Imprimir

Miércoles 28 de mayo. El telediario del mediodía en TVE-1 da cuenta del informe 2008 de Amnistía Internacional sobre la tortura en el mundo. Nos cuentan que los países que menos respetan los derechos humanos son China, Birmania y... Estados Unidos (ya se sabe, dime de qué presumes y te diré de qué careces). Como es un informe mundial, también se habla del Estado español. El periodista nos dice que las cuestiones más destacables son la vuelta de ETA a la actividad armada y el incremento de la violencia doméstica.

Miércoles 28 de mayo. El telediario del mediodía en TVE-1 da cuenta del informe 2008 de Amnistía Internacional sobre la tortura en el mundo. Nos cuentan que los países que menos respetan los derechos humanos son China, Birmania y... Estados Unidos (ya se sabe, dime de qué presumes y te diré de qué careces). Como es un informe mundial, también se habla del Estado español. El periodista nos dice que las cuestiones más destacables son la vuelta de ETA a la actividad armada y el incremento de la violencia doméstica.
Mismo día, pero en el telediario de las 9 de la noche. A las dos cuestiones sobre el Estado español, el periodista añade una tercera: la supuesta (sic) vulneración de los derechos de los inmigrantes. Aparentemente la información ha mejorado, pero, como los medios de comunicación burgueses son la voz de su amo, no hay que dar nada por supuesto, así que a leer el informe en la web tocaban.
El apartado sobre el Estado español comienza con la siguiente introducción: "Los informes de violaciones de derechos humanos por agentes encargados de hacer cumplir la ley y posterior impunidad seguían estando extendidos. Se impidió el acceso a territorio español a personas inmigrantes y solicitantes de asilo, mediante procesos llevados a cabo en centros extraterritoriales en condiciones que no se ajustaban a las normas internacionales. Se expulsó a menores no acompañados sin las debidas garantías para su seguridad. Las víctimas de violencia en el ámbito familiar siguieron encontrando obstáculos para obtener protección, justicia y reparación, y los inmigrantes tuvieron además dificultades de acceso a recursos básicos. El grupo armado vasco ETA declaró en junio el fin del ‘alto el fuego permanente' y reanudó los atentados con bombas".
Tras este aperitivo, el informe desgrana los diferentes aspectos. El primero, "Fuerzas policiales y de seguridad", que empieza así: "Los informes de tortura y otros malos tratos por agentes encargados de hacer cumplir la ley seguían estando extendidos. Ni los organismos a los que pertenecían los agentes ni las autoridades judiciales investigaron tales casos con arreglo a las normas internacionales, lo que en la práctica dio lugar a situaciones de impunidad". Y continúa haciendo referencia a la no investigación de las denuncias por torturas de detenidos por terrorismo, a la muerte de Juan Martínez Galdeano en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas de Mar y a un inmigrante tiroteado en Barajas por policías de paisano.

De ‘supuesta' nada

En cuanto a lo que el periodista denominó "supuesta vulneración de los derechos de los inmigrantes", el informe evidencia que de supuesta nada, sino muy real, y pone múltiples ejemplos, empezando por la muerte por asfixia, durante el vuelo en que era expulsado de España, del ciudadano nigeriano Osamuyia Akpitaye, que fue atado de pies y manos y amordazado por los policías que lo custodiaban.
Respecto a la violencia doméstica, el informe no habla de su incremento, como dijo el periodista, sino de la protección ante ella. Aunque recoge algunas medidas positivas, como el protocolo común para la actuación sanitaria ante esta violencia o la ampliación de la condición de refugiadas a las mujeres que huyen de ella, el informe pone el énfasis en la falta de protección: "Dos años después de promulgarse la ley contra la violencia de género, las mujeres seguían encontrando obstáculos para obtener protección, justicia y reparación. (...) Las mujeres emigrantes continuaron especialmente expuestas a sufrir actos de violencia, al seguir estando discriminadas en la legislación y en la práctica cuando intentaban acceder a la justicia y a recursos básicos como ayuda económica, tratamiento sicológico y acceso a centros de acogida".
El informe acaba con dos temas no citados en la introducción: las escalas en territorio español de aviones con destino Guantánamo ("Al parecer, el gobierno tenía conocimiento de estos vuelos, pero no lo mencionó") y la ley de Memoria Histórica: "Pese a algunas características positivas, esta ley distaba mucho de ajustarse a las normas internacionales sobre el derecho de las víctimas de violaciones manifiestas de derechos humanos a interponer recursos y obtener reparaciones".
Respecto al contenido del informe, se comenta por sí solo. Respecto a la información periodística, cualquier parecido con el informe es pura coincidencia. Menos mal que nos queda Internet.