Corriente Marxista Internacional

Según refleja el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de septiembre, el 70% de los españoles creen que la situación económica es "mala" o "muy mala". Ante la pregunta: ¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? el 76,4 % respondió que es EL PARO. A la pregunta: ¿Podría decirme a qué partido votó en 2008? la respuesta fue: PSOE = 34,70 %, PP= 28,10 %, IU=3,10 %, Otros= el resto.  Algunas encuestas recientes daban entre 4 y 6 puntos al PP sobre el PSOE en intención de voto, pero parece que el PP se empieza a desinflar afectado por la corrupción.

Según un sondeo de Metroscopia para El País publicado el 18-10-09, "Los socialistas recuperan un punto (del 38% a primeros de mes, al 39% de ahora), mientras que los "populares" caen tres décimas (del 41,6% al 41,3%). Tanto una encuesta de El País como de La Vanguardia coinciden en la "alta desconfianza ante la forma en la que el presidente del Gobierno está gestionando la crisis económica". En el otro lado, el caso Correa y demás casos de corrupción estrangula el crecimiento del PP en las encuestas anteriores.

Estas muestras de pérdida de apoyo electoral que dan las encuestas al PSOE no pueden ser atribuidas a la clase trabajadora, como se comenta incluso por algunos dirigentes de izquierdas que quieren dar una explicación basándose en la "baja conciencia de  clase". Al contrario, las masas han venido demostrando durante los últimos años un buen nivel de conciencia al apostar por el PSOE contra el PP, que a base de movilizaciones contra la guerra y contra la nefasta política reaccionaria de la derecha apartó a los "peperos" del gobierno derrotando a Aznar.

Luego han repetido la confianza en el PSOE de Zapatero en las últimas elecciones generales, esperando que se cumpliese la demanda de la calle, cuando el día del triunfo electoral, la gente gritaba ante la sede del PSOE aquello de: ¡¡Zapatero, no nos falles!!, concediendo al partido esas dos nuevas oportunidades, en la nueva etapa, después de  esperar catorce años los resultados del "socialismo" que propuso Felipe González. El problema no es pues la falta de conciencia. La causa del alto grado de abstención  y de la apatía,  hay que buscarlos en los errores cometidos por el gobierno. Es ahí de donde tenemos que extraer las verdaderas causas para poder interpretar y diagnosticar certeramente la corrección de los errores de las políticas aplicadas que es el verdadero problema.

Las masas no pueden estar permanentemente esperando que se cumplan las promesas de este "Reformismo sin reformas sociales profundas". Si los avances hacia el "socialismo prometido" no llegan, después de años de paciente espera, sino que por el contrario, la crisis del sistema capitalista hunde a millones de trabajadores en el paro y en la ruina; si el 38 % de la juventud está en paro cifra que duplica la media europea, cuando nos hablaban de convergencia con Europa; si la  política de la dirección actual del PSOE, con su  programa de conjunción "progresistas/social-liberales/socialdemócrata" es incapaz de ofrecer soluciones concretas, ante el colapso del "libre mercado" a los problemas que afectan y agobian en la actualidad a la clase trabajadora, como son la pérdida de poder de compra, el paro, la vivienda, la educación, la sanidad y los servicios sociales, que siguen deteriorándose a marchas forzadas, no puede extrañar a nadie que se instale un cierto ambiente de apatía y rechazo entre la clase obrera, a la política aplicada, interesándose y esperando algo más a la izquierda, que se podría expresar, en giro a los otros partidos, o bien refugiarse en la abstención en las próximas confrontaciones electorales, castigando tanto a la dirección actual del PSOE, salpicado también por los estallidos de corrupción, a la vez que demuestra la incapacidad de su programas para hacer avanzar a la sociedad,  hacia un nuevo modelo de economía, como se comenzó a decir en los comienzos de la crisis.

Por ello, nuestra dirección del PSOE, tendría que someter a debate entre las bases, las medidas para poner fin a este proceso de deterioro y apatía del movimiento obrero, juvenil y ciudadano. Izquierda Socialista de Málaga, consideramos que ese proceso podría ser cortado y contrarrestado asumiendo la necesidad,  llevando a la práctica ese giro a la izquierda en la política económica y social del gobierno, que contemple un programa más social que sea asumido y defendido por los sindicatos de clase y los trabajadora en su conjunto, rompiendo con la derecha.

Ese programa debería servir para poner las bases de una economía socialista planificada, bajo control democrático de la clase trabajadora, que inicie la salida por la izquierda que esta dura recesión necesita y a la que hemos sido arrastrados los trabajadores por la especulación y la corrupción de los capitalistas que son los responsables de habernos metido en la situación tan delicada que sufrimos, como consecuencia de este podrido sistema capitalista corrupto y decadente.

Hacemos un llamamiento a la movilización y a la reorganización de la izquierda invitándote a que te unas a nuestra corriente para luchar por el verdadero programa socialista que proponemos en nuestra Revista (*)  para que, en unidad de acción con las demás fuerzas de izquierdas,  poder avanzar en la transformación socialista de la sociedad, porque otro mundo es posible, pero con el auténtico socialismo.

 

(*) Si quieres recibir la Revista, pídela a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Poner el enlace a la web de IS de Málaga


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org