Corriente Marxista Internacional

Europa del Este

El año 2009 es un año de muchos aniversarios, incluido el asesinato de Luxemburgo y Liebknecht, la fundación de la Internacional Comunista y la Comuna Asturiana. Ninguno de estos aniversarios ha encontrado eco en la prensa capitalista. Pero hay un aniversario que no olvidarán: el 9 de noviembre de 1989, cuando se abrió la frontera que separaba Alemania Occidental de Alemania Oriental.

muro.jpgHace 20 años mazos y martillos retumbaban en el centro de Berlín, destruyendo el Muro. Cada mazazo estimulaba en miles de alemanes orientales el odio hacia un régimen podrido y corrupto, el régimen estalinista, y sobre todo la ilusión en una vida mejor, con un mayor nivel de vida, con mayores comodidades y mayor libertad. Al mismo tiempo, cada martillazo impactaba sobre la conciencia de millones de trabajadores y jóvenes de todo el mundo, agriando sus esperanzas de acabar con el capitalismo e imperialismo explotador y por encontrar una alternativa socialista.

La crisis ha golpeado muy duramente a los llamados "Tigres Bálticos". Las altas cifras de crecimiento de los últimos diez años superaron con creces la media de la Unión Europea.

Un veterano funcionario del Banco Interamericano de De-sarrollo (BID) comentó en la asamblea anual de este organismo, celebrada en marzo: "Ésta es una crisis sin precedentes y en esta parte del mundo [Latinoamérica] hemos visto muchas. Hasta ahora se quemaban los vagones de cola, pero esta vez es la locomotora la que está en llamas". Efectivamente, la "locomotora" está incendiada y el fuego se extiende rápidamente complicando mucho más la situación. Podemos asistir a una serie de explosiones en los "vagones de cola" que encarrile más firmemente el tren del capitalismo mundial por la vía de la recesión. América Latina y los países de Europa del Este son los candidatos más claros a jugar este papel.

El 3 de febrero por la mañana, los trabajadores de la fábrica de maquinaria agrícola Kherson, KNF, ocuparon uno de los edificios de la fábrica. A las nueve y media de la mañana más de 300 trabajadores de KNF entraron en la fábrica y ocuparon el edifico administrativo.Los trabajadores de Kherson han decidido cambiar el nombre de la fábrica por el de G. I. Petrovsky, el dirigente bolchevique

El miércoles 21 de enero el Financial Times-Deutschland informaba sobre una conferencia organizada por los nueve principales bancos de Austria, Italia y Alemania, muy implicados en Europa del Este y que presentaron "una iniciativa de representar los intereses de Europa del Este". Pero no se trata de un caso de preferencia altruista por estos países, este grupo de presión está motivado más por sus propios intereses de beneficio que por el deseo real de ayudar a la población de Europa del Este.

Los trabajadores públicos húngaros han decidido luchar y proteger sus salarios y condiciones laborales. Demostraron el ambiente combativo el pasado sábado cuando más de 10.000 se manifestaron por las calles de Budapest y amenazaron con una huelga el 12 de enero si el gobierno de Ferenc Gyurcsány elimina sus bonos anuales y mantiene el aumento salarial que pretende para 2009.

Hace siete años el mundo quedó conmocionado por el ataque terrorista contra el World Trade Center. Las explosiones que destruyeron las Torres Gemelas no sólo sacudieron la ciudad de Nueva York, las ondas de choque de esta explosión provocaron un giro fundamental en la política mundial. La población norteamericana quedó psicológicamente preparada para una política exterior más agresiva, se impusieron restricciones severas a sus libertades civiles, se aumentaron los poderes de la represión estatal y se incrementó aún más el gasto militar.

Después de meses y años de disparos de francotiradores y de acumulación de tropas a ambos lados de la frontera, la guerra estalló en Osetia del Sur la noche del jueves 7 de agosto, cuando el presidente de Georgia, Mijail Saakashvili ordenó la invasión de la república autónoma y el bombardeo criminal de su capital, Tskhinvali. Según fuentes oficiales rusas, más de 1.600 civiles y algunos soldados rusos desplazados para tareas de mantenimiento de la paz murieron en el combate antes de que las fuerzas rusas retomaran la república autónoma. Miles de refugiados abandonaron todo lo que tenían y huyeron a Osetia del Norte en Rusia, pidiendo a los rusos que vinieran en su rescate.

