Imprimir
Ayer día 5 de mayo se celebró en Madrid el primer acto de solidaridad con la revolución venezolana y cubana que organiza El Militante, la Fundación Federico Engels, El Sindicato de Estudiantes y Manos Fuera de Venezuela, dentro de la campaña que esta Ayer día 5 de mayo se celebró en Madrid el primer acto de solidaridad con la revolución venezolana y cubana que organiza El Militante, la Fundación Federico Engels, El Sindicato de Estudiantes y Manos Fuera de Venezuela, dentro de la campaña que estamos realizando en todo el Estado español. En esa ocasión convocaron también varias agrupaciones del PCE. El acto fue presentado por Juanjo López, secretario general del Sindicato de Estudiates e intervinieron como ponentes Ricardo Rodríguez, miembro del Comité Federal del PCE y Juan Ignacio Ramos, presidente de la FFE y miembro del comité de redacción de El Militante.

Al acto asistieron más de 100 personas y en el debate fue muy participativo. El punto central del acto fue la defensa de la revolución venezolana y la necesidad de dar el paso decisivo hacia el socialismo, através de la nacionalización de todos los recursos fundamentales del país bajo control de los trabajadores. La nacionalización de Venepal hace unos meses y la reciente nacionalización de Constructora Nacional de Válvulas, así como las declaraciones de Chávez afirmando el carácter socialista de la revolución bolivariana, apuntan claramente en ese sentido, aunque la batalla no está terminada. El triunfo del socialismo en Venezuela tendría un efecto decisivo en Cuba: sería un salto cualitativo para romper el cerco impuesto por el imperialismo y sin duda cortaría el peligro de involución capitalista en la Isla, lo que permitiría mantener y profundizar en las conquistas de la revolución cubana de 1959.

En el acto se denunció la actitud de la Embajada española en La Habana, que está impidiendo la venida del camarada Frank J. Solar, a pesar de que se han cumplido sobradamente todos los requisitos legales para poder viajar al Estado español. El acto servirá para redoblar la campaña de presión a la Embajada —que explicamos en esta misma web— con el fin de que el camarada Frank pueda acudir a los numerosos actos programados en el resto del Estado.

Su ausencia en el acto no impidió, no obstante, que llegasen sus palabras a los asistentes. Al inicio del acto se leyó un escrito de Frank que fue muy aplaudido.

Pensamos que el acto fue muy satisfactorio y un importante contribución a la solidaridad internacionalista y revolucionaria que hay seguir impulsando para llegar a los sectores más conscientes de los trabajadores y de la juventud en todo el Estado.