Imprimir

Al Departamento de Interior del Gobierno Vasco

 

Al Departamento de Interior del Gobierno Vasco

Como consecuencia de diversas agresiones fascistas al local de la Fundación Federico Engels (FFE) y Sindicato de Estudiantes de Vitoria-Gasteiz, la Plataforma Antifascista de Álava, que agrupa a más de veinte organizaciones sindicales y sociales, entre las cuales se encuentran las más representativas de nuestra provincia, desarrolló en el mes de diciembre de 2006 una campaña de denuncia pública de estas agresiones, y otras del mismo carácter producidas en sedes sociales, asociaciones de vecinos y colegios públicos de la provincia. (...) Al mismo tiempo, la FFE realizó una denuncia específica ante el Departamento de Interior del Gobierno Vasco para que tomase medidas efectivas ante actuaciones fascistas que son crecientes, en Euskadi y en todo el Estado español.
Tres meses después de esta campaña el Departamento de Interior del GV contesta por escrito, negando las acusaciones de pasividad pero alegando actuaciones que revelan, con meridiana claridad, que los responsables de la Ertzaintza cumplen correctamente su papel burocrático, recibiendo denuncias y enviándolas al Juzgado, pero sin el mínimo de diligencia e investigación tendentes a cortar de raíz la actividad de estos grupos.
Curiosamente, ese Departamento inicia sus excusas haciendo referencia a un hecho ocurrido el 10-04-2005, que no tiene nada que ver con los hechos denunciados ahora (...) A continuación se enumeran las actuaciones policiales realizadas desde diciembre de 2006: 13 de noviembre reciben denuncia de pintadas fascistas y las remiten al Juzgado de Guardia; el 12 de diciembre recogen denuncia por agresiones físicas a un miembro de la FFE y afiliado a la UGT, en los locales de la UGT de Álava, y la remiten al Juzgado; el 18 de diciembre tramitan otra denuncia por coacciones y la remiten al Juzgado. Es decir, un conjunto de trámites como mensajeros entre los agredidos y el Juzgado, que supone falta de implicación de la Ertzaintza en los hechos y contrasta con la diligencia que ponen cuando se les ordena, por ejemplo, la agresión a los manifestantes pacíficos del 3 de marzo de 2006.
La realidad es algo distinta a como nos la cuenta el Departamento de Interior del GV.
La FFE y el SE realizaron en noviembre, ante la Ertzaintza, denuncias por pintadas fascistas aparecidas los días 25 y 27 de septiembre,16 de octubre y 11 de noviembre de 2006. El 12 de diciembre se realiza una denuncia por agresiones físicas realizadas por José Viñas, vigilante de seguridad en la UGT en esos momentos, y dando la descripción del otro agresor y datos identificativos del coche que conducía, que además estuvo aparcado justo delante de la sede de la UGT, quien dispone de cámara de grabación proporcionada, según la UGT, por la propia Ertzaintza. Sin embargo, en la comunicación al juzgado la Ertzaintza alega que no dispone de medios para ver la grabación debido, según dicen, "a que la cinta está grabada a más velocidad que la de visionado". Sin comentarios.
El 14 de diciembre se celebra una concentración ante la sede de la FFE y Sindicato de Estudiantes (...) se presenta el agresor del día 12 conduciendo el mismo vehículo denunciado. Comunicada la presencia del agresor no identificado, quien aparca justo a unos veinte metros de la concentración, la Ertzaintza no hace nada y cuando se denuncia por altavoz lo que se considera una provocación del agresor, la Ertzaintza reconviene al portavoz de la plataforma alegando que su actitud contraviene la legislación vigente.
El día 18 de diciembre, ante una nueva denuncia de coacciones contra el agresor no identificado, se inician gestiones para identificar el vehículo que conduce y averiguar quién es su titular pero sin relacionar al conductor con las agresiones denunciadas. Para valorar la instrucción realizada por la Ertzaintza basta con decir que el juzgado decidió archivar todo lo actuado por ella considerando que no había nadie responsable ni de las pintadas, ni de la agresión física, ni de las coacciones denunciadas.
Paradójicamente los denunciantes por agresiones fascistas (FFE y SE) recibieron para el mes de marzo pasado comunicación de un juicio como consecuencia de las denuncias realizadas, entre otros, por el agresor cuya identidad no quiso ser determinada por la Ertzaintza.
Pocos días después del juicio la Ertzaintza se dirigió a la FFE para que les informase de la página de internet de la organización ilegal Juventudes Nacionalsocialistas de Vitoria que públicamente hacen apología del nazismo, niegan el Holocausto, defienden la discriminación racial y tienen como modelo a Hitler. Una publicación en internet en la que aparece claramente identificable en actitud fascista el ex vigilante de seguridad de la UGT, y denunciado por agresión, José Viñas.
Una secuencia de los hechos que revela que el Departamento de Interior no considera suficientemente relevantes las agresiones fascistas denunciadas y como consecuencia no ha hecho lo necesario para frenarlas (...).
Como consecuencia de esta situación el 17 de abril el representante en Álava de la FFE ha recibido amenazas por teléfono de alguien que habló en nombre de Acción Patriótica diciendo "esto hay que pararlo, última advertencia, vamos a por ti, te vamos a matar", hecho puesto en conocimiento de la Ertzaintza al objeto de que haga las averiguaciones oportunas y desarticule definitivamente la célula fascista y neonazi que actúa impunemente en Vitoria-Gasteiz.