Corriente Marxista Internacional

Italia

Italia está atravesando por una profunda crisis económica y política, con una gran destrucción de empleo y de servicios públicos. La corrupción política y empresarial, especialmente destacada en el sector inmobiliario, degrada las infraestructuras y transforma en tragedias los accidentes naturales como el terremoto en Abruzzo o las lluvias de Sicilia. En medio de todo eso, la clase trabajadora italiana no se rinde.
En los primeros meses de 2009 hemos visto desarrollarse procesos aparentemente contradictorios. Por una parte, la disponibilidad de los trabajadores y la juventud para luchar contra los ataques del gobierno y la burguesía y, por otra, el fortalecimiento del gobierno de Berlusconi, que está buscando un giro autoritario.
El contexto político italiano, entre la crisis económica y la radicalización a la derecha del gobierno, la crisis del reformismo, la división de las burocracias sindicales y la entrada en escena del movimiento obrero, es una combinación explosiva que prepara para el futuro situaciones insurreccionales, como las vistas en América Latina.
Después de más de seis meses de polémica, el 25 de enero la corriente "liquidacionista" de Refundación Comunista (RC) ha declarado la salida del partido. Desde las elecciones de abril de 2008, cuando la izquierda italiana sufrió una desastrosa derrota y no obtuvo representación en el parlamento, las tensiones internas no han conocido tregua. Hay una enorme crisis de estrategia que se hizo patente con el estallido de la crisis económica internacional.

La huelga general del 12 de diciembre, la primera contra el tercer gobierno de Berlusconi ha sido sin duda un éxito. Más de un millón de trabajadores y estudiantes tomaron las calles y más de cuatro millones de trabajadores secundaron la huelga. 200.000 manifestantes en Bolonia, 60.000 en Milano, 50.000 en Torino, 40.000 en Cagliari, a pesar del mal tiempo y el empeño de los medios de comunicación en ocultar las convocatorias y los cientos de empresas que se están cerrando por la crisis.

strike_florence_dec12_porta.jpgLa lucha contra el gobierno Berlusconi en Italia ha entrado en una nueva fase con la huelga general convocada por la principal confederación sindical, CGIL, el pasado 12 de diciembre. Después de varios meses caracterizados por una amplia movilización de la juventud y algunas capas de trabajadores contra las privatizaciones y recortes en el sistema educativo, la clase obrera ha comenzado a poner su sello en la situación, y lo ha hecho con fuerza.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org