Corriente Marxista Internacional

A comienzos del pasado mes de agosto, comenzaba la obra de construcción de una carretera (en concreto una vía rápida de cuatro carriles, más dos de aparcamiento y mediana), sobre el actual parque de Eugenia de Montijo, situados entre los barrios obre Las excavadoras del alcalde Gallardón inundan la ciudad de Madrid. Dispuestos a cobrarse una nueva víctima, el parque Eugenia de Montijo, los vecinos y vecinas del barrio han decidido plantar cara.

A comienzos del pasado mes de agosto, comenzaba la obra de construcción de una carretera (en concreto una vía rápida de cuatro carriles, más dos de aparcamiento y mediana), sobre el actual parque de Eugenia de Montijo, situados entre los barrios obreros de Aluche y Carabanchel, en Madrid. La obra, que forma parte de un plan de la Concejalía de Urbanismo para conectar la M-30 y la M-40 y pretendía realizarse en ocho meses, va a suponer la destrucción de una zona verde de más de 40 años. Este parque es muy utilizado por los vecinos, incluidos los ancianos de la Residencia Virgen de la Luz y los alumnos del colindante IES Iturralde. Este instituto quedará a menos de quince metros de la carretera, lo que supondrá ruidos por encima de lo permitido por ley. También es un lugar de gran valor histórico y arqueológico, pues se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua, la más longeva de la ciudad.

Este plan fue proyectado en 1985, y desde entonces se ha dejado intacta una zona yerma que discurre paralela al parque para la futura realización de la obra. Pues bien, en último momento se cambia el trazado para que la carretera pase por en medio del parque. Aquel plan del año 85 tampoco prevé la apertura de la boca de metro de Eugenia de Montijo en el año 2000, con lo cual el parque infantil construido en aquella ocasión quedará al lado de la nueva vía, suponiendo un gran peligro para los niños. También talarán los árboles que entonces se construyeron.¿Cómo explican estos absurdos? Y en cualquier caso, el tráfico existente en el barrio es demasiado reducido como para justificar la construcción de esta carretera.

Historia de un parque

Hace 45 años, habitantes de poblados chabolistas plantan los primeros árboles de lo que hoy es el parque. En los años venideros, siguen siendo los propios vecinos quienes plantan nuevos ejemplares y cuidan del parque. Tendrán que pasar bastantes años hasta que el Ayuntamiento, que hoy lo quiere destruir, se hiciera cargo de él. Se trata de un parque único, de estructura desordenada, lo más parecido a un bosque dentro de la ciudad, en contraste con los más modernos, llenos de caminos rectos y vallados, y órdenes de no pisar el césped. La construcción de la carretera supone la destrucción de la mayor parte del parque, y el resto quedará dividido en dos. Añadamos la tala indiscriminada de 145 árboles de variadas especies, y arbustos.

Durante todos estos años, ha sido y es un punto de encuentro, reunión y ocio para un montón de vecinos de Aluche y Carabanchel, desde familias con niños a ancianos, jóvenes, deportistas,... que ya no podrán hacer uso de él. Quienes defienden esta obra seguramente preferirían que toda esta gente pasara su tiempo de ocio en centros comerciales, y no siendo desaprovechados en un parque donde no tienen porqué gastar un céntimo.

Respuesta vecinal

La obra, que corre a cargo de las constructoras FCC e ISO, se ha iniciado totalmente a espaldas de los vecinos. Comenzaron en agosto, aprovechando las vacaciones para evitar a las asociaciones vecinales. Cuando se acudió a las Juntas Municipales a preguntar lo que pasaba, nadie daba explicaciones, pero curiosamente la guías comerciales como Páginas Amarillas o QDQ sí fueron informadas, pues las nuevas vías ya aparecen en los mapas de sus últimas ediciones. Al poco de empezar las obras ya fueron talados un buen número de árboles y arbustos. Ante este hecho las autoridades respondieron con excusas como que iban a ser transplantados (los árboles fueron talados, ¡por tanto ya han muerto!), que estaban enfermos, o que replantarían 20 veces lo talado (con la carretera no habrá espacio para ¡14.000 árboles!).

Este ostracismo por parte del Ayuntamiento, no les ha servido, y se han llevado una sorpresa desagradable. Grupos de vecinos, a título individual, empezaron a reunirse en el parque para protestar, estando presentes casi todo el día. Varios de ellos sacrificaron sus vacaciones para defender lo que es suyo. Los manifestantes han intentado en varias ocasiones parar las obras tirando las vallas, a lo que la policía ha respondido con agresiones a algunos menores, e identificando e intimidando a mayores. Hay medios que llegan a describirlos como vecinos “radicales”. Desde los primeros incidentes hay una fuerte presencia policial las 24 horas. Un día, treinta vecinos hacían cacerolada junto la obra, y se presentaron unos cincuenta agentes, quienes comenzaron a cargar en cuanto los medios de comunicación que allí acudieron se habían marchado.

