Imprimir

El 23 de abril, José Ángel Córdova Villalobos, secretario Federal de Salud de México, anunciaba al mundo una noticia que ha desatado visiones apocalípticas que nos remontan a la terrible pandemia de gripe de 1917, que se cobró 50 millones de muertos. Así, el 26 de abril se suspendían las actividades educativas en todo el país (esto afecta a 33 millones de habitantes) y al día siguiente la medida se extendió a los restaurantes del Distrito Federal, gimnasios, cines y teatros.

 

El 23 de abril, José Ángel Córdova Villalobos, secretario Federal de Salud de México, anunciaba al mundo una noticia que ha desatado visiones apocalípticas que nos remontan a la terrible pandemia de gripe de 1917, que se cobró 50 millones de muertos. Así, el 26 de abril se suspendían las actividades educativas en todo el país (esto afecta a 33 millones de habitantes) y al día siguiente la medida se extendió a los restaurantes del Distrito Federal, gimnasios, cines y teatros.

Ese mismo día, la OMS declaraba que el mundo estaba ante una "pandemia potencial". EEUU, donde ya se habían detectado 20 casos, reforzó militarmente su frontera con México. La tardanza de las autoridades mexicanas en informar de varias muertes provocadas supuestamente por una nueva variante del virus de la gripe porcina y las medidas posteriores de control han contribuido a desatar el miedo, no sólo entre los mexicanos sino a escala mundial. Lamentablemente, las voces de la comunidad científica han sido silenciadas por el ruido de los apóstoles de la pseudo-prevención y sus voceros. Pero, ¿cuál es la realidad científica de lo que está ocurriendo?

Como marxistas, no podemos engañar a los trabajadores: la burguesía y sus acólitos ya lo están haciendo sin sonrojarse, mientras dos multinacionales inician una lucha feroz para la producción masiva de antivirales. A la burguesía sólo le importa la crisis económica si afecta a sus beneficios y, por tanto, no dudará un ápice en aprovecharse del miedo para paralizar la lucha de la clase trabajadora a escala mundial. Para ellos, la vida y la muerte de seres humanos les da absolutamente igual mientras engorde su cuenta de beneficios.

Evidentemente, los medios de comunicación burgueses no han informado que EEUU, Canadá y México crearon en 2006 la Alianza para la Seguridad y Prosperidad en América del Norte, en la que se señala que "una pandemia por peste porcina o aviar o una variación de ella, tarde o temprano podría ocurrir en la región". En 2007 se diseñó una campaña preventiva entre estos tres países, el "Plan de América del Norte para la peste porcina aviar y pandémica" que obligaba a los tres países a compartir inmediatamente la información, hecho que no ha ocurrido en la epidemia actual (Ubaldo Oropeza y Luis Enrique Barrios, www.elmilitante.org). Por otra parte, desde que se puso en marcha un Reglamento Sanitario Internacional en 2005, la OMS ha recibido notificaciones de casos de gripe porcina en Estados Unidos y España durante 2007.

Gripe porcina y gripe humana, enfermedades distintas

La gripe porcina es una enfermedad respiratoria aguda altamente contagiosa que afecta a los cerdos, causada por varios tipos de virus de la gripe tipo A. Causa una gran número de cerdos enfermos, pero muy pocos mueren (1-4%). Normalmente se trata de subtipos H1N1 y se producen durante todo el año, con una incidencia mayor en otoño e invierno en las zonas templadas. Al no ser una enfermedad de declaración obligatoria para la Organización Mundial de Salud Animal, no se conoce bien su distribución internacional en animales. La enfermedad es considerada endémica en Estados Unidos y se han comunicado brotes en cerdos en el norte y sur de América, Europa (incluyendo Reino Unido, Suecia e Italia), África (Kenia) y en partes del este de Asia, incluyendo China y Japón. Muchos países -desarrollados, por supuesto- vacunan a sus cerdos de manera rutinaria contra esta enfermedad.

