Imprimir
. Desde hace un mes todos los dominios que incluyen la expresión “elmilitante” están bloqueados para todos los trabajadores de la junta que tienen acceso a internet. Eso incluye a la página de los compañeros españoles, peruanos, argentinos y venezola Si hay algo que se ha puesto de relieve en Castilla la Mancha en estos días, después del incendio de Guadalajara, es el verdadero carácter de nuestra administración regional. Tras una terrible ineficacia que ha resultado en la muerte de 11 trabajadores en las cercanías del Alto Tajo se esconde una podredumbre general dentro de los despachos oficiales. Los trabajadores de la Junta lo sabemos muy bien, llevamos años soportando la prepotencia de directores generales, viceconsejeros y demás carguitos, cuya arrogancia sólo es en general comparable con su sed de dinero público. Mientras tanto sufrimos una paulatina degradación de nuestras condiciones de trabajo: aumentos salariales inferiores a la inflación, con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo, promoción interna cada vez más limitada y una elevadísima tasa de interinidad… El ascenso a la condición de funcionario de carrera (con plaza) cada vez es más difícil, con unas oposiciones duras, caóticas y donde el enchufismo es norma. Hace poco más de un año que Javier Sobrino, el anterior Director General de la Función Publica tuvo que dimitir por un escándalo en unas oposiciones al cuerpo jurídico, no sólo desastrosas en cuanto al bajísimo número de aprobados (sólo se cubrieron 11 de las 48 plazas ofertadas), sino también porque la nota más alta del examen fue la de su sobrino, Héctor Álvarez Sobrino… seguido por otras personas muy cercanas al director general o al presidente del tribunal. Pero esta es sólo la punta del iceberg, este escándalo salió a la luz por la torpeza del presidente del tribunal que no supo “actuar discretamente”, pero ha habido más casos y el sentimiento de indefensión del personal de la junta es total. Muchos compañeros gastan sus vacaciones estudiando y empeñan parte de sus salarios en carísimas academias y temarios, para finalmente ser premiados con un examen injusto donde algunos aprovechados juegan con ventaja.

Así funcionan las cosas en la administración de Barreda: se privatizan cada vez más servicios –guarderías, residencias de ancianos, extinción de incendios…-, empeoran las condiciones de trabajo… pero gastan sumas fabulosas en proyectos vacíos y horteras como el centenario del Quijote, por cierto, una auténtico fracaso en cuanto a la asistencia a los espectáculos a pesar de que las mitad del público tenía invitación, algo lógico teniendo en cuenta que las entradas cuestan más de treinta euros de media. De las fantasmagóricas “rutas del Quijote” mejor ni hablar. Quizás debieran haber empleado el dinero en ampliar el parque de vivienda pública o en mejorar la sanidad en nuestro territorio. Al fin y al cabo eso es lo que debería esperarse como prioridad en los dirigentes de un partido socialista.

Pero la arrogancia del gobierno regional no tiene límites. Ellos no cometen errores, no los cometen aunque dimita una consejera después de la catástrofe de Guadalajara, ni los cometen después de extenderse una epidemia de salmonela desde la región, ni los cometen tras el fracaso rotundo del centenario del Quijote. Su arrogancia se manifiesta en cada gesto con el que trata a los ciudadanos en general y a los trabajadores en particular. Y esa chulería se ha dejado ver en el tratamiento que han dado a esta página web los servicios informáticos de la Junta y su responsable como director general Rafael Ariza. Desde hace un mes todos los dominios que incluyen la expresión “elmilitante” están bloqueados para todos los trabajadores de la junta que tienen acceso a internet. Eso incluye a la página de los compañeros españoles, peruanos, argentinos y venezolanos. En este momento cualquier medio de comunicación de los financiados por la ultraderecha están libres para cualquier usuario, como la revista ALBA, Libertad Digital o las páginas abiertamente fascistas. Sin embargo la página Web del Militante ha sido totalmente prohibida. Ello quizás tenga que ver con el hecho de ser la página marxista más leída en lengua castellana, o quizás con que sus ideas tienen un peso creciente entre algunos sectores avanzados del movimiento obrero español. Algo debe de ser lo que ha molestado a estos señores porque de momento El Militante es el único periódico prohibido por la Junta para sus usuarios. Puede que haya sido nuestro artículo sobre el incendio de Guadalajara, por el cual hemos recibido numerosas felicitaciones, lo que les haya decidido a esta medida. Sea la razón que sea este gesto demuestra una vez más la verdadera cara del gobierno de Castilla la-Mancha.