Corriente Marxista Internacional

El día 10 de julio, coincidiendo con la celebración del juicio de faltas contra el neo-nazi Oscar Colino Damián, la Plataforma Antifascista de Gasteiz convocó una concentración a las 11h de la mañana frente al juzgado. La concentración a la que asistieron más de 40 jóvenes y trabajadores.  La connivencia de la justicia y la policía burguesa con estos grupos es descarada lo que demuestra que la clase trabajadora y la juventud debemos confiar única y exclusivamente en nuestras propias fuerzas, en nuestra capacidad de organización  y lucha.

 

 

El día 10 de julio, coincidiendo con la celebración del juicio de faltas contra el neo-nazi Óscar Colino Damián, la Plataforma Antifascista de Gasteiz convocó una concentración a las 11h de la mañana frente al juzgado. La concentración a la que asistieron más de 40 jóvenes y trabajadores estaba convocada por la Plataforma Antifascista de Gasteiz en la que han participado los distintos sindicatos de clase: ELA, CCOO, ESK, LAB, CGT, CNT, HIRU, STEE  junto a otras asociaciones, partidos de izquierda,  sindicatos estudiantiles y otros colectivos de izquierda y progresistas como ASKAPENA, SOS RACISMO, AAVV GASTEIZ TXIKI, HALABEDI IRRATIA, IKASLE ABERTZALEAK, EUSKAL HERRIA SOZIALISTA, BOLTXE, , EPK-PARTIDO COMUNISTA DE EUSKADI, FUNDACIÓN FEDERICO ENGELS,  EL MILITANTE,  MANOS FUERA DE VENEZUELA,  SINDICATO DE ESTUDIANTES, ARABAKO EMAKUMEEN ASANBLADA, SALHAKETA ARABA, EMAKUME LANGILEAREN DEFENTSAN.

Se declara nacional-socialista en el juicio y muestra el tatuaje de las SS

A los pocos minutos de comenzar la concentración, dos señoras, una joven y otra muy mayor, se colocaron enfrente sacando fotos a los presentes  en una actitud muy provocadora: eran la madre y la novia del neonazi Óscar Colino, que pronto hizo acto de presencia cuadrándose y saludando repetidas veces con el brazo en alto al estilo hitleriano junto a otro neonazi, ambos íntegramente de negro y mostrando en el brazo un tatuaje con los símbolos de las SS. Estas provocaciones pasaron desapercibidas para la Ertzantza y la policía secreta que estaban allí para vigilar a los antifascistas  concentrados.  ¿Por qué la Ertzantza no retiró la cámara de fotos a estas señoras? ¿Qué cree la Ertzantza que supone que en un juicio por amenazas de muerte de estos neonazis, éstos dispongan de las fotos de quienes les hacemos frente?.

El neonazi Óscar Colino reconoció serlo sin tapujos ante la juez, declarándose asímismo miembro de Alianza Nacional. El neonazi tampoco mostró ningún reparo en argumentar que si quiere agredirnos nadie lo va a evitar. A pesar de ello, las interpelaciones y cortes de la Juez, fundamentalmente a la parte agredida, no permiten albergar ninguna esperanza en que la justicia burguesa haga pagar a este individuo las amenazas proferidas en el local de la Fundación Federico Engels. La connivencia de la justicia y la policía burguesa con estos grupos es descarada lo que demuestra que la clase trabajadora y la juventud debemos confiar única y exclusivamente en nuestras propias fuerzas, en nuestra capacidad de organización  y lucha.

Campaña en las fábricas y barrios obreros

La campaña contra esta agresión se ha llevado a cabo a través de la denuncia pública con carteles y el reparto de miles de octavillas en fábricas como Mercedes, Michelín, Esmaltaciones y otras. Solo la respuesta unitaria y colectiva del conjunto de la clase trabajadora va a parar la acción de las bandas fascistas que se crecen cuando no se hace nada en respuesta a sus agresiones o cuando se minimiza el problema en lugar de encararlo como una grave amenaza para el movimiento obrero y sus organizaciones.

La entrada chulesca de los neo-nazis en el edificio de los juzgados, contrastó con su salida del juicio cuando en los pasillos decenas de obreros y jóvenes cantaron el "venceremos, venceremos al fascismo sabremos vencer...." junto a una lluvia de consignas antifascistas como "vosotros fascistas sois los terroristas" o "Gasteiz será la tumba del fascismo".

Es incomprensible que mietras el conjunto del movimiento obrero y de izquierdas de Gazteiz se ha solidarizado y ha participado en esta campaña de denuncia,  la UGT,  organización a la que está afiliado el neo-nazi Óscar Colino Damián, siga manteniendo en sus listas a este fascista y se oponga a participar en la unidad de acción.

En un acto de entrega de un diploma de reconocimiento a los afiliados ugetistas con más de 30 años de militancia en la UGT que se celebró la víspera del juicio, el Secretario General de Euskadi de UGT, Dámaso Casaco reconoció sin ninguna ambiguedad que el fascista era miembro de UGT. Al finalizar dicho acto Damaso Casado recibió un escrito con la firma de 20 homenageados de un total de 60 conminando  a la dirección de UGT para que acudiese al juicio a defender a los miembros de la Fundación Federico Engels amenazados que estaban allí recibiendo el diploma. Dámaso no solo lo ignoró sino que declinó participar en la Plataforma Antifascista de Gasteiz afirmando además que él no podía hacer nada para expulsar  al reconocido neo-nazi  del sindicato.

Por otra parte, la actitud del padre de Óscar Colino Damián, miembro del PSOE y concejal del mismo hasta las últimas elecciones en Agurain-Salvatierra no fue en absoluto la de un padre compungido por tener dos hijos neo-nazis ni la de un auténtico socialista que lo primero que hubiese debido hacer era solidarizarse y apoyar a las fuerzas de izquierda alli presentes y colaborar con ellos en lo posible, para desarticular la célula neo-nazi a la que su hijo pertenece. Este mal-llamado socialista, un auténtico esquirol que se esconde tras el carnet del PSOE, no solo no mostró ningún apoyo a los agredidos sino que se permitió amenazar directa y personalmente  al representante de la Fundación Federico Engels en Euskadi y miembro de la Corriente Marxista Internacional El Militante por defenderse en el juicio de las amenazas de su hijo y los neo-nazis de su banda.

El Viceconsejero de Interior del Gobierno Vasco del PNV-EA  que recibió puntual  información de las amenazas y una solicitud de protección del local amenazado no tomó ninguna medida en este sentido. Eso si, los ertzaintzas bajo su mando  no incautaron la cámara de fotos a la madre y la novia del neo-nazi,  pero si aprovecharon la presencia de cuarenta jóvenes y trabajadores en el juicio para pedir carnets y tomar los nombres de unos cuantos a pesar de que, a diferencia de los fascistas,  tuvimos una actitud absolutamente correcta durante todo el desarrollo del acto.

Una cosa queda clara: en Gazteiz no vamos a dejar una sola agresión fascista sin respuesta movilizando al conjunto de la clase obrera y la juventud con métodos clasistas.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org