Los trabajadores en estrecho contacto con los cerdos pueden contagiarse, pero no existe la transmisión de humano a humano, aunque existen casos esporádicos en humanos sin contacto estrecho con cerdos. Muchos de los casos humanos se recuperaron completamente sin necesitar atención médica y sin usar medicamentos antivirales. En Europa, desde 1958 se han notificado un total de 17 casos. En EEUU, se detectó un brote en reclutas en un campo militar de Nueva Jersey en 1976. Se supuso un contacto con cerdos, aunque no se llegó a descubrir. Hubo una amplia transmisión del virus con más de 200 infecciones y 12 hospitalizaciones. La infección no se transmite por el consumo de carne de cerdo, ya que el virus se destruye fácilmente a temperaturas de 70 grados. Actualmente no existe ninguna vacuna contra este virus y se desconoce si las vacunas antigripales humanas brindan algún tipo de protección.

Sin embargo, los cerdos pueden infectarse también de manera casual con otros virus gripales, como el famoso virus de la gripe aviar o los de la gripe humana. Si esto ocurre  simultáneamente, los genes de los diversos virus pueden mezclarse, dando origen a un "virus reasociado", que puede atravesar las barreras entre especies y afectar a los seres humanos. La mayoría de la población, que no está en contacto con cerdos, probablemente no tiene inmunidad contra el virus gripal de los cerdos, por lo que si un nuevo virus -el que se ha detectado ahora- comienza a transmitirse de humano a humano, el riesgo de una pandemia es evidente, pero su impacto es difícil de predecir, pues depende de la virulencia del virus, de la existencia o no de inmunidad en las personas, de la protección cruzada por anticuerpos adquiridos a través de la infección con virus de la gripe estacional y de factores propios del portador.

En el caso que nos ocupa, "no parece que en los casos surgidos estos días en México y los EEUU [...] exista un vínculo epidemiológico que pueda relacionar a los cerdos con la aparición de este proceso. De hecho, no hay indicios de que haya habido contacto alguno entre los pacientes y el ganado porcino. Tras el análisis genético del virus implicado en estos brotes, se ha determinado que posee segmentos típicos de virus influenza humanos, además de porcinos y aviares norteamericanos. Además presenta secuencias de virus porcinos euro-asiáticos. Esta cuádruple combinación genética es la primera vez que se describe en el mundo" (Joaquín Goyache Goñi, Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria, Universidad Complutense de Madrid, 27/04/2009). Se ha demostrado una relación espacial y temporal entre los casos de México y EEUU. A pesar de esta evidencia, el  mercado del porcino en México ha caído en picado.

Una pandemia más que probable

Estamos, pues, ante un nuevo tipo de virus de la gripe humana que va a provocar, sin duda, una pandemia global. Después de escribir esto, la OMS lo reconoció el 29 de abril de 2009 al detectarse casos en los que no existían los antecedentes de haber viajado a México y pasar a la fase 5 de alerta pandémica mundial.

Su impacto sobre la población va a depender, fundamentalmente, de nuevas recombinaciones genéticas y, sobre todo, del estado inmunitario de la población. La recesión económica con sus consecuencias de paro, pobreza, desnutrición, ansiedad, etc., se va a convertir en el mejor factor para la propagación de este nuevo virus gripal humano. La velocidad de diseminación va a ser muy alta, consecuencia tanto de la globalización como de sus propias características. Parece ser que la mayor contagiosidad se produce el día anterior a mostrar síntomas, lo que lo hace casi imposible de contener, a pesar de las drásticas medidas tomadas en México. En horas el virus va a viajar a las zonas más alejadas de los focos iniciales. Por ahora y afortunadamente, este virus parece ser diez veces menos mortal que el de la gripe aviar.

Las medidas adoptadas a raíz de la experiencia adquirida tras la aparición del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Severo) en noviembre de 2002 y su rápida difusión, y de la gripe aviar por el subtipo H5N1 en los años 1997 y 2003 y siguientes, ha permitido reaccionar de forma rápida a las autoridades sanitarias nacionales e internacionales

El hecho de que se hable de gripe porcina se debe, sencillamente, a la historia de la evolución de este virus. Al no existir una vinculación entre los enfermos y el ganado porcino, hace que desde el punto de vista epidemiológico nos debamos referir a este agente exclusivamente como un virus Influenza A H1N1, sin mencionar el término "gripe porcina". Ya se han propuesto los términos "gripe nueva" o "gripe americana". 

