Corriente Marxista Internacional

El pasado mes de julio Fèlix Millet se vio implicado en una investigación de la fiscalía de Barcelona en que se intenta aclarar el desvío de dinero por parte de la Associació Orfeó Català - Palau de la Música y de la Fundació Orfeó Català de la que él era presidente. Día tras día crece las implicaciones del caso que protagoniza Millet y su mano derecha Jordi Montull ex director administrativo de la Fundació Orfeó Català imputados por apropiación indebida y falsedad. El caso ha generando un fuerte malestar entre toda la clase política y especialmente entre la burguesía catalana de la que Millet es un destacado miembro.

El pasado mes de julio Fèlix Millet se vio implicado en una investigación de la fiscalía de Barcelona en que se intenta aclarar el desvío de dinero por parte de la Associació Orfeó Català - Palau de la Música y de la Fundació Orfeó Català de la que él era presidente. Día tras día crece las implicaciones del caso que protagoniza Millet y su mano derecha Jordi Montull ex director administrativo de la Fundació Orfeó Català imputados por apropiación indebida y falsedad. El caso ha generando un fuerte malestar entre toda la clase política y especialmente entre la burguesía catalana de la que Millet es un destacado miembro.

¿Quién es Fèlix Millet?

Fèlix Millet es hijo de una conocida familia pudiente catalana, su padre era presidente del Banco Popular, y forma parte del que él denomina "sociedad civil" eufemismo con el que se autonombra la burguesía catalana. Fue miembro de la empresa inmobiliaria Renta Catalana, donde el 1983 fue acusado de estafa y fue enviado dos semanas a prisión de forma preventiva. Ha sido presidente o vicepresidente desde el año 1980 hasta la actualidad de múltiples empresas y fundaciones: el Liceo, Revista Música Catalana, Fundació FC Barcelona, Agrupació Mutua del Comercio i la Indústria, Bankpyme, Agrupació Mutua, Fundació Pau Casals, Fundació Güell, Fundació Bayer, y un largo etcétera. El año 1990 crea la Fundació Orfeó Català - Palau de la Música de la cual fue presidente. El 1999 recibe la Creu de Sant Jordi que se concede a los catalanes ilustres.

¿Con quién se relaciona Fèlix Millet?

En una entrevista publicada en El Periódico el día 3 de octubre de este año y que fue realizada el 2001 por dos periodistas que estaban escribiendo un libro sobre las élites políticas, económicas y culturales de Catalunya, Fèlix Millet, con una franqueza propia de quien se sabe parte de una casta social superior, explica con detalles las relaciones personales que tiene con banqueros, empresarios y políticos del país.

Este es un resumen: Millet tiene relaciones de primera mano con el presidente del FC Barcelona Josep Lluís Núñez (ahora mismo está siendo investigado junto con su hijo por dar trato de favor a un inspector de Hacienda, El País, 14/10/2009) propietario de un importantísimo grupo inmobiliario: Núñez y Navarro. Este le pide que entre en el Barça y lo sitúa como vicepresidente del club y como vicepresidente de la Fundació Barça. Lleva adelante la Fundación y explica los motivos por los cuales las grandes fortunas hacía donaciones: "(...) la gente se apunta para ir al palco del Barça, porque si quieres hablar con el (ministro d'Asuntos Extranjeros) Josep Piqué lo enganchas allá a la media parte y no hace falta que pidas hora y te esperes 15 días. Es verdad. Y como este muchos caso.".

A medida que transcurre la entrevista cita todas las entidades donde tiene algún cargo, son tantas que no duda a decir a los periodistas que "ya os daré un curriculum", pero las más destacadas son el Palau de la Música, la Agrupació Mutua, La Caixa, el Liceo y el Barça. Cuando le preguntan por las relaciones entre las personas con "apellidos ilustres" responde: "...muy sencillas. Lo digo siempre. Hay unas 400 personas, no deben haber demasiada más, que nos encontramos en todas partes. (...) hay un núcleo familiar, la misma empresa familiar, nos vemos coincidiendo en muchas cosas, tanto si somos parientes como si no".