Se vienen celebrando concentraciones y manifestaciones cada semana, recorriendo el barrio. Esta iniciativa ha hecho que el ánimo combativo haya calado entre muchos vecinos, y la lucha se haya extendido. Actualmente se manifiestan todos los miércoles para recorrer el barrio y mostrar su desacuerdo (20:00 a la salida del metro Eugenia de Montijo). Otras iniciativas son la recogida de firmas para entregar al Defensor del Pueblo y al Ayuntamiento, de las ya van recogidas 10.000, y solicitar a la Dirección General de Patrimonio que estudiara los restos arqueológicos aparecidos junto a la Ermita. Este estudio parece que es el motivo por el cual las obras estuvieron paradas durante dos semanas, aunque no ha habido ninguna confirmación.

Política desarrollista

Este incidente no es un hecho aislado. Numerosas obras en todo Madrid, muchas de las cuales acaban con otras zonas verdes, como el soterramiento de la M-30, el intercambiador de Plaza Elíptica, parques en La Elipa, Barrio del Pilar, y un largo etcétera, con un balance de unos 13.000 árboles talados en toda la ciudad. Todas estas obras son fruto de la política “desarrollista”del Partido Popular, y de la que Gallardón es el máximo defensor. Sus argumentos hablan de la necesidad de progreso, de modernizar Madrid, pero la mayoría de estas obras son de una necesidad muy cuestionable, y desde luego menos prioritarios que mejorar los servicios de sanidad o educación, en progresivo deterioro durante los últimos años.

Pero claro está que invertir en estos sectores no le reporta al señor Gallardón, que tanto le gusta hablar de su amor por Madrid, los beneficios que le dan las constructoras. Esa es la causa por la que tenemos nuestra ciudad llena de obras, provocando continuos perjuicios a conductores y peatones, gastando enormes cantidades de dinero público, y causando desastres ecológicos como en Eugenia de Montijo. Cuanta hipocresía cuando hablan de favorecer al uso del transporte público, cuando en la práctica no tenemos más que nuevas carreteras. Los madrileños mostraron su desacuerdo a esta política el pasado jueves 22, el Día Europeo Sin Coches, manifestándose bajo el lema “Por un Madrid habitable. No + talas. No + coches.”

Necesidad de organizarse

Los vecinos han demostrado disposición para luchar. Debemos pedir a las organizaciones obreras una mayor presión, que utilicen sus fuerzas a favor de quien representan. Aunque no podemos esperar a que esto ocurra, la clave reside en los propios vecinos de Aluche y Carabanchel, en extender la lucha llamando a la movilización al resto de vecinos y a todo aquél que se sienta identificado.

Lamentablemente, aun ganando esta batalla hoy, mañana volverán a por más. La alianza entre políticos y constructores, y clase empresarial en general, solo les aporta ganancias y pérdidas para los trabajadores, especulación con las viviendas y los parques de nuestros barrios. Según su lógica capitalista está permitido quitarnos lo que es nuestro y convertirlo en beneficios para ellos. Los vecinos comprenden esto y lo muestran con sus consignas en las manifestaciones (“lo llaman democracia y no lo es”, “que casualidad, que el parque del obrero lo quieran talar”). La lucha definitiva es la que acabará con su sistema y lógica capitalistas, que solo venceremos con la gente humilde y trabajadora bien organizada.

¡Salvemos el parque Eugenia de Montijo!

¡No más especulación con nuestros barrios!

¡Todos a las manifestaciones de los miércoles, 20 horas en la salida del metro Eugenia de Montijo!

Madrid (chotis)

Cuando llegues a Madrid chulona mía

voy a hacerte emperatriz del hormigón,

y alfombrarte de cascotes la Gran Vía,

de las obras que levanta Gallardón.

El alcalde Gallardón está dejando

un desierto sin un árbol y alquitrán,

y con él la presidenta van tramando

“que lo verde tienen ya que erradicar”.

Nuestro oso se ha quedado sin madroño,

ni un arbusto que le pueda sustentar,

Gallardón no le ha dejado más que hoyos,

y por eso hasta se quiere ya marchar.

Madrid, Madrid, Madrid,

pedazo de la España en que nací,

porqué te ha dado Dios

a tipos que sean como estos dos.

Madrid, Madrid, Madrid,

tampoco Esperanza piensa en ti,

porque acabó con tanta flora buena

talando por centenas lo que había por aquí,

y hay que ver lo que es la sierra fina

armando tremolina y arrasándonos Madrid ¡Que sí!


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org