Tratamientos disponibles

Aunque existen varios medicamentos contra la gripe, solamente dos inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir) se han demostrado eficaces, aunque algunos virus gripales pueden desarrollar resistencias a estos medicamentos, limitando la efectividad de éstos para el tratamiento y la quimioprofilaxis. Los virus obtenidos de los casos humanos recientes de EEUU fueron sensibles a oseltamivir (Tamiflu, de Roche) y zanamivir (Relenza, de Glaxo-Smith-Kline GSK), pero resistentes a amantadina y rimantadina.

En este momento, la información es insuficiente para hacer recomendaciones sobre el uso de antivirales en la prevención y tratamiento de la infección en humanos. Los médicos tienen que tomar decisiones en base al cuadro clínico y la evaluación epidemiológica, así como sobre los daños y beneficios de la profilaxis o el tratamiento para un paciente. Para los casos actuales que están ocurriendo en Estados Unidos y México, las autoridades nacionales y locales están recomendando el uso de estos dos fármacos.

Para que tenga efecto, el oseltamivir (Tamiflu) se tiene que tomar a más tardar 48 horas después de la aparición de los primeros síntomas, según Roche, aunque la OMS señala que debe hacerse en las primeras 12 horas de aparición de los síntomas. Como ha señalado  Pietro Vernazza, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas en el hospital de Sant Gall, ha afirmado que "si las usamos de forma inapropiada se puede crear un mayor riesgo de resistencia que se desarrolle muy rápidamente" (Swissinfo, Matthew Allen, 28/04/2009). Si se inicia el tratamiento demasiado tarde el medicamento vería reducida su efectividad y aumentaría el riesgo de crear resistencias. Ya en 2006 investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich advirtieron de los peligros de usar estos fármacos como preventivos y mucho menos para el conjunto de la población. En 2006, cuando se expandió con fuerza la gripe aviar, Roche se vio obligada a reconocer que algunos de los virus mostraban signos de resistencia ante el Tamiflu.

Por otra parte, la Administración de Fármacos y Alimentos de los Estados Unidos  (FDA) ha emitido en años recientes varias advertencias sobre los graves efectos secundarios que podrían derivarse del uso de estos dos medicamentos. En 2005 se informó de la muerte de 12 niños en Japón entre 2000 y 2005 (Tamiflu fue aprobado en 1999). La  FDA solicitó contraindicaciones en Tamiflu y Relenza, que pueden provocar efectos secundarios psicológicos en algunos casos, que incluirían "alucinaciones, delirios y comportamientos anormales". Tamiflu se usó ampliamente durante la epidemia de gripe aviar H5N1 en el sudeste asiático en 2005. El oseltamivir se extrae del ácido shikímico, presente en la planta del anís estrellado (badiana o anís de China) que existe en China, Corea y Japón, donde se usa desde tiempos inmemoriales en infusión o como condimento culinario. En 2001 las autoridades españolas lo retiraron de los herbolarios por haberse presentado una veintena de efectos adversos graves en lactantes tras la toma de infusiones. En 2003, la FDA advirtió que no se consumiera. Roche consume actualmente el 90% del anís estrellado del mundo.      

La gripe porcina saca a Roche y a GSK de la crisis económica

Con la pandemia ya en marcha, las multinacionales suiza y británica vieron subir sus acciones en bolsa un 4 y un 3% respectivamente el 26 de abril de 2009. Como señalaba Ben Hirschler (Reuters, Londres) el 28 de abril: "La amenaza de una pandemia desatada por una nueva cepa de gripe que se ha cobrado la vida de más de 100 personas en México será un alivio para algunos fabricantes de medicamentos y vacunas". La australiana Biota Holdings Ltd, que dio la licencia de Relenza a Glaxo, subió un 82 por ciento. Las de Chugai, la filial japonesa de Roche, mejoraron un 14%.

Los analistas señalaron que el impacto comercial iba a ser menor porque muchos gobiernos tenían stocks considerables desde la amenaza de la gripe aviar (1997). Roche vendió unos 2.650 millones de euros de Tamiflu a gobiernos en 2006 y 2007 (440 millones de dosis). Aunque históricamente ha sido mayor la demanda de Tamiflu, que se administra como una tableta convencional, mientras que Relenza debe ser inhalado, el mayor número de casos de resistencia a Tamiflu podría hacer que Relenza experimentase un mayor crecimiento en la pandemia actual. Así, por primera vez, las ventas a los gobiernos de Relenza superaron en un 20% a Tamiflu en los tres primeros meses de este año.