En la escuela Virtèlia conoce a Pujol, Miquel Roca y Pasqual Maragall. El padre de Millet dio trabajo a los padres de Roca y Maragall. Pasa el  verano con los Maragall, "con toda la familia del Pasqual" y el presidente de la Diputación el marqués de Castellflorite. Y también tiene relaciones con personas de otras familias conocidas los vínculos de los cuales es el catalanismo. "Todo lo que está relacionado con cuestiones catalanistas, con la fundación Òmnium Cultural, todo el trabajo dentro del Palau durante el franquismo estaba muy atada a estas cuestiones. Familias distinguidas por su defensa de una cultura, de un idioma...Así como había un grupo digamos elitista, el del textil y tal, no era una cuestión de dinero sino de supervivencia del país". Dice Millet que para su padre "el grande hobby era el país, el catalanismo, y financiaba cosas de este tipo para defenderse de la opresión que teníamos en aquel momento (...)". Su hermano Xavier fue el primer candidato de Convergencia i Unió en el ayuntamiento de Barcelona y también entró en la directiva de Òmnium Cultural. Es pariente de Narcís Sierra. Estuvo en el  Cercle d'Economía con Corominas y otro hermano, Joan, estuvo en Banca Catalana con los Colina y otras.

Y a la pregunta: ¿Hay algún otro ámbito en que se encuentren? Responde: "Hay el grupo de instituciones, el G-16, que nos reunimos cada mes o mes y medio para comer. Intercambiamos opiniones sobre situaciones de aquí. El Centre Excursionista de Catalunya, l'Ateneu, l'Orfeó, el Barça, el Espanyol, el Círculo Ecuestre, que es una historia de otro tipo, el Cercle del Liceu, el Tenis Barcelona, Polo... Son instituciones... El Cercle d'Economía... Yo a Piqué lo conocí en un de estas comidas, porque él fue presidente del Cercle d'Economía, y una comida cada mes te da una relación... Cuando hay un criterio único, cada cual en su campo, la explica. A veces ha venido el alcalde de Barcelona".

El caso Millet

El caso viene precedido por dos hechos sorprendentes. Por un lado la fiscalía solicitó cuatro veces la imputación de Millet y Montull al juez de instrucción número 30 de Barcelona. El juez desestimó las tres primeras a pesar de que los imputados ya habían confesado varios delitos --ahora sabemos que no todos--, (El País, 6/10/2009). Y por otra parte Hacienda ignoró el 2002 una denuncia anónima detallada del expolio que estaba sufriendo el Palacio. Ahora, cuando ya se ha destapado el delito por otros medios, a Hacienda le parece que sí es relevante enviar esta denuncia al juez (El País, 9/10/2009).

El hecho es que hace años Millet, Montull y otros implicados han desviado dinero de la entidad que dirigían hacia finalidades poco altruistas. ¿Y dónde ha ido a parar el dinero por lo que sabemos hasta ahora? Una parte del dinero ha ido a parar al patrimonio personal de Millet, familiares y demás implicados: viajes, reformas en inmuebles de propiedad, dietas, sueldos, etc. El dinero que inicialmente el propio Millet reconoció que había malversado se ha multiplicado y cada día que pasa la cifra aumenta. Ahora ronda los 10 millones de euros.

Otra parte del dinero desviado fue a parar a la Fundació Trias Fargas, la fundación de Convergència Democrática de Catalunya (CDC), el partido de Artur Mas. Aquí las cuentas tampoco cuadran. Entre el 2001 y el 2008 la fundación de CDC recibió de la Fundación Orfeó Català 569.900 euros según fuentes de CDC, pero la fundación de Millet declara haber entregado sólo 188.416 euros a otras entidades (El País, 7/10/2009). El año 2005 en uno de los pocos ejercicios en que la fundación de CDC hizo constar el origen de las aportaciones se puede observar que el 90% de estas vienen de la fundación de Millet y una decena de constructoras: Copisa, Comsa y Fomento de Construcciones y Contratas controlada por Esther Koplowitz entre otras (El País, 9/10/2009).

Millet también desvió fondos de la fundación para pagar las deudas que tenía el ex lider de ERC Àngel Colom tras disolver el efímero Partido por la Independencia que lideraba conjuntamente con Pilar Rahola. Colom, actual dirigente de CDC dice que recibió 72.000 euros y niega haber cobrado 150.000 euros que consta en el recibo que él mismo firmó.

