Imprimir
Atendiendo al llamamiento lanzado por la Central Obrera Boliviana (COB), la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), la Central Obrera Departamental de La Paz, la Central Obrera Regional de El Alto y el Acuerdo Internacional de Atendiendo al llamamiento lanzado por la Central Obrera Boliviana (COB), la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), la Central Obrera Departamental de La Paz, la Central Obrera Regional de El Alto y el Acuerdo Internacional de los Trabajadores (AcIT), 272 delegados de 14 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, México, Paraguay, Perú, Turquía, Venezuela), entre los días 12 y 14 de agosto de 2005, se reunieron en el Encuentro Continental por la Nacionalización de los Hidrocarburos en Bolivia, contra las Privatizaciones y en defensa de la Soberanía nacional de nuestros pueblos.

Una multitudinaria y combativa marcha en la ciudad de El Alto, núcleo de las recientes movilizaciones revolucionarias del pueblo boliviano, inauguró nuestro Encuentro, reafirmando la vigencia del internacionalismo obrero y de la lucha solidaria de los pueblos contra el imperialismo.

Hemos escuchado los compañeros de Bolivia explicar que la exigencia de la nacionalización sin indemnización de los hidrocarburos, opuesta a las tramposas anterior Ley 1689 y la actual Ley 3058, opuesta a todas las tentativas de preservar los intereses de las multinacionales que saquean el país arrancando del pueblo los recursos que le permitirían conquistar una vida digna, se ha transformado, a partir de la acción de las masas, en una cuestión decisiva y central de defensa de la soberanía nacional. En esta lucha la Federación de los Mineros y su entidad matriz, la COB, han jugado un rol central, al lado de la COR El Alto, FEJUVE y otras organizaciones.

Nosotros afirmamos que la propiedad de los recursos naturales es parte constitutiva de la soberanía de las naciones y de los pueblos, por lo tanto es inalienable. Su entrega a las multinacionales es ilegítima y pone en cuestión la propia existencia de las naciones. En Bolivia y en todos los países, el gas, el petróleo, los recursos naturales y la tierra deben pertenecer solamente a los pueblos.

El pueblo boliviano se ha sublevado para defender su soberanía, en el mismo momento en que, en todo el mundo, el Imperialismo, con la política de guerra de Bush y sus aliados, intenta destruir todas las naciones y todos los derechos conquistados por la lucha de los trabajadores y pueblos.

Nosotros rechazamos la guerra asesina contra el pueblo de Irak, la ocupación militar, bajo cobertura de la ONU, en Haití, la implantación de bases militares de EEUU en América Latina, como la que acaba de implantarse en Paraguay, como las bases en Colombia, Ecuador y Guantánamo.

Rechazamos las amenazas permanentes del imperialismo norte americano en contra de la soberanía de los pueblos de Venezuela y Cuba. Rechazamos los Tratados de Libre Comercio (ALCA, CAFTA, tratados regionales o bilaterales) con los cuales el imperialismo pretende quebrar todos los obstáculos a la dominación de las multinacionales, destruyendo en masa la fuerza de trabajo y los derechos laborales en todo el continente y en los propios Estados Unidos.

Afirmamos el derecho de los pueblos originarios y los trabajadores rurales sin tierra a todas las tierras que están en poder de las multinacionales y de los latifundistas, por la abolición del latifundio y por una verdadera Reforma Agraria.

Afirmamos que la Deuda Externa es ilegítima y no debe ser pagada con la sangre y miseria de nuestros pueblos.

Coincidimos en que son estos anhelos los que nos mueven a continuar en la lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores, en defensa de la Seguridad Social pública y solidaria, contra la privatización de los sectores eléctrico, telecomunicaciones, aeroportuarios y los servicios públicos de Salud, Educación, Agua, que deliberadamente son asfixiados y desfinanciados por los gobiernos pro-imperialistas.

En este contexto nuestra posición firme e irrenunciable es la exigencia de la re-nacionalización de las empresas privatizadas o capitalizadas sin el pago de ninguna indemnización, la estatización de fábricas ocupadas por los trabajadores así como la ocupación de Empresas en situación de cesación de pagos.

La clase obrera y el pueblo boliviano están dando una demostración cabal de la voluntad, que es la de todos los pueblos, de ser dueños de su destino. Por eso mismo, el lugar de todas organizaciones obreras, populares y antiimperialistas es al lado de los trabajadores, la juventud y el pueblo boliviano, apoyando incondicionalmente su exigencia de nacionalización sin indemnización de los hidrocarburos.

La mejor ayuda que los trabajadores de las Américas y del mundo pueden aportar al proceso revolucionario en Bolivia, es su propia lucha, en cada país, contra nuestros enemigos comunes: el imperialismo, sus instituciones (FMI, Banco Mundial, OMC), los capitalistas y los gobiernos a su servicio. En esta lucha, es vital la existencia de nuestras organizaciones sindicales con independencia de clase y su defensa, las mismas que han sido creadas en y para la lucha de clases, en contra de políticas dirigidas a destruirlas o integrarlas en el cuadro del acompañamiento de la globalización en nombre de la "gobernabilidad mundial".

