Imprimir

Felipe Calderón llegó a la presidencia de México (vía fraude electoral) una de las prioridades fundamentales de sus patrocinadores (trasnacionales norteamericanas y españolas principalmente) fue  la apertura energética, es decir  la participación privada en los beneficios de PEMEX y la CFE.

Felipe Calderón llegó a la presidencia de México (vía fraude electoral) una de las prioridades fundamentales de sus patrocinadores (trasnacionales norteamericanas y españolas principalmente) fue  la apertura energética, es decir  la participación privada en los beneficios de PEMEX y la CFE.

Para ello contaba con dos pilares fundamentales:

Uno era la participación dentro del gobierno de empresarios involucrados ya sea como accionistas o como administradores de las distintas compañías trasnacionales. Dicha práctica que pudiera significar para cualquier individuo con sentido común una estafa, es para el gobierno panista algo no sólo normal sino ético. Dos ejemplos de ello son la presencia de Juan Camilo Muriño, heredero de una fortuna multimillonaria que se ha construido en base a contratos con PEMEX, y el caso de Juan Ignacio Zavala, cuñado de Calderón y vocero de su campaña presidencial que ahora se desempeña como funcionario de PRISA, una corporación multinacional de medio de comunicación, que entre otras cosas comparte la propiedad de televisa radio en México y que es la principal socia del gobierno mexicano en la producción de libros de Texto.

Estos funcionarios aseguran una actuación totalmente favorable a empresas como Repsol, Halliburton, Exxon, Shell, etc. Dado  que ellos mismos obtendrían beneficios de los contratos que pudieran firmarse con PEMEX, ahora o en el futuro, no hay que olvidar que ya es una costumbre que los funcionarios luego de servir en el gobierno para dichas empresas pasen directamente a su nomina como "consejeros", tal es el caso de Salinas, que luego de su periodo pasó a se miembro del consejo de Administración de de Dow Jones & Company, otro ejemplo fue Ernesto Zedillo, el cual se convirtió en funcionario de Bancos privados norteamericanos y el caso más reciente es el de Francisco Gil Díaz quien pasó a ser el principal funcionario de Telefónica Movistar de España en México. Así que si no son empleados o propietarios hoy, lo podrán ser mañana.

Por supuesto sólo un infante pequeño podría creer que dichos especímenes privilegian los intereses del país respecto de las citadas empresas: En realidad el capitalismo está tan débil que para subsistir recurre a exprimir cada vez más toda fuente de beneficios que encuentre y para ellos exprimir las finanzas estatales se ha convertido en un vicio adictivo. Un ejemplo de ello está en los sistemas de pensiones, recientemente se dio a conocer que el 66% del crédito a las empresas capitalistas procede de los fondos de ahorro para el retiro.

El otro "activo" del gobierno de Calderón  es la alianza informal que sostiene con algunos sectores de la cúpula del PRI, en particular con los Senadores Manlio Fabio Beltrones, Francisco Labastida Ochoa y el diputado Emilio Gamboa Patrón. Además del posible apoyo, si le llegan al precio, de la Nueva Izquierda de Jesús Ortega. Para el gobierno como decían los viejos priístas "lo que tiene precio sale más barato"

El gobierno confía en lograr una mayoría simple que le permita hacer reformas a las leyes de tal modo de que se permita que las empresas privadas extraigan y comercialicen directamente petróleo.

Por supuesto que les interesaría modificar la constitución, no obstante en un momento determinado buscarían la modificación de algunas leyes secundarías con el fin de establecer las famosas "alianzas estratégicas" que no es más que permisos disfrazados para extraer petróleo. Un ejemplo de lo que puede suceder está en Bolivia, país que denunció que la trasnacional española Repsol estaba trasportando petróleo y gas sin reportarlo, lo que en otras palabras significa que  nada impediría dichas empresas "socias"  extrajeran un millón y reportaran a sus "socios" 5 mil barriles.