El 18 de marzo las fuerzas de la OTAN declararon el toque de queda en la parte serbia de Mitrovica (Serbia), tras una noche de disturbios. El enfrentamiento fue provocado por la actuación violenta de las tropas atlantistas, al desalojar una antigua sede de la misión de la ONU ocupada por manifestantes serbios. En ese enfrentamiento participaron tropas holandesas, italianas y españolas. Éste es el tipo de pacificación y convivencia que nos depara la supuesta independencia de Kosovo y las tropas europeas y americanas en la zona.

El 12 de marzo, Eslovenia vio la mayor huelga desde su independencia en 1991. Con más de 145.000 trabajadores participando en el paro laboral, eclipsó a la manifestación de 70.000 que tuvo lugar el 17 de noviembre. La radicalización de los jóvenes y trabajadores en este pequeño país de dos millones de personas, que ya había visto protestas de masas a finales de 2005, ahora se ha profundizado aún más. De esta manera, el país ahora está junto a Alemania, Grecia, Portugal y otros, donde la clase obrera ha comenzado a despertar y lucha contra la creciente miseria provocada por la "economía de mercado", es decir, el capitalismo.

El 17 de febrero de 2008 el parlamento de Kosovo, tras la victoria electoral del candidato pro-occidental Tadic, del Partido Democrático, proclamó unilateralmente la formación de la República de Kosovo, independizándose así de Serbia, y acto seguido EEUU reconoció la independencia del nuevo Estado.

 

Los organizadores pronosticaban la mayor manifestación jamás vista en el país para el jueves 21 de febrero de 2008. El gobierno esperaba que el clamor por Kosovo podría movilizar a más personas que los acontecimientos que rodearon a la ruptura de Yugoslavia a principios de los años noventa, o que el derrocamiento de Milosevic en 2000, dicen que han reunido a un millón de personas. La realidad es mucho más modesta, aproximadamente 150.000 personas se manifestaron por las calles de Belgrado. Sin embargo, la clase dominante sí consiguió orquestar una explosión artificial de nacionalismo destructivo que creó una situación de seguridad nula en la ciudad de Belgrado, con elementos lúmpenes de extrema derecha asaltando y saqueando, parecía un carnaval fascista de agresión sin sentido.

El domingo 17 de febrero de 2008 el parlamento de la Provincia Autónoma de Kosovo y Metohija (bajo protectorado de la OTAN desde la guerra de 1999) aprobó la declaración de independencia de Kosovo, de esta manera, se funda un nuevo estado, y bastante singular en Europa, llamado Kosova. Se esperaba desde hace tiempo este acontecimiento y ya hemos analizado en otros artículos sus razones y causas. El tema de este artículo no es otro que analizar lo que está ocurriendo sobre el terreno con relación a Kosovo y Serbia.

Después de quince años de conflictos y cientos de miles de muertos, heridos y refugiados, la cuestión nacional en los Balcanes sigue sin resolver. Ahora es evidente lo alejada que estaba de la realidad la idea de que una multitud de estados nacionales burgueses "limpios" podría resolver esta cuestión histórica. Después de la euforia inicial con los nuevos territorios independientes, las clases dominantes están descubriendo ahora que el desarrollo en líneas capitalistas es imposible sin pisar a alguno de sus vecinos.
Muchos polacos están aliviados porque parece llegar a su fin la pesadilla del poder dividido en las manos de los hermanos Kaczynski y sus títeres. Pero aunque cualquier debilitamiento del poder autoritario de los Kaczynskis debe ser bienvenido, es tarea de la izquierda polaca mostrar que dentro del capitalismo no puede haber ninguna solución duradera ni global a los problemas a los que se enfrenta el pueblo polaco.

No hay solución buena bajo el capitalismo

 

La noche del lunes 18 de septiembre las calles de Budapest rugieron en lo que fue presentado tanto por la prensa nacional como internacional como un movimiento de protesta de masas contra el gobierno el gobierno húngaro y su primer ministro, Ferenc G

Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org