Imprimir
La política agraria comunitaria (PAC), adoptada a partir de la entrada de España en la UE, marca la política agraria española. Desde entonces se ha venido diciendo en la prensa, universidades, institutos, libros de texto, etc., que la PAC era una esp

La política agraria comunitaria (PAC), adoptada a partir de la entrada de España en la UE, marca la política agraria española. Desde entonces se ha venido diciendo en la prensa, universidades, institutos, libros de texto, etc., que la PAC era una especie de varita mágica que resolvería todos los problemas del campo español. En realidad la PAC no es lo que parece. Es un secreto a voces que quien acapara la mayoría de las ayudas agrarias de la UE son los grandes terratenientes. Según datos del Ministerio de Agricultura, en el año 2003 el 1% de los agricultores acaparó la cuarta parte de las ayudas agrarias de la UE, por el contrario, el 78,7% de los preceptores cobran el 18.9% de las subvenciones. 126 perceptores reciben cada año lo mismo que ingresan otros 480.000 agricultores. Lo habitual desde hace tiempo es que aumenten las peticiones de ayudas de las sociedades empresariales y no de los agricultores individuales, entre estas sociedades empresariales que reciben tanto dinero destaca la perteneciente a la familia de la Duquesa de Alba, las marquesas de Valdez Ozores (ligadas a Esperanza Aguirre), Micaela Domecq (mujer del ex - ministro de agricultura del PP, Arias Cañete), la familia Franco, Emilio Botín (cuyo nombre aparece en la lista de los mas ricos de mundo con una fortuna de 1.800 millones de dólares), Alfonso Cortina (ex - presidente de Repsol y actualmente presidente de Inmobiliaria Colonial que cuenta con unos activos superiores a los 5.400 millones de euros), Emilio Ybarra (ex - banquero multimillonario pendiente de juicio) y Juan Abelló (el mayor terrateniente del Estado español que posee más de 40.000 hectáreas).

En 2003, según el Ministerio de Agricultura, España recibió en concepto de ayudas directas de la PAC 4.533 millones de euros para 918.441 perceptores, de éstos, 722.908 (el 78,71%) cobraron entre 0 y 5.000 euros, lo que equivale sólo el 18,19% de todo el dinero. Lo mas sorprendente es que solo el 1,13% de los perceptores de ayudas cobraron mas de 50.000 euros cada uno, recibiendo mas del 25% de las ayudas directas. Por si esto no fuera poco, ¡125 perceptores recibieron 194,8 millones de euros mientras que 487.399 perceptores recibieron en el mismo periodo 201,7 millones!

El sistema de distribución de ayudas favorece a los más ricos, las personas físicas que trabajan la tierra y que suponen el 98% de los preceptores, sólo cobran entre 0 y 5.000 euros, mientras que las sociedades anónimas y otras formas asociativas dominadas por los grandes capitalistas son los que reciben las mayores cantidades de dinero. Según la UPA (Unión de Pequeños Agricultores) varios cientos de grandes terratenientes que concentran elevadas sumas de dinero en concepto de ayudas, en muchos casos tienen su domicilio en Madrid y no en las zonas de cultivo, además muchas de estas ayudas no se destinan a invertir en producción agrícola.

Es necesario acabar con esta escandalosa situación, hay que expropiar SIN INDEMNIZACION los latifundios de las familias que acumulan fortunas incalculables, hasta ahora no se ha hecho apenas nada en este sentido y cuando se ha hecho, quien se ha beneficiado es el terrateniente, en 1991 la Junta de Extremadura expropió las tierras de la familia Alba, pero a cambio recibió 400 millones de pesetas en concepto de indemnización.

Muchas veces desde Bruselas se dice que la PAC ayuda a las zonas más desfavorecidas, pobres, y atrasadas, pero en realidad lo que ocurre es que la UE regala dinero a las familias ricas y adineradas de las regiones más desfavorecidas, pobres y atrasadas. En Andalucía el 1% de los agricultores perciben el 28,4% de las ayudas, mientras que el 47% solo cobran el 4,8%. 88 agricultores reciben igual que 129.000. En Extremadura 64.000 perceptores cobran lo mismo que 18. ¡Vaya manera de ayudar a las regiones pobres!

Si se analizan las subvenciones por cultivos veremos que las diferencias también son notables. En cuanto al cultivo de herbáceos, el 30,5% de los perceptores cobran sólo el 2,7% de las ayudas, sólo 168 perceptores cobran casi 50 millones de euros, cifra igual a la que perciben 100.000 pequeños agricultores. En el sector del olivar un millar de olivareros reciben tantas ayudas como 338.000 pequeños agricultores. En el cultivo del plátano unos 6.000 agricultores reciben ayudas iguales a las de 22 propietarios. En el sector vacuno sólo 42 ganaderos reciben ayudas iguales a las de 42.000 ganaderos.

La PAC ha demostrado ser un instrumento de las grandes fortunas de las familias europeas para su propio beneficio. Si se analiza globalmente la PAC es un desastre, mientras miles de familias de agricultores reciben unas ayudas mínimas, los grandes terratenientes y sociedades empresariales reciben incontables millones de euros anuales. Entre 1999 y 2003 en nuestro país desaparecieron cada año 37.000 explotaciones agrícolas familiares, mientras 304 terratenientes y grandes empresas españolas recibían una media de 398 millones de euros. Sólo 7 terratenientes cobran tanto dinero en ayudas como 12.700 pequeñas explotaciones, las ayudas a estos 7 terratenientes son equivalentes a la renta de 90.000 mozambiqueños y a la de 15.000 campesinos de Guatemala.

