Imprimir

 

Desde su Congreso Mundial 2008 la Corriente Marxista Internacional declara:

1- El 12 de septiembre de 1998 son apresados en Miami cinco jóvenes cubanos infiltrados en los grupos de extrema derecha de la mafia cubanoamericana, que desde esta ciudad despliegan sus actividades terroristas contra Cuba con la tolerancia e impunidad total que les brindan las autoridades norteamericanas.

2- La campaña de terror contra la Revolución Cubana no ha cesado durante sus 50 años de existencia. Ha incluido sabotajes, asesinatos, bombas y la criminal voladura en 1976 de un avión cubano en Barbados con 73 personas a bordo. Los responsables de esta atrocidad, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, se pasean tranquilamente por la Florida, sin ningún problema con la justicia estadounidense.

3- En contraste, los cinco compañeros cubanos: Fernando González, Ramón Labañino, René González, Antonio Guerrero y Gerardo Hernández, cuya labor permitió conocer de antemano los planes terroristas anticubanos y prevenirlos para salvar vidas inocentes, fueron duramente condenados, después de un amañado proceso judicial, en el que no fue presentada una sola prueba de peso, ante un jurado completamente parcializado en contra de Cuba.

4- Ahora, como resultado de un dilatado y enrevesado proceso de apelación, y luego de 22 meses de espera, el pasado 4 de junio, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 11o Distrito de Atlanta, rechazó casi todos los argumentos de apelación alegando que los mismos "carecían de mérito" y ratificó los veredictos de culpabilidad de los Cinco luchadores cubanos y dos sentencias, las de René González (15 años) y Gerardo Hernández (dos cadenas perpetuas, más 15 años).

5- Asimismo, anuló tres de las sentencias: Ramón Labañino (cadena perpetua más 18 años), Antonio Guerrero (cadena perpetua más 10 años) y Fernando González (19 años) enviándolas a la Corte de Miami para que sean revisadas por la misma jueza, Joan Lenard, que impuso las desmesuradas penas que ahora la Corte superior declara contrarias a la ley.

6- Estos Cinco compañeros próximos a cumplir 10 largos años de injusto y cruel encarcelamiento, sometidos a inhumanos castigos, privados de las visitas regulares de sus familiares, y dos de ellos sin ninguna visita de sus esposas, sólo guardan prisión por ser cubanos que luchaban contra los grupos terroristas asentados en el sur de la Florida con la protección de las autoridades norteamericanas.

7- La lucha por la libertad de los Cinco, junto a la reivindicación de la labor que se encontraban realizando, debe ir encaminada a desenmascarar y desmontar, de una vez por todas, la maquinaria terrorista de la mafia cubanoamericana, culpable de sembrar el luto y el sufrimiento en millares de hogares cubanos durante estos años de Revolución, así como a denunciar la protección y el estímulo que han venido recibiendo de las distintas administraciones norteamericanas. Es necesario denunciar con fuerza al imperialismo norteamericano por la hipocresía y el doble rasero de su política hacia el terrorismo.  Sabemos que no se puede confiar en la justicia burguesa, que es implacable cuando se trata de condenar a combatientes revolucionarios, por eso se hace tan necesaria a solidaridad, pues solo la movilización popular, de la clase obrera y de la juventud, en todo el mundo, podrá sacarlos de su injusto encierro.

8- Desde la Corriente Marxista Internacional, consideramos que estos compañeros son combatientes de primera fila, de vanguardia, de la causa del Socialismo a escala universal, pues defendían de los ataques de la extrema derecha más reaccionaria y asesina a la obra que en estos momentos representa una esperanza para la clase trabajadora y los oprimidos de todo el mundo: la Revolución Cubana. Por tanto, la lucha por su excarcelación es un deber no sólo de los cubanos sino de todos aquellos que creen en el futuro socialista de la humanidad.