Tanto Artur Mas como Colom han respondido a las implicaciones que esto supone con la táctica de pelotas fuera. Mas dice que los socialistas usan el lío para responder a los malos resultados electorales que auguran las encuestas. Y Colom "que si los socialistas quieren, porque de aquí viene el ataque, sí...me quieren matar políticamente que se pongan a la cola porque ya hace años que otros lo intentaron y no lo consiguieron" y después, en la entrevista televisiva, reivindicó su independentismo inquebrantable.

¿Que está en juego con el caso Millet?

La burguesía catalana ha tenido siempre mucha cuidado en conservar lo que se ha denominado "oasis catalán", una especie de acuerdo tácito de la clase dirigente para aparentar una capacidad de diálogo en que era posible siempre llegar a acuerdos. Esta clase dirigente siempre ha teñido su discurso de un gran amor a la patria y a la cultura pues la burguesía catalana tiene plena conciencia que el sentimiento de injusticia nacional que está arraigado en extensas capas de la población catalana, bien usado, puede tener fantásticos réditos políticos y económicos. Usar el sentimiento de injusticia nacional es una carta que deben mimar.

Millet es un caso paradigmático de este juego: aparentar interesarse por el destino del país, de su cultura y lengua, incluso ostentar como una medalla la represión que "sufrieron" bajo el franquismo, para ganarse simpatía ante un sector de la población de Catalunya para después utilizar este prestigio en las negociaciones por el pastel de los presupuestos estatales o en la lucha de clases reivindicándose los representantes de los intereses generales de Catalunya.

Pero además el caso pone sobre la mesa una realidad muy concreta y que los estrategas de la burguesía emplean muchos esfuerzos en mantener escondida. Esta realidad es que "400 personas", políticos, hombres de estado, empresarios y banqueros, que se conocen todos entre todos y que están unidos por lazos familiares, de amistad o se conocen y sobre todo por unos intereses comunes de clase, a la práctica gestionan el destino del país.

En el supuesto de que la "opinión pública" catalana tenga la sensación de que en este caso no se llega hasta el final esto puede hacer más grande todavía el abismo entre la política oficial y el sentir general de la población. Este asqueo ya se ha reflejado en varias contiendas electorales, especialmente la última, las elecciones europeas de este año donde Catalunya se abstuvo en un 62,46%.

Pero volviendo al caso no deja de ser irónico que Millet que predica tanta catalanidad, aparte de ser un delincuente, forme parte de l'Institut Catalunya Futur, la sección regional de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, las FAES, presididas por José Maria Aznar. Una entidad dedicada a generar opinión y que es, como todo el mundo sabe, ultrareaccionaria y españolista hasta la náusea. De hecho Millet, en la visita que hizo Aznar al Palau el octubre del 2002, le solicitó una nueva aportación al Palau para mejora de las instalaciones y así fue: de 9'6 millones d'euros que ya se habían acordado en 1999 se sumaron tres millones más (El País, 1/10/09).

El último episodio vergonzoso del caso es al que afecta a la comisión de cultura del Ayuntamiento de Barcelona. El 15 de julio acordó por unanimidad otorgar la medalla de oro al Mérito Cultural a Millet "por su labor al frente de esta institución centenaria (...), por haber dotado a Orfeó Català de los recursos necesarios para adaptarse a los cambios sociales, económicos y culturales que han transformado la sociedad civil catalana en los últimos 30 años, y por liderar el sueño largamente perseguido de convertir el Palau de la Música en un emblema artístico y cultural reconocido en todo el mundo". Ahora esta medalla se le ha retirado pero no deja de ser significativo el círculo cerrado en que se mueven los reconocimientos.

Este caso junto con el caso Gürtel que afecta al PP, los desfalcos en el ayuntamiento de Santa Coloma, del PSC y otros que se hacen públicos día a día generan una fuerte desconfianza hacia esta "sociedad civil" que todo lo mueve. La crisis capitalista se quiere hacer pagar a la clase obrera con aumentos de impuestos indirectos y con recortes sociales. De hecho ya la paga con el aumento masivo de paro. Y no obstante ante nuestro no se para de mover y manejar cifras millonarias entre casos de corrupción y casos perfectamente legales (por ejemplo la jubilación de millones de euros brutos anuales que cobrará el consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, con un fondo de 52 millones de euros del banco para asegurar que reciba de forma vitalicia esta cantidad, El País, 1/10/2009). Y esto hace pensar que el problema no es "la falta de dinero" si no en manos de quienes está este dinero y qué finalidad tienen este. Bajo el capitalismo ya lo sabemos.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org