Imprimir
Desde le Sindicato de Estudiantes de España queremos haceros llegar a los trabajadores, campesinos, jóvenes y oprimidos de Bolivia nuestra solidaridad con la heroica lucha que estáis llevando a cabo y transmitiros todo nuestro apoyo ante los aconteci SOLIDARIDAD CON LA REVOLUCIÓN BOLIVIANA

¡POR UN GOBIERNO DE OBREROS Y CAMPESINOS QUE ROMPA CON EL CAPITALISMO!

Desde le Sindicato de Estudiantes de España queremos haceros llegar a los trabajadores, campesinos, jóvenes y oprimidos de Bolivia nuestra solidaridad con la heroica lucha que estáis llevando a cabo y transmitiros todo nuestro apoyo ante los acontecimientos revolucionarios que estáis protagonizando contra la opresión y la expoliación que supone el capitalismo, representado en esta ocasión por el gobierno reaccionario de Mesa que —tras la insurrección de octubre de 2003— no ha hecho más que engañar al pueblo y continuar con la política del asesino Sánchez de Lozada y sus valedores imperialistas.

Desde nuestra organización seguimos con gran atención el movimiento de masas que se extiende a nivel nacional tras más de 20 días de movilizaciones que han sitiado La Paz, con una huelga general indefinida en El Alto, cortes de carreteras, manifestaciones multitudinarias, etc. Los trabajadores y campesinos pobres tras sufrir durante los 19 meses de gobierno Mesa toda una serie de estafas (como el referéndum de julio de 2004), maniobras para engañar al pueblo boliviano (el amago de dimisión de Mesa en marzo de este año, una ley de hidrocarburos que sigue manteniendo el expolio de las riquezas naturales por parte de las multinacionales, el intento fallido de convocar una asamblea constituyente para tratar de desmovilizar a las masas) y así mantener el poder en manos de los de siempre: la burguesía y los grandes terratenientes, habéis dicho basta y estáis siendo un ejemplo revolucionario de combatividad para todos los oprimidos del planeta, empezando por el continente Latinoamericano.

Denunciamos la hipocresía de la burguesía boliviana, del imperialismo USA y de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA) que, haciéndose eco de los intereses de las multinacionales y los capitalistas hacen ahora, cuando se ven en un callejón sin salida, llamamientos a la negociación, al debate y a la calma con el único objetivo de ganar tiempo y desgastar al movimiento obrero y campesino. Son los intereses económicos los que marcan la política y las decisiones del imperialismo USA y la burguesía boliviana, no la democracia ni la libertad.

La lucha por la nacionalización de los hidrocarburos y del resto de los recursos naturales de Bolivia pone de manifiesto la necesidad de romper con el sistema capitalista en Bolivia, en toda Latinoamérica y en el conjunto del planeta. Esta es la única forma de asegurar la victoria de los oprimidos en esta revolución. La salida a esta situación revolucionaria pasa por terminar de una vez por todas con el sistema capitalista. Nos parece un paso importantísimo que se haya rechazado la convocatoria de una asamblea constituyente como salida a la crisis revolucionaria, ya que eso hubiera significado permitir a la burguesía una maniobra para la desmovilización y que pudiera tomar la iniciativa que hoy han perdido ante la irrupción consciente de las masas en la escena política. Ahora es necesario cerrar el parlamento burgués y sustituirlo por un gobierno obrero y campesino en Bolivia que termine, de una vez por todas, con la explotación de clases y con el capitalismo. En este camino es fundamental, también, hacer un llamamiento a los soldados, a la base de las Fuerzas Armadas para que se pongan del lado del pueblo y se organicen en comités para participar, codo con codo, con los trabajadores y campesinos. Esta es la única garantía para impedir maniobras golpistas reaccionarias por parte de sectores del ejército, así como de evitar que el ejército sea utilizado contra el movimiento revolucionario.

Los capitalistas y poderosos del planeta no puedan permitir que su sistema económico, el capitalismo, fuente de sus jugosos privilegios sea puesto en entredicho por las masas oprimidas. No pueden permitir que los trabajadores, campesinos, jóvenes y oprimidos se organicen y luchen contra un sistema basado en la explotación de la mayoría de la población por parte de una minoría de privilegiados y parásitos. Hoy, América Latina es un continente en revolución y, por eso, como hemos visto en Venezuela, Argentina, Ecuador y ahora en Bolivia, no dudan en utilizar todos los medios a su alcance: golpes de estado, cierres patronales, represión salvaje, asesinatos,... En este sentido, la manipulación de los medios de comunicación burgueses en todo el mundo, intentando confundir a los trabajadores y los jóvenes del resto de países, tratando a los manifestantes, a los oprimidos, como a radicales extremistas y violentos e, incluso, lavando la cara a Mesa, al presidente del parlamento, Vaca Díez, y demás representantes de los partidos burgueses, así como a los sectores oligárquicos de Santa Cruz que pretenden la secesión del país para quedarse con el control de los recursos naturales de la zona, es un arma más de los poderosos para evitar la simpatía y el apoyo activo de los trabajadores y jóvenes del resto del mundo. Su único objetivo es aislar vuestra revolución.

Desde el Sindicato de Estudiantes nos comprometemos a dar a conocer la lucha del pueblo boliviano entre los jóvenes del Estado español y a denunciar la represión y posibles maniobras golpistas del imperialismo USA y la burguesía boliviana. Sabemos que el capitalismo es un sistema en crisis que sólo ofrece miseria y explotación a la inmensa mayoría. Por eso, es necesario la lucha organizada de los oprimidos para consumar la revolución, tomar el poder en manos de los trabajadores y campesinos pobres a través de sus propios órganos de poder obrero (elegidos democráticamente por el pueblo, coordinados a nivel local y nacional y que puedan, en forma de una Asamblea Popular Revolucionaria, sustituir al poder de la burguesía) y conseguir la transformación socialista de la sociedad.

Sólo un gobierno de los trabajadores y de los campesinos que ponga los recursos energéticos y toda la economía bajo su control democrático (empezando con la nacionalización de los hidrocarburos y del resto de las empresas privatizadas) y con un plan coordinado en todo el país podrá hacer frente a las verdaderas necesidades del pueblo boliviano. Sólo así, rompiendo con el capitalismo, será posible garantizar un puesto de trabajo digno para todos, una educación y sanidad públicas para los oprimidos, tierra para los campesinos, etc. en definitiva, una sociedad socialista es la única manera de poder ofrecer una vida y un futuro digno al pueblo boliviano. Además, un triunfo de la revolución socialista en Bolivia sería un golpe muy fuerte al capitalismo y un impulso para todos los procesos revolucionarios que se están dando en toda América Latina.

¡Por un gobierno de los trabajadores y campesinos bolivianos!

¡Por una Asamblea Popular Revolucionaria!

¡Por la nacionalización de los hidrocarburos y de todas las empresas privatizadas, bajo control de los trabajadores!¡La riqueza que crea el pueblo que sea para el pueblo!

¡Fuera el capitalismo de Bolivia! ¡Viva la revolución socialista boliviana!

Ejecutiva Estatal del Sindicato de Estudiantes.

En Madrid, 8 de junio de 2005