¿CUADRO DE LOS 7 TERRATENIENTES?

Entre las empresas beneficiadas se encuentra la española Ebro Puleva, la sexta compañía agroalimentaria de la UE, que recibió en 2003 más de veinte millones de euros. Estas políticas no se limitan al Estado español, en Gran Bretaña, por ejemplo, el Duque de Westminster recibe cada año el equivalente a 628.000 dólares y el Duque de Malborough unos 715.000 dólares en subsidios de la PAC. En Francia, según cifras oficiales, un cuarto del total de productores no recibe ayudas, pero el 15% de las explotaciones más grandes concentran seis de cada diez euros otorgados en subsidios. La situación es parecida en Estados Unidos. Según un estudio de Environmental Working Group, el 60% de los agricultores estadounidenses no reciben ninguna ayuda de los 20.000 millones de dólares que el gobierno destina a ese sector, mientras el 10% de las explotaciones más grandes y rentables se llevan el 72% del total. Según cálculos de Oxfam, en la UE seis grandes refinadoras de azúcar en 2003 recibieron 819 millones de euros (1.000 millones de dólares) en subsidios a la exportación. Gracias a estas ayudas la UE pudo mantenerse como segundo exportador mundial de azúcar, a costa de países tradicionalmente productores como Malawi, Etiopía o Brasil.

La empresa más beneficiada por esos subsidios es la francesa Beghin Say, seguida de la alemana Sudzucker ¾ la más grande de Europa ¾ y la británica Tate&Lyle. La exportación subvencionada bajó los precios internacionales entre un 20% y un 23%

En Malawi, por ejemplo, la caída significó pérdidas de 42,8 millones de dólares, una cantidad que equivale al presupuesto total de salud de ese país, donde el 15% de la población padece SIDA. En República Dominicana, donde 30.000 pequeños ganaderos viven de la producción lechera, la UE vende leche en polvo subsidiada a un precio 25 por ciento debajo del producto fresco local, durante la última década esto empujó a 10.000 productores a abandonar la actividad. En Honduras la competencia desleal estadounidense (venta de bienes a precios por debajo de sus costos de producción) en la importación de arroz dejó sin ocupación a más de 20.000 familias que dependían de ese cultivo para su subsistencia.

Mientras en África millones de personas mueren de hambre al año por no poderse alimentar, en Europa se ponen topes obligatorios de producción a los agricultores. La lucha encarnizada por el mercado entre las grandes multinacionales agroalimentarias hace que millones de personas se encuentren en una situación insostenible. Está demostrado que hay suficientes recursos para alimentar a más de 16.000 millones de personas, pero vemos cómo mueren 6 millones de personas al año a causa del hambre. Sólo expropiando los latifundios y con una planificación socialista de la economía a escala mundial se pude poner fin a esta lacra mortal del hambre que padecen millones de personas diariamente.

El 40% de las ayudas de la PAC van a parar a:

1. Hermanos Mora Figueroa-Domecq, 3,6 millones de euros

2. Hermanos Hernández-Barrera, 2,4 millones de euros

3. Nicolás Osuna García, 2,29 millones de euros

4. La duquesa de Alba, Cayetana Fitz James Stuart y sus hijos, 1,8 millones de euros. Es la tercera mayor terrateniente de España, con mas de 20.000 hectáreas. Solo en Sevilla entre olivares, construcciones y terrenos las cifras abruman: en total, 2.823 hectáreas, 28.230.000 metros cuadrados y un valor de tasación, con fecha de 1981, de 960 millones de pesetas. Y es que en ese año fue cuando la Duquesa de Alba constituía una de sus dos sociedades dedicadas a la explotación agraria: Eurotécnica Agraría S.A. En Córdoba tienen en total 3.201 hectáreas (32.010.000 metros cuadrados) y con un valor de tasación de 13,7 millones de euros. La familia Alba posee tres grandes sociedades con las que aumentan día a día su fortuna Eurotécnica Agraria, Euroexplotaciones Agrarias e Inversiones Princesa. A demás poseen Palacios en Madrid, Soria y otros lugares, y más fincas en Marbella, Salamanca, San Sebastián, etc. Entre 2001 y 2002 la familia Alba recibió 3.8 millones de euros en concepto de ayudas agrícolas.

5. Iñigo Arteaga Marín, 1,75 millones de euros

6. Hermanos López de la Puerta, 1,45 millones de euros

Samuel Flores, 1,1 millones de euros. Yerno del hijo de Adolfo Suárez. Es el segundo mayor terrateniente de España, al poseer mas de 23.000 hectáreas. Tiene varias empresas, y bastantes fincas (solo 8 en Jaén) y dicen que sus reses pueden ir de Albacete a Sevilla sin salir de las fincas. Es amigo del Rey, de hecho el monarca a conseguido sus record personales de caza en ellas. Ya en 1999 recibió 180 millones de pesetas en ayudas, y en años sucesivos ha seguido recibiendo ayudas por el estilo pese a que gana fortunas solo con alquilar sus fincas para la caza.