Imprimir

 

Los días 8 y 9 de febrero se reúnen en Sevilla los ministros de defensa de los 26 países que componen la OTAN. Aunque teóricamente nace como organización militar del imperialismo norteamericano y las grandes potencias capitalistas europeas para defenderse de la extinta Unión Soviética, cuando la URSS cae, lejos de desaparecer, la OTAN se fortalece más que nunca. Tras la caída de los países estalinistas se rompe el equilibrio tenso que entonces existía. El capitalismo que se siente triunfador declara el fin de la historia y se erige como el único sistema posible y, EEUU, el país capitalista más poderoso, como el guardián del planeta Tierra.
Prueba de ello ha sido la guerra en Iraq: EEUU necesitaba su petróleo, el tirano Sadam Hussein, que fue su gran amigo durante años, dejó de tener los mismos intereses que el imperialismo, así que en 1991, bajo el paraguas de la ONU y la OTAN, se bombardeó el país. Nuevamente se bombardeó en 1998 y como no consiguieron acabar con Sadam, volvieron en 2003.
En Afganistán los talibanes, también financiados por gobiernos norteamericanos (Bin Laden es un producto Made in USA) empezaron a tener sus propios intereses. El atentado a las Torres Gemelas dio la excusa perfecta al criminal Bush para invadir Afganistán, derramando la sangre de miles y miles de civiles inocentes.
Además de estas invasiones directas, EEUU (el país que controla la OTAN) está detrás de la desestabilización política de países que están viviendo una lucha revolucionaria. Un ejemplo claro es Venezuela.

Millones en armamento, millones de pobres

La lucha antiimperialista se está fortaleciendo y extendiendo por todo el mundo. La razón es que el capitalismo sólo puede dar a las masas pobreza, guerra y barbarie. Y esto no sólo en los países menos desarrollados. EEUU es el país con mayor mortalidad infantil de todos los países desarrollados. En la potencia capitalista por antonomasia se pasa hambre: Pierre Simmons de 53 años vive en Nueva York e igual que más de un millón de neoyorquinos paga con su salario el alquiler pero ¿qué problema tiene ahora? Comer. "Es una lucha, tengo empleo, pero el costo de la vida es tan alto que se me hace difícil comprar comida". Según el gobierno de EEUU en 2005 pasaron hambre 35 millones de personas. En Alemania, país que se nos pone como ejemplo, la pobreza ha crecido hasta llegar al 13,5% de la población (estudio de la WIDER de la Naciones Unidas en Helsinki). La brecha entre ricos y pobres cada vez es mayor en todos los países capitalistas. Mientras tanto, se gastan millones y millones de dólares o euros en armamento.


¿El Estado español es una excepción?

En absoluto. Los gobiernos españoles han sido aliados de la burguesía norteamericana siempre. Aunque fue una maravillosa noticia la retirada de las tropas de Iraq por parte del gobierno Zapatero, la realidad es que éste desde entonces no ha hecho más que practicar una política militar igual a la del PP: ha aumentado el gasto para el Ministerio de Defensa, ha enviado tropas al Líbano, a Haití, al Congo, han aumentado las tropas enviadas a Afganistán; se ha aprobado una Ley de Defensa Nacional que entre otras barbaridades en su artículo 19 dice "Para que las fuerzas armadas puedan realizar misiones en el exterior que no estén relacionadas con la defensa de España, se deberán cumplir entre otras, las siguientes condiciones: que se realicen (...) por organizaciones internacionales de las que España forma parte, particularmente de la Unión Europea y de la OTAN". Esto significa que las tropas españolas seguirán presentes en las intervenciones imperialistas.
Es importante destacar que mientras el gobierno español se gasta 23.052 millones de euros (casi ¡cuatro billones! de las antiguas pesetas) en el presupuesto militar, para vivienda gasta 18 veces menos, para sanidad 26 veces menos, para cultura 32 veces menos. Y todo esto ¿para qué?

El Estado burgués al servicio de las multinacionales

Los países capitalistas desarrollados necesitan seguir exprimiendo a los países capitalistas menos desarrollados: quieren seguir esquilmando sus materias primas a bajo costo, quieren la mano de obra semiesclava de los trabajadores de países más pobres... Todo ello para sacar más y más beneficios para las multinacionales. Pero a estas multinacionales hay que defenderlas y protegerlas ¿acaso no es de todos sabido que el ejército norteamericano se ha puesto al servicio de las multinacionales del petróleo? El estado burgués a través de sus presupuestos militares, ayuda a sus grandes empresas a extenderse por todo el mundo. Además esos despliegues militares son avisos a los países más débiles: "Mirad nuestra potencia militar y temedla", pero también a todos los oprimidos del mundo incluidos los de sus propios países. El ejército norteamericano no sólo ha intervenido en el exterior: en 2006 intervino en la huelga de los obreros de la empresa de neumáticos Goodyear que hicieron una huelga de meses para conseguir estabilidad laboral y mayor asistencia médica: necesitaban los neumáticos para la guerra y no tuvieron problemas en reprimir un derecho de los trabajadores de su propio país. Esto también podría pasar aquí, entre otras cosas porque la Constitución española lo avalaría.

Si quieres la paz, lucha por el socialismo

La OTAN es un instrumento de la clase poderosa y por tanto de sus intereses. Por eso, todos los revolucionarios del mundo y los jóvenes y trabajadores de izquierdas debemos exigir que se retiren inmediatamente las bases militares en el Estado español (cinco bases militares de la OTAN: Morón, Rota, Gibraltar, Zaragoza y Bétera; un cuartel general de mando: Retamares. Madrid; centros de inteligencia militar: Torrejón; y próximamente otra base militar, esta vez de la ONU: Valencia). Lejos de que todo esto nos proteja como nos cuentan, el 11-M comprobamos que son un peligro para los pueblos que quieren vivir en paz. Pero esta lucha contra las bases tiene que ir unida a la lucha contra el capitalismo, pues este sistema es violento en su esencia, por tanto para acabar con la violencia es necesario extirpar aquello que lo crea. La lucha por el socialismo como lo están haciendo nuestros hermanos de clase venezolanos es nuestro objetivo.