Afortunadamente en esta batalla las masas trabajadoras también cuentan con sus cartuchos, uno de ellos es la diputación afín a la Convencional Nacional Democrática, particularmente una parte de diputados del PRD, del PT y de Convergencia. El papel que pudieran jugar sería importante siempre y cuando se empleara la tribuna como un foro para llamar a la movilización. En estas circunstancias cualquier elemento de cretinismo parlamentario1  sería fatal.

Otro elemento y fundamental es la CND. Resulta verdaderamente sorprendente que de entre todas las organizaciones de los trabajadores, -ello incluye a sindicatos y organizaciones sociales de diversa índole que dicen representar a los trabajadores-, sólo la CND este convocando a movilizaciones para luchar contra la privatización del petróleo, llegando incluso a señalar la posibilidad de llegar hasta un paro nacional.

Pese a que el gobierno ningunea al movimiento en defensa del petróleo dirigido por la CND es evidente que  en estos momentos  Calderón ha perdido la iniciativa y sus pilares para impulsar la privatización se están tambaleando.

Primero fue el escándalo provocado por los contratos que Mouriño firmo a favor de su propia empresa siendo funcionario publico, ello llevó a que la opinión publica, aún estando sometida a la propaganda permanente de la burguesía,  este de acuerdo en la renuncia de Mouriño. Este escándalo ha inutilizado al Secretario de Gobernación ya ha permitido hacer evidente ante las masas que los únicos beneficiados con la privatización son los amigos del presidente y sus socios trasnacionales. En ese aspecto uno de los pilares de la privatización ha comenzado a flaquear.

Otro elemento fue el cada vez mayor titubeo de la fracción priísta respecto a el apoyo de la reforma, de hecho ya se han hecho públicos los intentos de muchos diputados del PRI a hacer bloque con la fracción de la CND con respecto a este tema. Mientras más tiempo pasa y mas se retrasa la iniciativa la posición de priístas azules se hará más endeble.

Pero sin duda el elemento que más ha hecho tabalear la posición del gobierno son las maravillosas movilizaciones del 18 y del 25 de marzo, las cuales se convocaron en pleno periodo vacacional y resultaron en absolutos llenos del Zócalo y calles aledañas. Si esto sucede cuando el gobierno aún no se atreve a dar a conocer su iniciativa, podemos imaginarnos lo que pasará cuando la batalla verdaderamente comience. Por lo pronto ya podemos considerar un triunfo de las masas el hecho de que Calderón no se atreva a presentar su iniciativa y se limite a simplemente entregar un diagnostico, este es un reconocimiento de que el gobierno reconoce la fuerza del movimiento y en lugar de presentar su propuesta por la puerta de enfrente la quiere meter por una ventana, para ello le ha dejado la papa caliente a la fracción panista, por ello las masas deben continuar su ofensiva para parar definitivamente la reforma y al mismo tiempo profundizar la crisis del gobierno panista, sólo la caída de Calderón se puede considerar un autentico triunfo porque ello representaría la posibilidad real de revertir la política de ataques al conjunto de las clases trabajadoras, llámense Leyes del ISSSTE, tomes salariales, leyes represivas, etc.

Ya se han comenzado a conformar las brigadas en defensa del petróleo y al margen de su composición y de los intentos por restarles iniciativa su existencia misma es un hecho totalmente valioso en estas circunstancias.

La batalla apenas comienza, cada bando se prepara y nadie puede quedarse al margen, en este contexto Militante lucha por impulsar el movimiento en defensa del petróleo luchando por la ciada de Calderón y señalando que sólo el socialismo permitirá que todas las empresas realmente tengan un fin social. 


[1] Se le llama cretinismo parlamentario a la fantástica tendencia de los legisladores a suponer que en realidad un buen discurso en la tribuna o una buena iniciativa puede cambiar las cosas, dicha enfermedad hace pensar a los reformistas como si su actuación en el parlamento realmente determinara el curso de los acontecimientos