Imprimir

¡Esperanza vete ya!

¡Esperanza vete ya!

 

La política social del PP en Madrid después de cuatro años de gobierno de Esperanza Aguirre ha llevado a que los trabajadores estemos en una situación muchísimo peor que en 2003. Se ha incrementado el paro y la temporalidad. El crecimiento económico existente aumenta la desigualdad. Se deterioran intencionadamente los servicios públicos para justificar la privatización de la educación, sanidad, servicios sociales, etc. Junto con esto se ha favorecido la especulación urbanística e inmobiliaria, así como la destrucción del patrimonio medioambiental. Si añadimos la manipulación informativa descarada de Telemadrid, tenemos un panorama completo de por qué las familias trabajadoras debemos echar a Esperanza Aguirre y al PP del gobierno de la Comunidad de Madrid.
El PP no se cansa de plantear que Madrid es la Comunidad española con mayor renta per cápita y donde los hogares tienen, de media, mayores ingresos. Pero esto no muestra la verdadera realidad. Según la Encuesta de Condiciones de Vida, 1.165.000 madrileños están en situación de pobreza relativa, es decir con ingresos inferiores a 7.628 euros anuales. El 10% de los madrileños con rentas más bajas acceden sólo al 3,5% de las rentas totales, mientras el 10% más alto acceden al 22,3% (siete veces más).
Parte de responsabilidad en esta situación está en la calidad del empleo en la Comunidad. En 2006, Madrid fue la región española donde más creció el paro (27.800 parados más que en 2005). La temporalidad en estos cuatro años se ha incrementado en 7 puntos porcentuales, pasando del 22,2 al 29,2%. El paro entre los jóvenes menores de 25 años es el triple que el de los mayores de esa edad. Esto también es causa de que la siniestralidad en Madrid provoque la muerte de un trabajador cada dos días y de que los accidentes laborales hayan aumentado un 8%.

Educación

La Comunidad de Madrid es la que menos invierte en educación y la que tiene, después de la Comunidad Valenciana, menor gasto por alumno. Mientras el conjunto de las Comunidades Autónomas invierte una media del 4,3% del PIB, en Madrid sólo se llega al 2,72%. Lo que sí crece sin cesar es el dinero dedicado a la enseñanza privada, en línea con la ideología de la derecha de dar dinero público a los empresarios para engordar sus bolsillos.
También ha crecido el doble el dinero destinado a la construcción de centros concertados. En Madrid por cada centro público construido se hicieron tres privados. Se ha cedido más de 500.000 metros cuadrados de suelo público, desde el año 2000, para la construcción de centros privados. En la educación infantil los centros privados han aumentado cuatro veces más que los públicos. Por supuesto, para los hijos de los trabajadores todo son dificultades. En el curso 2005-2006, en FP, más de 3.000 alumnos madrileños no pudieron cursar la opción que deseaban.

Sanidad

En el nº 201 de El Militante analizábamos la situación de la sanidad pública en Madrid y las ansias privatizadoras del gobierno de Esperanza Aguirre. Es importante recordar algunas cifras. El gasto sanitario en 2006 en la Comunidad de Madrid fue de 1.017 euros por habitante, el penúltimo de las Comunidades, sólo superada por el País Valenciano. El gasto en relación al PIB es del 3,9% frente al 5,4% de media en todo el Estado.
La privatización de la sanidad madrileña está suponiendo que si hace tres años los centros públicos y las fundaciones sin ánimo de lucro prestaban prácticamente el 100% de la asistencia hospitalaria, a finales de 2007 la cuarta parte de los madrileños serán atendidos en hospitales de gestión privada. La sanidad privada pasará de ser algo minoritario a controlar al sector público. Si seguimos con gobiernos del PP, la salud de los madrileños se verá seriamente afectada, al anteponer los gestores de los hospitales criterios económicos frente a la calidad de vida de la población.

Servicios sociales

En la Comunidad de Madrid hay más 850.000 personas mayores de 65 años y 200.000 que superan los 80 años. Sin embargo, las plazas públicas residenciales sólo son 22.000. Hay una lista de espera de 20.000 personas. Aquí es donde se ve la dejadez del gobierno del PP y su apoyo a los empresarios privados: mientras las plazas en centros concertados han crecido el 166%, las públicas sólo lo han hecho en un 11,5%. En los Centros de Día las plazas en vez de crecer, disminuyen: en 2005 había 2.870, hoy 2.650.
Las personas con discapacidad son 205.000. Para las personas con discapacidad psíquica hay más de 4.000 plazas, el 91% privadas (concertadas o contratadas). En este apartado, como en todos los demás, vemos que en la política del PP lo que prima no es la satisfacción de las necesidades de las personas con problemas, sino el beneficio que pueden dar a sus amigos los empresarios.

Vivienda y transporte

Uno de los problemas que más afecta a las familias trabajadoras es el de la vivienda. Los precios en Madrid estos años se han incrementado el 80,84%, cinco veces más que la subida de los salarios en ese periodo. Uno de los planes estrella era el Plan de Vivienda Joven, cuyo balance actual es:

· 79.000 pisos prometidos
· 140.000 jóvenes inscritos
· 5.100 pisos sorteados
· 0 pisos entregados

Otro dato a tener en cuenta es que la población chabolista se está incrementando, pasando de 1.164 familias en 2003 a más de 1.500 en 2006. El gobierno del PP favorece el urbanismo especulativo, que además está acabando con los recursos naturales de la región.
En El Militante nº 203 analizábamos la política de transporte del PP, fundamentalmente de Metro, pero no sólo se producen motines en el Metro, también en los autobuses urbanos, como el 17 de abril en Vallecas. Y es que los trabajadores madrileños necesitamos de una a dos horas para ir al trabajo, tiempo que perdemos de estar con la familia y con lo que significa da alargamiento de la jornada laboral. Además, más del 60% de los trabajadores no tienen transporte público a su centro de trabajo. Eso sí, este gobierno bien que se ha encargado de construir autopistas radiales, estaciones de metro en barrios casi sin construir, etc., lo que da enormes beneficios a sus amigos los constructores.
Tanto Esperanza Aguirre en la Comunidad, como Gallardón en el Ayuntamiento con sus políticas de privatización hacen que nuestro dinero al final a quien beneficie sea a los banqueros y empresarios, sus amigos. Necesitamos un gobierno de izquierdas que acabe con esta política y exigirle que haga otra radicalmente distinta. Una política que necesariamente tendrá que atacar los privilegios e intereses de los grandes empresarios, constructores... que controlan la vida política y económica en la Comunidad de Madrid. Sólo así podrá realizarse una política en beneficio de la inmensa mayoría de los madrileños.

Datos tomados del documento de UGT-Madrid, Balance de Legislatura 2003-2007, Comunidad de Madrid.