Corriente Marxista Internacional

Para muchos lo que ahora se vive en México es resultado de un castigo divino: influenza (gripe porcina), pobreza, desempleo, narcotráfico y corrupción. En realidad, no es resultado de la ira celestial sino de la descomposición del Estado capitalista en un momento de crisis orgánica del capital.

Para muchos lo que ahora se vive en México es resultado de un castigo divino: influenza (gripe porcina), pobreza, desempleo, narcotráfico y corrupción. En realidad, no es resultado de la ira celestial sino de la descomposición del Estado capitalista en un momento de crisis orgánica del capital.

El contexto

Si bien en estos dos últimos meses han salido a la luz dos casos (influenza y narcotráfico) que dan una muestra clara de la bancarrota e incapacidad del Estado para poder garantizar una vida digna a los trabajadores, los problemas no comienzan aquí. La crisis económica en EEUU ha golpeado de una forma brutal los niveles de vida de los trabajadores.
Aunque el gobierno de Calderón había dicho que esta crisis sólo nos haría pescar un resfriado, después diría que, tal vez, sí nos golpearía un poco, y últimamente ha dicho que estamos en franca recesión. Los datos son más contundentes que cualquier discurso de este señor: "Todas las actividades se han desplomado: la producción agropecuaria, -2%; la industrial, -12%; manufactura, -15,6%; construcción, -9,1%; generación de electricidad, -4,5%; servicios y comercio, -9,3%", y continúa: "en el primer trimestre, las exportaciones de mercancías cayeron -28,6%; las exportaciones petroleras -58,1%; las extractivas -26,9% y las manufactureras, -22,8%" (Proceso, 10/5/09). Esto se refleja en la escandalosa caída del 8,2% del PIB en el primer trimestre del año.

La ‘influenza' y el virus de la manipulación

Poco antes de la visita de Obama a México ya se tenía claro que un nuevo virus de influenza estaba desarrollándose, para que esta visita no se detuviera se mantuvo oculto, así que el tema se trató de la forma habitual, ocultación de cifras, negación de casos, etc.
La epidemia de influenza ha puesto al descubierto la bancarrota del sistema de seguridad social, ahogado paulatinamente desde hace 25 años por los sucesivos gobiernos. No sólo hay datos del recorte de presupuesto sino que el hecho de que sólo el 10% de la población trabajadora (40 millones aproximadamente) tenga derecho a la seguridad social es una muestra de lo poco que le importa a este gobierno la salud de los trabajadores.
Se suspendieron prácticamente todas las actividades públicas. Los resultados económicos han sido desastrosos, los que más se han resentido fueron los pequeños comerciantes que han perdido más de 30.000 millones de pesos. Pero lo que intentaron suspendiendo las actividades fue causar un estado de shock y poder desviar la atención de problemas como el desempleo y el narcotráfico.
Este estado de pánico y suspensión de actos públicos fue aprovechado de forma oportunista por parte del PRI-PAN (partidos de la derecha) aprobando prácticamente sin discutir en las cámaras de representantes una serie de reformas que permiten decretar el estado de sitio y violar las garantías individuales, también se aprobó la disolución de mítines, registros de casas, etc. Todo por el bien de la "seguridad nacional".

El narcotráfico y la desintegración social

El gobierno ahora está desesperado para tratar de combatir al narcotráfico, o por lo menos eso ha dicho. Antes se quería minimizar el problema reduciéndolo a los estados del norte del país, pero ahora todo el territorio está inmerso en una violencia brutal, desde que el gobierno de Calderón llegó al poder se contabilizan más de 10.000 asesinatos derivados del narcotráfico.
La respuesta del gobierno es torpe y engañosa, sacar al ejército ha sido más una respuesta al movimiento social y a las luchas de los trabajadores que una respuesta al narcotráfico. Las denuncias de violaciones de los derechos humanos por parte del ejército contra civiles han aumentado de forma espectacular en los dos años y medio del gobierno de Calderón. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos revela que 23 de las 52 denuncias contra el ejército de los últimos años involucran a la actual administración, a esto hay que sumarle todas las denuncias que no se hacen por temor.
El ejército simplemente es cooptado en muchos casos, al igual que las corporaciones estatales y locales, por las mafias y funcionan bajo las órdenes directas del narcotráfico. La desesperación del gabinete por la corrupción que impera en las altas esferas del gobierno, el ejército y las agencias policiales ha dado pie a tener que emplear la denuncia ciudadana y la recompensa, y así poder dar con los altos mandos del narcotráfico.
La verdadera fuerza del narco está en las condiciones sociales que predominan en todo el país, la juventud no ve ninguna perspectiva, ve que los únicos que tienen dinero y control es la gente del narcotráfico. Encuestas realizadas por los militares dan cifras increíbles de niños de las regiones del norte del país cuyo deseo es convertirse en grandes narcotraficantes.
La verdadera abolición del narcotráfico no pasa por la aceptación y la legalización de las drogas, sino por la eliminación del secreto bancario que permite el blanqueo de dinero procedente del narco, la formación de comités de autodefensa de trabajadores para cuidar los barrios, una acción común de trabajadores y el PRD para denunciar y encarcelar a los que envenenan a la juventud.
Sectores de la burguesía que no creen que Calderón pueda solucionar el problema del narcotráfico, están armando pequeños ejércitos privados para defender a sus familias y de paso utilizar a estos grupos paramilitares para combatir a aquellos que luchan contra sus intereses, es decir, los trabajadores.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org