Las 43 intervenciones en las plenarias y los demás debates realizados en las mesas temáticas han demostrado que el levantamiento del pueblo boliviano, que repercutió en todo el mundo, se combina directamente con la lucha de los trabajadores y pueblos de América Latina, que en Ecuador y Argentina han hecho caer gobiernos; que en Venezuela derrotaron los intentos de golpe de Estado y saboteo económico patrocinadas por Bush; que en Brasil, Perú, México, Colombia, Chile, de distintas formas, luchan y resisten contra los planes del imperialismo, enfrentando inclusive obstáculos en las direcciones de sus propias organizaciones.

De la misma manera, los trabajadores y la juventud de EEUU se han movilizado contra la guerra en Irak y la guerra interna que les hace el gobierno Bush. En Europa, los trabajadores rechazan la Constitución Europea, como acaba de ocurrir en Francia con el voto masivo por el No.

Reivindicamos y nos comprometemos a luchar con todas nuestras fuerzas, para que las exigencias de nacionalización de los Hidrocarburos, re-nacionalización de las empresas y servicios públicos privatizados, puedan hacerse realidad en nuestros países, a partir de la decidida lucha de los trabajadores y pueblos oprimidos, la única que puede garantizar la soberanía nacional.

Luego de un debate fructífero enmarcado en la democracia obrera, podemos puntualizar las siguientes propuestas comunes adoptadas para dar continuidad y ampliar este primer Encuentro (ver anexo abajo):

Somos conscientes de que el porvenir será difícil. Se derrumba un mundo. Afirmamos nuestra confianza en la capacidad de los trabajadores del mundo entero para liberarse de las cadenas de la explotación y de la opresión, en su capacidad para edificar un mundo donde la colaboración armoniosa entre las naciones y los trabajadores sustituya a este mundo cuya barbarie aumenta cada día.

¡VIVA LA UNIDAD DE LOS TRABAJADORES DEL MUNDO!

¡NACIONALIZACIÓN SIN INDEMNIZACIÓN DE LOS HIDROCARBUROS!

¡CONTRA LAS PRIVATIZACIONES!

¡EN DEFENSA DE LA SOBERANIA NACIONAL DE NUESTROS PUEBLOS!

La Paz, 12 de agosto de 2005

Miguel Zubieta - secretario ejecutivo de la FSTMB

Hebert Choque - secretario general de la FSTMB

Julio Turra - director ejecutivo de la CUT Brasil, miembro del AcIT

Orlando Chirino - coordinador nacional de la UNT Venezuela

Jean Pierre Raffi - Acuerdo Internacional de los Trabajadores (AcIT)

Salustiano Laura - secretario Ejecutivo de la COD de La Paz

Rocío Casco - Secretaria general-adjunta del SINECP, Paraguay

Edgar Patana - secretario Ejecutivo de la COR El Alto

Jaime Solares - Secretario Ejecutivo de la COB

ANEXO

ACCIONES PARA DAR CONTINUIDAD Y AMPLIAR EL PRIMER ENCUENTRO

1.Todos los participantes se comprometen a dar conocimiento a sus respectivas organizaciones de los resultados de nuestro Encuentro

2. Llamamos todas las organizaciones obreras y movimientos sociales comprometidos con la lucha de los pueblos a organizar una gran Jornada Internacional de Movilización Unitaria en el 17 de octubre de 2005, bajo los siguientes ejes:

- Apoyo incondicional a la lucha del pueblo boliviano por la Nacionalización sin indemnización de los hidrocarburos, bajo control de los trabajadores.

- Por la Nacionalización sin Indemnización de los Hidrocarburos en todos los países.

- Contra las privatizaciones y por la re-nacionalización de las empresas y servicios públicos privatizados,

- En defensa de la soberanía de los pueblos

3. Llamamos todas las organizaciones obreras, democráticas, populares y de la juventud que se oponen a la política de guerra del imperialismo a exigir: ¡Fuera las tropas imperialistas de Irak y Afganistán!; ¡Defensa de los derechos del Pueblo Palestino!; ¡Fuera las bases militares de EEUU de América Latina -Paraguay, Colombia, Ecuador y Guantánamo!; ¡Fuera de Haití las tropas de la ONU comandadas por Brasil!

4. El 2º. Encuentro Continental se realizará en Venezuela, con el acuerdo de los delegados de la UNT, en el plazo de un año.

5. Sobre esta base, el Encuentro de La Paz (12 al 14 de agosto de 2005), mandató a las organizaciones patrocinadoras y al directorio constituido en este evento, publicar los materiales emanados de nuestros debates, asegurar la circulación de las informaciones entre los participantes y la preparación amplia del 2º Encuentro.

Adoptado en la Plenaria Final de 14 de Agosto de 2005