El ejercicio de 2008 supuso para Roche un descenso significativo en su facturación de 1.073 millones de euros en las ventas de Tamiflu. Andrew Witty, consejero delegado de GSK, afirmaba en febrero que los resultados de 2008 marcaban "'un punto de inflexión para la empresa" en cuanto a sus resultados, ya que su beneficio neto caía un 14%, en parte por la bajada notable de las ventas de Avandia, su fármaco contra la diabetes, que era fundamental en los ingresos de la compañía.

En 2008, el Banco Mundial estimó que una pandemia de gripe podría lastrar en tres billones de dólares las cuentas mundiales y reducir un 5% la producción mundial. Y esto en medio de una recesión profunda y de duración incierta.

Roche explicó el 28 de abril de 2009 que la capacidad de producción de Tamiflu es de 400 millones de tratamientos al año. La compañía ha donado dos millones de dosis a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene preparados otros tres millones adicionales por si es necesario. "Siempre hemos intentado dejar claro que no se puede fabricar de la noche a la mañana y por eso es tan importante que los países estén preparados con antelación a la pandemia", aseguró ayer al respecto un portavoz de Roche.

La respuesta bursátil se produjo a pesar de que los gobiernos mundiales cuentan ya con un importante acopio de estos dos medicamentos, que alcanza los 220 millones de tratamientos. En España, la provisión de dosis de la que dispone el Ministerio de Sanidad alcanza los diez millones de tratamientos. A estas cifras hay que sumar las provisiones realizadas también por compañías multinacionales, como Virgin o P&G, siguiendo las recomendaciones que en su día lanzó la OMS para la gripe aviar. Los gobiernos mundiales vienen haciendo acopio de antivirales desde 2004, al igual que grandes compañías. En España, Sanidad dispone de diez millones de dosis.

Los fabricantes de vacunas también en alza

La actual pandemia aumentará la demanda de vacunas de los principales productores como Sanofi-Aventis SA, Glaxo, Novartis AG y Baxter International Inc, aunque crear dosis contra la nueva cepa llevará meses. Las compañías anunciaron que ya estaban en conversaciones con la OMS y los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de EEUU (CDC) para desarrollar una vacuna contra la gripe porcina y estaban también discutiendo asuntos de capacidad. Al menos 20 compañías fabrican vacunas contra la gripe. Otro laboratorio más pequeño dedicado a esta actividad es la australiana CSL, fabricante del espray nasal MedImmune, adquirida por AstraZeneca Plc en 2007. Las acciones de la compañía de biotecnología Novavax Inc, que trabaja en nuevos tipos de vacunas, subió un 75 por ciento el viernes.

La situación actual (que habrá cambiado al publicarse este artículo)

Según la OMS se han confirmado casos en EEUU (91 afectados y 1 defunción, la mayoría en Nueva York), México (26 casos y 7 defunciones), Canadá (13 casos), España (2), Israel (2), Nueva Zelanda (3) y Reino Unido (2). El resto de casos y defunciones no se han confirmado aún. Así, de las 152 defunciones en México que la prensa está aireando, solamente hay 7 casos confirmados. Igualmente, de los casi 2.000 casos sospechosos mexicanos sólo se han confirmado... 26. ¿Qué está ocurriendo?

La Casa Blanca pidió el 29 de abril  al Congreso 1.500 millones de dólares para luchar contra la epidemia. Es posible que esa cifra aumente en las próximas horas, ya que las autoridades de Nueva York aseguraron ese mismo día que "cientos de estudiantes" de la ciudad pueden tener la nueva gripe.

Una de las preocupaciones de la OMS es comprender por qué la severidad es mayor en México. Ingenuamente (¿o no?), Keiji Fukuda, director general adjunto de la OMS, ha señalado que "es algo que no entendemos por el momento". Los marxistas pensamos que la situación de crisis económica y el empeoramiento de las condiciones de vida en México son las responsables.

Existen 13 casos sospechosos en Brasil, habiéndose descartado 21 casos en Costa Rica, 5 en Perú, 2 en Panamá (1 pendiente) y 1 en Guatemala. En Chile se han descartado 5 de 18 sospechosos y en Argentina no se ha confirmado ninguno 10. En Colombia existen 42 casos sospechosos pendientes de confirmación. En Uruguay se está estudiando un caso y en Venezuela 3. Los Gobiernos de Ecuador, Bolivia, República Dominicana y Cuba han asegurado que no se han registrado casos en sus países. Puerto Rico contabiliza 2 casos sospechosos y otro se ha descartado.

