derechos de los estudiantes y los trabajadores.

4. Exigimos el cese al hostigamiento de que ha sido objeto el compañero Héctor Aguilar Campos en el último período.

5. De la misma manera demandamos el respeto incondicional de los derechos democráticos y sindicales del conjunto de los trabajadores del IPN, razón por la cual demandamos el cese inmediato de la campaña de persecución y hostigamiento que las autoridades de esta institución han lanzado contra los trabajadores Samuel Sotelo Crespo y Patricia Góngora.

6. Responsabilizamos al gobierno de Felipe Calderón, a Enrique Villa Rivera, Director General del IPN y a José Narro Robles, Rector de la UNAM, de cualquier ataque que pudieran sufrir los compañeros antes mencionados o cualquier otro miembro del CLEP-CEDEP.

7. Nos comprometemos a llevar adelante una campaña de solidaridad en nuestros centros de estudio y nuestros sindicatos informando sobre el caso de estos compañeros y de la resolución que pudiera tener.

¡Basta de ataques contra los jóvenes del CLEP-CEDEP!

Unidos y organizados...¡¡Venceremos!!


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org