Imprimir
 

Claro que no todos los delincuentes tienen sueldos de miseria. Para ejemplo, un botón. Se acaba de conocer el sueldo del presidente del BBVA, que en 2006 alcanzó la menudencia de 9"77 millones de euros, o sea, 1.625 millones de pesetas. En cómputo mensual, más de 135 millones de pesetas al mes. El único comentario del pájaro fue que no hablaba de temas personales, pero que no se avergonzaba de nada. Se ve que la división de la sociedad en clases bajo el capitalismo alcanza también a los delincuentes, sólo que los mejor remunerados no están en las cárceles, sino en los consejos de administración de los bancos y las grandes empresas, y se les considera unos respetables hombres de negocios. Pero por mucho que nos quieran convencer de la honestidad de sus ingresos multimillonarios, cualquier trabajador sabe que trabajando honradamente nunca nadie se hizo rico; en el mejor de los casos, sólo da para ir tirando.