En medio del pánico con el que viven los mexicanos, el 29 de abril el alcalde de Ciudad de México, Marcelo Ebrard, indicó que desde el sábado han disminuido los casos de probables contagios en la capital y que el 28 de abril se produjo un récord en el número de pacientes dados de alta.

Medidas de contención

La atención se debe centrar en las medidas de mitigación (protección de las personas). La OMS no recomienda el cierre de fronteras ni la restricción de los viajes internacionales, pues tendrán poca o ninguna repercusión en la propagación del virus y causarán perturbaciones importantes a los países. La fase 4 significa que los países deben activar sus planes nacionales de contingencia. Todos los países de América Latina y el Caribe ya están en alerta elevada. El 29 de abril la OMS elevó la alerta al nivel 5. El consumo de carne de cerdo no debe restringirse.   

Para los expertos, la única manera de detener su expansión es impedir que la gente se junte, como está haciendo el gobierno mexicano. Se han cerrado escuelas, guarderías, restaurantes, conferencias, teatros, cines... Curiosamente no se habla de los centros de trabajo, donde pueden agruparse centenares o miles de trabajadores. ¿Por qué? ¿Se prohibirán las manifestaciones del Primero de Mayo en aras a la salud pública?   

Todos los casos notificados en el mundo han sido leves y muchos no se han confirmado; hasta la fecha, sólo México y EE.UU. han notificado casos mortales.

Las recomendaciones para la protección personal son: lavado de las manos frecuente, cubrirse la boca y la nariz al toser y quedarse en casa si se tiene fiebre. En los establecimientos de atención de salud, la OPS/OMS recomienda reforzar el control de infecciones y la vigilancia y la protección personal. Sin embargo, se recomienda que se pospongan los desplazamientos si la persona se encuentra enferma, y que se busque atención médica si se enfermera después de un viaje.

Conclusiones

1.            Estamos ante la aparición de un nuevo tipo de virus de la gripe humana, surgido de la recombinación genética de varios tipos gripales (porcinos, aviares y humanos). Su contagiosidad parece elevada pero su mortalidad baja (diez veces menor que la gripe aviar que afectó a humanos en Asia hace varios años). Aunque ahora se trata de un cuadro gripal en general leve y autolimitado, su evolución no es predecible en absoluto.

2.            En 4-6 meses se dispondrá de vacunas efectivas.

3.            Las medidas de control pasan por la protección individual (mascarillas o cubrebocas y lavado de manos, evitar grandes aglomeraciones). Es decir, las mismas que en cualquier infección respiratoria viral. 

4.            Los tratamientos antivirales con oseltamivir o zanamivir deben restringirse a los casos graves (confirmados y/o altamente sospechosos) y administrarse no más allá de 48 horas del inicio de los síntomas. En caso contrario, su uso masivo favorecerá el aumento de resistencias e inutilizará su uso.  

5.            La burguesía está utilizando esta pandemia como una forma de desviar la atención de la  recesión económica mundial y los procesos de privatización de la sanidad pública. No es causalidad que las muertes en México coincidan con el desmantelamiento salvaje de la sanidad pública (solamente un 25% de la población tiene cobertura gratuita) y el aumento de la pobreza.

6.            Las diferentes burguesías pueden verse tentadas a utilizar la pandemia para restringir los derechos individuales, máxime cuando la recesión económica sigue incrementándose.

7.            El riesgo de pandemia está siendo aprovechado por las multinacionales productoras de antivirales (Roche y GSK) con la inestimable ayuda de la OMS, que está favoreciendo el miedo de la humanidad planteando un escenario apocalíptico.

8.            Los trabajadores debemos contemplar la situación desde un punto de vista de clase y denunciar implacablemente los intentos de la burguesía mundial de hacer descargar la crisis sobre nuestras  espaldas y desviar la atención de nuestros verdaderos problemas, exigiendo una sanidad pública universal y gratuita y la nacionalización de las empresas farmacéuticas, todo ello bajo el propio control democrático y planificado de nuestra clase, fortaleciendo la Corriente Marxista Internacional y avanzando así en la lucha organizada por la transformación socialista de nuestro planeta.

30 de abril de 2009.